Teléfono: 650 30 91 26
Diseño Intuitivo
Teléfono: 650 30 91 26
26 May 2014
Comentarios: 5

10 herramientas que te ayudarán a curar contenidos

La psicología de las elecciones

¿Cansado de que tu blog o página web sea solo un pequeño punto en el microcosmos de Internet? ¿Frustrado porque tu opinión no se escucha en todos los rincones de la Red? No te preocupes. Probablemente todos estos males se solucionen con una estrategia de curación de contenidos eficaz.

Hace tiempo leí un libro fantástico de Vicente Verdú, titulado “Yo y tú, objetos de lujo”, que trataba sobre el cambio de paradigma en el consumo de información, entre otras cosas. Frente al consumo tradicional, basado en una lectura en profundidad (vertical) de los contenidos, se ha pasado ahora a otra más superficial y relacional (horizontal). Cada vez dedicamos menos tiempo a leer informaciones extensas y monotemáticas, e intentamos comprender el mundo leyendo u observando desde muchas perspectivas. Nunca hubo tanta y tan variada información a nuestro alcance. Y por eso cada vez es más difícil mirar al mundo con un solo par de gafas.  Leer más


23 May 2014
Comentarios: 0

Revisa tu web antes del lanzamiento

A la hora de desarrollar un sitio web, creemos que es fundamental “rematar” el trabajo. Con esto me refiero a ese último tramo de revisión y validación, que en proporción puede tomar un 5-10% del tiempo de desarrollo, y que diferencia una entrega mediocre de una entrega de calidad. A veces, a pesar de haber hecho un trabajo muy bueno si hay algún fallo grave que hemos pasado inadvertido puede ensombrecer todo nuestro esfuerzo.

Leer más


20 May 2014
Comentarios: 2

Cómo adaptar tu estrategia de contenidos al proceso de compra de tu web

Cómo crear una gran marca

Este es sin duda un mundo cruel para las marcas. Si nos ponemos matemáticos, las probabilidades de que un comprador elija tu marca son bastante reducidas. Y ya no solo eso. Puedes haberte dejado la piel para hacerte un hueco en el mercado y en crear contenidos de calidad, que tal vez ni siquiera seas recompensado con un lugar en su memoria. ¡Oh, mundo cruel! Leer más


19 May 2014
Comentarios: 1

El plan estratégico en redes sociales: las seis W

Plan de redes sociales

En las redes sociales no basta simplemente con estar. Por eso, antes de echar a andar es conveniente plantearnos unos objetivos, definir la audiencia a la que nos dirigiremos y planificar una serie de acciones en consecuencia.

Lo primero garantizará que sabemos a dónde vamos, y lo segundo nos ayudará a mantener una constancia, que es clave de cara a nuestro público.

En este artículo nos hemos propuesto ayudarte a elaborar tu propio plan de redes sociales basado en la técnica de las 6W. Este concepto, al que Kipling se refería como “los seis honestos sirvientes” que le habían enseñado todo cuando sabía, se corresponde con una lista de seis preguntas: quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo. De sus iniciales en inglés, cinco W y una H, toma el nombre la técnica.

1) Who? (¿Quién?)

Nuestra audiencia. Esto es lo primero en lo que debemos pararnos a pensar: ¿a quién nos dirigimos?, ¿cómo son?, ¿qué temas les interesan?, ¿qué uso le dan a las redes sociales? La receptividad cambia mucho de personas que se conectan de forma ocasional a otras que en cambio están pendientes de Twitter varias veces al día. También si nuestra relación con ellos es en sus momentos de ocio o de trabajo es algo decisivo a tener en cuenta.

Algunas ideas que te pueden ayudar a estructurar un perfil en tu cabeza:

  • Edad y sexo
  • Lugar y momento de conexión
  • ¿Qué temas les interesan?
  • ¿A qué otras organizaciones siguen?
  • ¿Qué tipo de relación tenemos con ellos? Amigo, informador, consejero…
  • ¿Qué esperan de nosotros?
  • ¿Y nosotros de ellos?

Una vez que tengas a tu público en mente, la elección del tono que deseas adoptar te saldrá muy natural porque será como pensar en hablarle a alguien concreto, y sabremos de forma intuitiva si por ejemplo debemos tratarles de usted o de tú.

Este tipo de elecciones marcarán tu estilo, y es importante sostenerlas de forma coherente para ganarte el interés y el respeto de tus seguidores.

2) What? (¿Qué?)

Lo siguiente que debemos hacer es poner por escrito una lista de acciones, es decir, todas las tareas relacionadas con la gestión en redes sociales que vamos a tener que realizar.

La primera y principal es publicar contenidos. ¿De qué vamos a hablar?, ¿qué formato nos interesa más (texto, vídeo, imagen, audio…)? Es importante hacernos estas preguntas para decidir de forma consciente la proporción de contenidos de un tipo u otro.

  1. Difusión de contenidos propios. La más obvia es que cada vez que publiquemos algo nuevo en nuestro blog, lo difundiremos a través de nuestras redes.
  2. Autopromociones. Informar de nuevas ofertas, productos o servicios que ofrecemos: “suscríbete a nuestro RSS”, “apúntate a nuestra newsletter”, “mira esta foto de nuestro producto”
  3. Curación de contenidos. Como ya hemos comentado en artículos anteriores, consiste en leer numerosas fuentes de información y seleccionar lo más interesante para nuestra audiencia. Noticias del sector, artículos especializados…
  4. Campañas promocionales. Nos referimos a sorteos, concursos, cupones promocionales, ofertas, mensajes patrocinados… todas aquellas acciones encaminadas a conseguir clientes o lectores que requieren de su participación en una actividad que has planteado previamente.
  5. Otros enlaces a nuestra web. Algunos bloggers ‘resucitan’ de vez en cuanto artículos que son atemporales y los vuelven a compartir entre sus lectores, para dar la oportunidad a aquellos que se lo perdieron de disfrutar del contenido.
  6. Frases. Escoge una frase de un personaje célebre que pueda hacer sentirse identificado a tu público, o que creas que les puede resultar interesante. Dale un diseño vistoso y compártela como imagen en tus cuentas en redes sociales.
  7. Testimonios. Clientes satisfechos, reseñas positivas… aprovecha las redes para dar visibilidad a aquellos que hablan bien de ti.

Y además de los contenidos, existen una serie de tareas extra que tendremos que llevar a cabo, algunas de forma muy ocasional. Por eso es importante contemplarlas en el plan, para sistematizar su realización y evitar que todo quede a la improvisación porque entonces corremos el peligro de olvidarlas.

Entre las tareas que no pueden faltar en un plan estratégico de redes sociales cabe destacar:

  1. Responder a los usuarios. Las redes sociales no funcionan como un megáfono, sino como un mercado. Tú estás allí y conversas con otros, por lo que algo muy básico es sencillamente contestar si te hablan. Si no queremos que “se nos pasen” mensajes lo mejor es adoptarlo como una tarea rutinaria que realizamos en momentos concretos.
  2. Gestión de seguidores. Aunque hay redes en las que no es necesario aceptar las solicitudes de amistad, es bueno revisar quién nos está siguiendo para decidir si vamos a corresponder conectando nosotros también con su perfil.
  3. Escuchas. Además de actualizar nuestro perfil y consultar el hilo general, es bueno seguir ciertos temas mediante búsquedas o vigilancia activa:
    • Revisión de hashtag de temáticas que nos interesan. Las principales redes sociales incluyen ya la tecnología de etiquetado mediante hashtag, que nos permite seguir los mensajes sobre un mismo tema, en relación a un mismo evento, etc.
    • Revisión de la competencia. ¿Qué están haciendo tus competidores? Seguro que puedes aprender cosas buenas y malas de su manera de llevar las cosas, sobre todo en tus primeros pasos.
    • Revisión de menciones a nuestra organización/marca. Una parte muy importante de la gestión en redes: aunque no te hablen directamente, si hablan de ti te conviene estar enterado. Por un lado, para dar visibilidad a quien habla bien. Por otro, para defenderte o disculparte ante quien te critica. Esta es la manera de prevenir y gestionar de forma adecuada las crisis de reputación en las que puedas verte envuelto.
  4. Medición de resultados. ¿Cómo sabremos si lo estamos haciendo bien o no? Consultando las estadísticas, repasando los mensajes publicados para fijarnos en cuáles tuvieron mejor acogida, cuáles obtuvieron más clic, etc. Las redes sociales son un entorno muy cambiante, y la mejor maestra es la experiencia acumulada, por lo que es bueno revisar de forma periódica nuestras cifras para obtener información valiosa que a su vez realimente la planificación de las siguientes acciones.

3) When? (¿Cuándo?)

A continuación, debemos coger la lista de tareas que hemos confeccionado y asignarle a cada una de ellas unos objetivos concretos. Esto determinará el tiempo que hemos de dedicar. Por ejemplo: ¿cuántas publicaciones pensamos lanzar a la semana en cada red social?

Pongamos por ejemplo que nos hemos propuesto publicar 5 a la semana, una por cada día laborable. Si cada publicación nos toma unos 10-15 minutos, hacer 5 a la semana implica como mínimo una hora de trabajo que debemos reservar si queremos garantizar que la actividad en redes se mantiene. También es bueno establecer qué proporción de contenidos de uno y otro tipo publicaremos. Esto te ayudará a estructurar tus ideas y superar bloqueos: en lugar de pensar 5 publicaciones diferentes de cualquier tipo que sean, es mucho más fácil concentrarse en buscar dos fotos, una frase y dos enlaces interesantes.

Otra forma eficaz de trabajar es preparar de golpe muchas publicaciones de un mismo tipo, especialmente si son atemporales como por ejemplo las frases de personajes célebres. Si hacemos varias y las programamos mediante herramientas de automatización que permiten fijar día y hora para publicar, ahorraremos mucho más tiempo.

Otro aspecto interesante del factor tiempo que no podemos ignorar en nuestra estrategia de redes sociales es ¿a qué horas publicar? La respuesta pasa por reflexionar durante un momento sobre los hábitos de conexión de tu público. En Facebook, por ejemplo, las estadísticas que ofrece la plataforma a los administradores de páginas indican a qué horas suele haber más fans conectados a la ‘fanpage’.

4) Where? (¿Dónde?)

Las redes sociales, incluso las generalistas como Facebok, Twitter y Google+, tienen diferentes usuarios y la gente las percibe de formas distintas. Por eso, no todas las redes sociales encajarán con tu público y tus objetivos.

Si hablas de tecnología, Twitter debe ser tu canal estrella, pero pon atención también a Google Plus. Facebook es el lugar más apropiado para el público general, especialmente si tus temas tienen que ver con el ocio y el entretenimiento. En cambio, si tu blog gira en torno a algo muy visual, como por ejemplo un blog de cocina, de manualidades o de moda, Pinterest será tu principal fuente de tráfico.

Como decíamos al principio, todo empieza con el quién: analiza a tu público para saber por dónde se mueve. Otra cosa que puedes hacer es consultar en tu herramienta de analítica web, de qué fuentes provienen más visitas. Puedes optar por hacerte fuerte en aquellos canales donde ya tienes presencia, o bien probar a reforzar aquellas otras plataformas en las que aún no tienes tanta visibilidad.

5) Why? (¿Por qué?)

Esta es otra pregunta clave que debemos contestar. ¿Por qué estamos en redes sociales? Nuestro tiempo es muy valioso, ¿por qué merece la pena destinar 1, 3 o 5 horas a la semana a la gestión de las redes sociales?

Nosotros recomendamos que te fijes unos objetivos modestos pero muy concretos. Es decir, procura no caer en vaguedades del tipo “tener más seguidores”, sino preguntarte: ¿cuántos seguidores sería algo aceptable?, ¿y un éxito?, ¿y un fracaso? Cuando realices las tareas de medición de resultados, compara las cifras obtenidas con la que te marcaste. No te machaques si tus primeros objetivos son muy naif: lo importante es el proceso de reflexión para ir puliendo la estrategia en redes sociales.

Algunos ejemplos de objetivos que podemos marcarnos para nuestra actividad en redes sociales:

  • Incrementar el nº de lectores del blog (X al mes)
  • Incrementar el nº de visitas al blog (X al mes)
  • Conseguir más formularios de contacto (X al mes)
  • Conseguir más llamadas de teléfono (X al mes)
  • Aparecer en X timelines de otros usuarios.

6) How? (¿Cómo?)

Y tras las 5W clásicas, tenemos la H: ‘How?’ ¿Qué recursos vamos a destinar a estas tareas para hacerlo posible? No debemos caer en la trampa fácil de pensar que esto “se hace en los huecos” o que lleva poco tiempo. Si queremos buenos resultados, entonces primero hay que hacerlo posible poniendo los medios necesarios.

Si te vas a ocupar en persona, destina unas horas fijas a estas labores. Si en cambio diriges un equipo, busca dentro de él a una persona que reúna cualidades adecuadas: sentido común, buen conocimiento de la organización, capacidad de comunicación y grandes dosis de creatividad. Los dos primeros requisitos son primordiales: no olvides que las personas al mando de las redes representan a la organización.

Imagen | Obra derivada de una foto (CC) Kate Hiscock


17 May 2014
Comentarios: 0

10 webs y recursos útiles para que celebres el Día de Internet

Recursos para bloggers

Es sábado y encima el día de Internet. Razón doble para relajarse y darse un buen homenaje cibernético. Desde Superblogger hemos preparado un surtido de páginas y recursos web para celebrarlo contigo, y que además te serán muy útiles como blogger. Leer más


14 May 2014
Comentarios: 3

Por qué deberías contar más historias en tu web

Hemos crecido rodeados de historias: las que nos contaban nuestros padres, las mentiras con las que justificábamos el haber llegado tarde a clase, la de nuestra película favorita… Si hay un lenguaje que tenemos en común, ese es el de las historias, con su introducción, su conflicto y desenlace. A veces nos empeñamos en decir lo que tenemos que decir rápidamente y eligiendo la vía fácil, esto es, utilizando nada más y nada menos que las palabras necesarias para comunicar una idea. Pero no pensamos si habría formas más cotidianas y visuales para contarlo. Pensamos que la idea tras nuestras palabras es perfectamente clara para nuestro interlocutor. Y listo. Nos vamos pensando que ha entendido lo mismo y que reaccionará de una forma previsible. Leer más


12 May 2014
Comentarios: 1

El secreto para hacer una buena infografía animada

Las infografías son una gran herramienta para comunicar conceptos, ideas o hechos de forma efectiva. Son visuales, concisas y hacen más digerible la información, lo que es de agradecer hoy en día. Entonces, ¿qué puede haber mejor que una infografía? Exacto, una infografía animada.

El problema con las infografías es lo de siempre. Todo el mundo se sube al carro y al final acabamos viendo una y otra vez las mismas plantillas, los mismos datos, los mismos iconos… De paso, se nos olvida el auténtico valor de una infografía: poder comunicar de forma innovadora mediante varios elementos, como son la imagen, el contenido textual, los colores, las tipografías.

El reto es recuperar el elemento innovador sin perjuicio de los fundamentos básicos de una infografía. Y nada mejor que darle un poco de vida al contenido.

Llegan los ‘gifographics’

La moda GIF ha llegado con fuerza a las infografías, haciéndolas más interactivas. Por supuesto, no se trata de animar gratuitamente, sino de potenciar el mensaje con los recursos que nos ofrecen las diferentes técnicas de animación.

A continuación te mostramos algunos ejemplos de cómo puedes utilizar la animación. Leer más


08 May 2014
Comentarios: 1

No dejes que el antispam arruine tu campaña de marketing

Antispam

Ya has preparado el email para promocionar un nuevo producto de tu tienda online o una nueva receta de cocina en tu blog. Sin embargo, aún no has recorrido ni la mitad del camino. Lo más importante de un email no es solo escribirlo ni enviarlo. Parece obvio, pero a menudo se olvida, que lo esencial es que el destinatario lo haya recibido.

Como no podemos recibir una respuesta de confirmación de cada contacto, hay que tener la certeza de que un elevado porcentaje de nuestros emails llegarán a buen puerto: el buzón de correo de nuestros clientes. De no ser así, nuestro objetivo de incrementar el ratio de conversión puede ser en vano. Leer más


07 May 2014
Comentarios: 17

Cómo promocionar tu ebook gratis, y que de verdad funcione

Sí, es verdad que Amazon es una de las principales plataformas de venta de ebooks, una mina de oro para los autores digitales. Pero también es un cementerio de ebooks olvidados, de títulos que jamás conocieron una venta, víctimas del ‘long tail’ tal vez, o simplemente porque no interesan a nadie. La cuestión es: ¿quieres que tu libro sea de esos?

Escribir un ebook es solo una parte del trabajo del autor digital. Salvo que tengas el respaldo de una editorial o alguien lo haga por ti, tras escribir la palabra ‘Fin’ comienza otra tarea no menos importante: la promoción de tu ebook.

El problema es que muchos de los consejos que se nos ofrecen a veces no funcionan como esperamos. Esto puede ser porque nuestro libro no es interesante (este post no te ayudará en esto) pero también por otros factores externos que hacen los consejos de toda la vida obsoletos. De ahí lo importante de estar al día sobre los cambios en el panorama digital que nos pueden afectar.

  • Escribe a webs de promoción o blogs:   Nada más publicar un ebook es recomendable concentrarse en darlo a conocer más que en la venta en sí. Por ejemplo, a través de promociones gratuitas u ofreciendo descuentos. Ahora bien, el negocio de las webs de promoción de ebooks gratuitos ya no es lo que era. Algunas páginas han tenido que cerrar y otras cambiar de dirección para adaptarse a las nuevas restricciones impuestas por Google a los enlaces de afiliados y también por parte de Amazon. Google quiere eliminar de los resultados las páginas que se basan exclusivamente en enlaces externos y que no ofrecen contenido original. Por su parte, Amazon está poniendo cerco a las webs de promoción de ebooks gratuitos restringiendo su programa de afiliados para dar así un espaldarazo a los ebooks de pago. Esto quiere decir que no será tan fácil dar visibilidad a tu ebook por esta vía como lo era antes. En cualquier caso, páginas como free ebooks o misebooks.es pueden ayudarte a dar el empujón que necesita tu libro en sus primeros pasos. Como su nombre indica, estas webs no promocionarán tu ebook si no es gratuito, al menos durante una promoción como las que Amazon te permite hacer a través de su programa KDP select. Te aconsejamos planificar la promoción dejando un margen de tiempo suficiente para que la web pueda gestionar tu solicitud. Esto incluye tener en cuenta fines de semana, etc… Aún así, si no obtienes la respuesta esperada, no te rindas. Una alternativa es contactar con blogs a los que pueda interesar hablar de tu ebook. Esta estrategia también es muy útil si ya tienes un ebook publicado desde hace tiempo pero quieres iniciar una nueva promoción gratuita para animar las ventas.
  • Lanza tu propia web: Tener un blog sobre tu ebook o relacionado con el tema del libro puede dar mucha visibilidad a tu obra. Piensa en un lector que ve la portada, que está interesado en el argumento, pero no te conoce. Una web puede darle confianza y consolidar la reputación de tu proyecto editorial. Asegúrate de que tienes enlaces a todas los canales de distribución de tu ebook. El inconveniente es que si utilizas códigos de identificación de afiliado, los internautas que utilicen Adblock en Google Chrome no podrán ver los enlaces.
  • Publica tu obra en muchas plataformas y formatos: ¿Por qué limitarse a Amazon cuando tus lectores potenciales también están en Googleplay o Nookpress? Lo primero es conocer donde está nuestra audiencia y asegurarnos de que nuestro ebook está en todos los canales posibles. Esto no quiere decir que siempre haya que estar en todas partes. En ocasiones te interesará estar en un solo lugar. Por ejemplo, Amazon ofrece a los autores su programa KDP Select, por el que estos se comprometen a vender su obra en su plataforma de manera exclusiva e incluirla en un fondo de biblioteca,  a cambio de recibir dinero por los préstamos realizados.
    Estas son algunas de las principales plataformas donde puedes vender tu ebook y los principales aspectos a tener en cuenta:

    • Amazon: Podrás beneficiarte del acceso a una gran base de lectores a través del dispositivo Kindle. El rango de beneficios por venta es del 70% si el precio de tu ebook es superior a 2,99 dólares y del 30% si es inferior. El fondo del programa de préstamos KDP select es una opción tentadora. Ahora bien, debes evaluar muy bien las opciones de tu ebook, porque inscribirte en él requiere publicar con exclusividad en la tienda de Amazon durante 90 días. Además, conseguir que tu libro sea prestado en el mercado en español no es tan fácil como en el anglosajón porque tiene mucho menos empuje por el momento.
    • Google Play: Teniendo en cuenta que Android, el sistema operativo de Google, tiene una cuota de mercado mayoritaria en tablets y smartphones, además de contar con el principal motor de búsqueda como respaldo, es una buena opción para considerar. El problema es que Google Play puede aplicar a veces un descuento sobre los ebooks (y no pequeño). Amazon, para evitar que nadie venda un título más barato que ellos, probablemente te escriba para pedirte amablemente que bajes el precio, lo que impactará tus ganancias en esa plataforma. Resumiendo, estar en Google Play podría ser perjudicial para tu estrategia en Amazon de acuerdo con las experiencias de algunos editores.
    • Smashwords: La principal ventaja de esta plataforma de distribución de ebooks es el poder publicar desde un mismo lugar en varias tiendas (Barnes&Noble, Kobo, iBooks, etc), así como tener un control total sobre los precios de tus obras con beneficios de entre el 60 y el 85% sobre el precio.
    • Nookpress: Antes llamada Pubit!, la plataforma de ebooks de Barnes&Noble está pensada como una herramienta de creación, publicación y distribución de ebooks, donde los autores pueden escribir, editar y vender sus obras desde el mismo lugar. Los beneficios por venta son del 40% para los títulos por debajo de 2,99 dólares o por encima de 9,99 dólares. Entre ambos precios, los ‘royalties’ ascienden al 65%, ligeramente por debajo de Amazon.
    • Bubok: Esta web de publicación de libros ‘made in Spain’ ofrece servicios editoriales para publicar libros físicos e ebooks bajo demanda. Aunque está enfocada a la publicación tradicional también permite realizar ediciones digitales. La comisión de Bubok es del 20% en cada venta.
    • Booktango: Esta plataforma de distribución ofrece a los autores ‘royalties’ del 100% de las ventas. Como complemento, pone a su disposición una serie de servicios de edición de pago.
  • Crea tu ‘kit’ de promoción: Ponte en la piel de quien va a promocionar tu libro. ¿Qué material necesita? Ten preparados una serie de contenidos básicos, como una fotografía tuya (que sea buena), una imagen sugerente del libro, una nota de prensa con unas cuantas citas del autor, etc. No solo te ahorrará tiempo más tarde, sino que darás imagen de profesionalidad.
  • Planifica bien tu presencia en redes sociales y foros: Las redes sociales son un gran instrumento para dar visibilidad a tu proyecto, pero ojo, no son un canal de venta directo. De hecho, es recomendable estar en las redes mucho antes de publicar el libro, y dar a conocer tu trabajo y perfil profesional, lo que ayudará más tarde a generar interés. Lo más importante de las redes es que nos permiten estar cerca de nuestros lectores e interactuar con ellos. Lo mismo se aplica a los foros. No hay nada peor que interrumpir una conversación de interés de un foro para vender nuestro ebook. Los participantes lo podrían interpretar como una intromisión, consiguiendo el efecto contrario. Lo recomendable es utilizar solo el pie de firma, y trabajar el interés a más largo plazo, por ejemplo, publicando contenido creativo como este. Puedes fomentar la participación de tus lectores potenciales adelantando información sobre el ebook, compartiendo diseños de portadas o experiencias del proceso de escritura. Una de las mejores estrategias si quieres ganarte la vida vendiendo ebooks es planificar un proyecto editorial de varias entregas y escribir al menos las dos primeras. Esto, en combinación con un plan de promoción en redes sociales, puede ayudar a crear expectación y una creciente base de lectores. Por ejemplo, puedes valerte de SlideShare como medio para promocionar tus contenidos.
  • Cuida las críticas: Si quieres que otros promocionen tu ebook, asegúrate de que tu parte del trabajo está bien hecha. Ya no solo de que el ebook sea de calidad, sino de que atiendes a las críticas de los lectores y tomas buena nota de ellas. Hay quien dice que las opiniones son hechas por lectores para lectores. Pero los autores también pueden sacar información valiosa. Por ejemplo, si muchos lectores hablan sobre un problema del libro, escucharles te permitirá actuar rápidamente y corregirlo. Por supuesto que habrá críticas malas, algunas poco respetuosas, pero si la obra es de calidad y subsanas los errores rápidamente, esos comentarios serán anecdóticos entre las opiniones positivas.

Estos consejos ayudarán a dar visibilidad a tu proyecto, pero no te harán ganar millones a la de tres. Lo extraordinario de publicar por Internet es que no tenemos por qué medir el éxito solo por los ingresos generados por la obra. Mientras que antes publicar y distribuir un libro en papel necesitaba una inversión significativa, hoy en día está al alcance de todos, al menos en lo que se refiere al dinero.

Sí, es cierto que el tiempo es oro, y que escribir un ebook de calidad requiere dedicación, pero al menos ahora podemos hacer realidad proyectos con otra motivación que no sea económica. Lo importante es establecer tu objetivo. A lo mejor solo quieres escribir un ensayo sobre un tema que te interesa sin otra motivación que la concienciación social, y lo único que te propones es generar tráfico hacia una web en la que desarrollas más contenidos en torno a este tema. En este caso, promocionar tu libro gratuito o a muy bajo precio puede ser la opción más conveniente.

En cualquier caso, establecer una estrategia de promoción utilizando herramientas gratuitas es una manera formidable de experimentar con tu ebook, antes de lanzarte a realizar costosas campañas de marketing. Eso ya es asunto para otro post.


06 May 2014
Comentarios: 4

Tres técnicas de productividad para bloggers

Hace un par de semanas, hablábamos de los enemigos de la productividad y de cómo las horas extra socavan nuestro rendimiento de forma exponencial: a más horas, más cansancio, menos motivación y menos rendimiento.

Al poco de publicarlo, una lectora nos contactó para pedir ayuda. Ella trabaja en el sector público, y vive ahora mismo una etapa de intensa sobrecarga laboral, con jornadas de trabajo maratonianas. No está en su mano dejar de echar horas extra, y nos planteaba esta pregunta: “¿Cómo puedo evitar entrar en la espiral de improductividad de la que habláis? Trabajo muchas horas y solamente tengo media hora para descansar”.

La respuesta son las técnicas de productividad.

Nos ayudan a compartimentar el trabajo, para acometer las tareas de forma más ordenada y eficaz. Hoy vamos a hablaros de forma introductoria sobre algunas de ellas, muchas proceden del ámbito del desarrollo de software, pero son igualmente aplicables al oficio de escribir.

1) GTD (Get Things Done)

En realidad, en otros artículos ya hemos plantado la semillita de esta técnica de productividad.

Y es que todo empieza “barriendo la mente”, es decir, anotando todo lo que tenemos que hacer, recordar, o aquello a lo que queremos darle seguimiento… incluso ideas dispersas en nuestra cabeza, como propósitos de mejora o nuevos proyectos. En suma, todo lo que requiere nuestra atención presente o futura. Lo pondremos en una serie de listas para no tenerlo ocupando sitio en nuestra cabeza.

Los pasos a seguir para implantar GTD son:

  1. Recopilar. Comenzaremos haciendo una búsqueda exhaustiva de todos los “frentes abiertos”, todas las tareas, grandes y pequeñas, que tenemos pendientes. Buscaremos en emails, en libretas, en ficheros de texto, etc. Lo vamos a ir depositando todo en un mismo lugar: una libreta, un documento Word, post-it en un corcho, etc.
  2. Procesar. Esta es la parte en la que te preguntas la naturaleza de la tarea: “¿qué es esto?”, “¿cuándo tiene que estar hecho?”, “¿qué prioridad tiene sobre las demás?”. Analizas las tareas una a una, en orden, para poder pasar al paso siguiente, que es clasificarlas. Existen diagramas de flujo con las preguntas a plantear, pero lo más adecuado es que tengas las tuyas propias.
  3. Organizar. Las listas demasiado largas no son operativas, y además tienen el peligro de darnos la impresión de que no podremos con todo, desmoralizándonos. Otro rasgo distintivo de GTD es que en lugar de una sola lista, confeccionaremos muchas diferentes. El creador de GTD sugiere las siguientes: “Acciones próximas”, “Proyectos”, “En Espera”, “Algún Día/Quizá”.Llevándolo al terreno del blogging, puedes tener una lista con ideas para artículos, otra para mejoras en el blog, otra para emails y llamadas, etc.Personalmente, utilizo el sistema de cuatro columnas “Pendiente”, “En proceso”, “Bloqueado” y “Hecho”, moviendo las tareas según va correspondiendo, y borrando esta última lista cada viernes. También utilizo listas extra para ideas y proyectos paralelos, y uso sistemas de colores y metaetiquetas, pero eso es materia para otro artículo ;)Un amigo mío, por ejemplo, tiene una lista de “To Do”, “Doing”, “Done” y otra de “To Do a la de ya!!!”. No hay clasificaciones buenas ni malas, la cuestión es buscar el sistema que mejor funciona para cada uno.
  4. Revisar. Algo evidente es que debemos revisar la lista de vez en cuando, es decir, utilizarla: de nada sirve si no la consultamos para decidir la próxima tarea o no la actualizamos una vez hemos completado alguno de sus elementos. Lo más habitual es revisarla mínimo una vez al día (por la mañana) o siempre que terminemos una tarea. Aparte, conviene hacer una revisión semanal de las tareas que se van quedando al fondo de las listas para evitar ‘enquistamientos’ y para asegurarnos de que está todo en nuestras listas.
  5. Hacer. Importantísimo, por supuesto: no te enamores del sistema de listas hasta el punto de dejar de hacer tus tareas, que es para lo que realmente sirve 😉

2) Inbox Zero

Inbox Zero es un concepto de gestión de emails desarrollado por Merlin Mann, experto en productividad y creador del website 43 Folders. El ‘cero’ al que alude el nombre de esta técnica no es el número de emails en nuestra bandeja de entrada, sino “la parte de tu cerebro que tienes depositada en tu bandeja de entrada”.

La premisa es que gestionar el email de forma ineficaz termina por afectar a nuestro rendimiento mental y nuestra productividad. ¿Cómo evitar que esto suceda? Mann nos aporta una serie de consejos fáciles de aplicar:

  • Revisar la bandeja de entrada tan solo una vez cada 1-2 horas y no dejarlo abierto.
  • Borrar el mayor número de mensajes cada vez que revisemos el email.
  • Archivar aquellos mensajes que no requieren una respuesta pero que puede ser interesante conservar.
  • Responder en el momento todos los mensajes que puedan ser contestados en 2 minutos o menos.
  • Crear dos carpetas separadas (o etiquetas, dependiendo del gestor de correo que utilicemos): una para aquellos mensajes que requieren una respuesta larga, y otra para aquellos que requieren realizar alguna acción.
  • Revisar las carpetas de “respuestas largas” y “respuestas con acción” en pequeñas ráfagas a lo largo del día.
  • Procurar que nuestros mensajes y respuestas sean lo más breves posible.
  • Darnos de baja de listas de correo.

3) Pomodoro

El nombre de esta técnica alude a los relojes de cocina (‘pomodoro’, en inglés), y consiste en administrar el tiempo de trabajo en bloques de 25 minutos, con descansos de 5 minutos. Cada cuatro ‘pomodoros’ o bloques de tiempo, hacemos una pausa larga de 15-20 minutos.

¿Has adivinado para qué sirve el reloj de cocina? Exacto, para llevar la cuenta atrás.

Este método fue desarrollado por Francesco Cirillo a finales de los 80 y se basa en un fundamento cognitivo muy básico: el cerebro humano puede mantener su atención sobre una misma tarea durante un tiempo limitado. Transcurrido ese tiempo, la mente tiende a encontrar la manera de ‘escaparse’, haciendo que nos distraigamos y por tanto no rindamos bien.

La clave de esta técnica es que tu cabeza sabe que el tiempo de la tarea es finito, por lo que se concentra más (en determinados casos, el factor “reto” también sirve de pequeño aliciente y mejora la productividad).

Otro aspecto fundamental de Pomodoro es que el tiempo de descanso debemos hacerlo fuera del puesto de trabajo. Si aprovechas para hacer estiramientos de espalda o para dejar vagar la vista lejos de la pantalla, además de contribuir a tu productividad estarás mejorando tu salud. Si tu supervisor no te lo permite, ponte a mirar tonterías en Internet o ve al baño. Pero desconecta.

Por último, el creador de la técnica también animaba a los participantes a anotar en un papel los pomodoros y la tarea en la que se trabajó. Al final del día, ver el registro de ‘pomodoros’ funciona como una recompensa psicológica que incrementa nuestra motivación. Y la motivación es la gasolina de la productividad.

En origen, la técnica fija pomodoros de 25 minutos, pero para escribir nosotros te aconsejamos hacer bloques de 50 minutos + 10 minutos de descanso, y hacer la pausa larga cada dos pomodoros en lugar de cada cuatro.

Estas técnicas de productividad se pueden combinar entre sí, y también puedes adaptarlas a tu propia forma de trabajar o de organizarte.

¿Qué otras técnicas de productividad conoces? ¿Nos cuentas?


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies