Teléfono: 650 30 91 26
Diseño Intuitivo
Teléfono: 650 30 91 26
27 Ago 2014
Comentarios: 1

Pon un blog en tu vida: 10 razones para convertirte en blogger

En Superblogger nos pasamos el día hablando sobre blogs, contenidos y redes sociales, y sin embargo aún no nos habíamos detenido a reflexionar por qué ser blogger es una experiencia tan satisfactoria y recomendable. Este artículo va dedicado a todos los que quieren iniciar un blog, a los que se lo van a plantear a raíz de este artículo y a los que ya son bloggers pero pasan por tiempos de dudas.

  • Hará que te ilusiones: ¿Has tenido alguna vez esa sensación de plenitud al iniciar un nuevo proyecto? Es parecida a cuando te pones ropa o zapatos nuevos o cuando te compras un libro o un videojuego. Te falta tiempo para estrenarlos. Quieres llegar a casa para probarlos. Se convierte en una pequeña obsesión. Pero una obsesión sana, de esas que te hacen sentir vivo. Cuando eres blogger sucede algo parecido. Los primeros días solo quieres escribir. Necesitas contarle al mundo todo lo que llevas dentro y tu cabeza anda dándole vueltas a posibles temas durante todo el día. Da igual cuanto dure esta sensación. No dejes que nadie te quite las ganas, que siempre hay gente que buscará desmotivarte, aunque no sea a propósito. Tú solo preocúpate de disfrutar.
  • Tendrás nuevas ideas: Escribir es como apretar un botón y poner en marcha el engranaje de una maquinaria. Cuando escribimos necesitamos reflexionar y nuestro cerebro se pone a trabajar de forma automática. Si eres de esos que tiene muchos pájaros en la cabeza, convertirte en blogger será el mejor medicamento para poner orden tus ideas. Pero tampoco hace falta tener grandes ideas para empezar un blog. Deja que las buenas ideas te sorprendan blogueando.
  • Te conocerás mejor a ti mismo: Un blog es como una máquina del tiempo. Todo el contenido que publiques quedará registrado. Cuando lleves meses o años blogueando, mirarás hacia atrás y te darás cuenta de cómo han evolucionado tus ideas. Y lo que es mejor, podrás identificar los errores cometidos y aprender de ellos para ser mejor en el futuro. Hay gente que vive sin ser consciente de cómo ha cambiado. Un blog te ayuda a tener perspectiva sobre tu propia evolución. Te hace sentirte vivo.
  • Será tu propio experimento: ¿Recuerdas cuando fabricabas “inventos” de pequeño? ¿O cuando hiciste tu primera “receta de cocina” y obligaste a toda tu familia a probarla? Son solo un par de ejemplos. Pero seguro que tienes muchos más. Ahora pregúntate a ti mismo cuánto hace que no juegas ni inventas. Un blog es tu propio set de experimentos. Escribe, promociona el contenido, analiza los resultados, saca conclusiones, descubre nuevas herramientas, atrae a colaboradores, prueba, falla, pásatelo bien, responde a tus seguidores o “discute” con ellos. Todo viene en el pack. Y lo bueno es que tú serás tu propio jefe. Solo te debes a ti mismo y a tus lectores.
  • Escribirás mejor:  Escribir hace al escritor. Tal vez tengas una espinita clavada por no haber mejorado tu escritura antes. O a lo mejor te gustaría ser periodista o novelista. No te puedes imaginar cómo progresará tu estilo si dedicas unas horas para escribir dos o tres artículos cada semana.
  • Será un arma potente para encontrar trabajo: Tener un blog sobre temas relacionados con el sector donde buscas trabajo es una de las mejores armas de presentación. Demuestra que no solo tienes experiencia, sino que eres capaz de procesarla y compartirla con otros utilizando enfoques originales. Además, dice mucho de tu personalidad. Por ejemplo, que eres curioso, inquieto, innovador…
  • Llevarás una vida más saludable: Es cierto que no hay estudios científicos que relacionen directamente el blogging con la salud. Pero ser blogger te obliga a llevar una vida más creativa y disciplinada. Si has leído alguno de nuestros artículos con consejos para evitar el bloqueo mental, sabrás que es muy importante tener rituales para dar rienda suelta a tu creatividad. Hay gente que hace deporte, otros toman un baño caliente. Hasta los hay que meditan. Sea lo que sea que te ayude a despejarte e inspirarte, aprenderás a cuidar cuerpo y mente.
  • Es gratis: No hace falta gastar dinero para crear un blog. Es cierto que si quieres hacer de tu proyecto algo más que un simple hobby, te recomendamos utilizar un servicio de hosting de pago y un dominio propio. En cualquier caso, el coste es mínimo.
  • Ganarás confianza: Vivimos en un mundo que cambia a gran velocidad. A veces demasiado agresivo y violento en el día a día. Es normal tener inseguridades. Y ser blogger te ayudará mucho a tener más confianza porque te abrirás a las personas que te rodean compartiendo tus visiones, experiencias o ideas, y encontrarás a gente interesada en escucharte. Cuando tienes un blog recibes muchas satisfacciones. Hay que tener paciencia, pero con el tiempo las visitas y los comentarios positivos llegan. Cada vez te sentirás más cómodo y te embarcarás en pequeñas aventuras. No solo eso. Recibirás la admiración de tus fans, amigos y familiares por tu trabajo bien hecho. Además, proyectarás más seguridad en ti mismo.
  • Inspirarás a otros: Es lunes. Arranca la semana. Pongamos que Juan García se levanta y avanza torpemente hasta la cocina. Se prepara un zumo de naranja y enciende el portátil. Hace una búsqueda en Google y por azar llega a tu blog. Lee un artículo. Siente que algo le sube por el estómago. Es la llamada de una idea. ¡Eureka! Has inspirado a Juan, que a su vez correrá a contárselo a todos sus amigos esa misma noche entre cervezas. ¿Qué puede dar más satisfacción que ayudar a otros a tener nuevas ideas?

Y tú, ¿por qué quieres bloguear?


25 Ago 2014
Comentarios: 1

Los 10 mandamientos del marketing de contenidos

Marketing de contenidos

¿Te has preguntado alguna vez por qué tu blog no tiene las visitas que te gustaría o por qué algunos contenidos funcionan y otros no de forma inexplicable? Dar una respuesta no es fácil, pero contar con una estrategia de marketing contenidos sí lo hace más sencillo.

Definir una estrategia de marketing de contenidos es importante para tu blog, especialmente cuando tienes en mente convertirlo en algo más que un proyecto personal. Te ayudará a crear contenido relevante para tu audiencia de forma consistente y poder medir su efectividad de acuerdo con los objetivos que te hayas marcado. Sí no sabes bien de qué va esto no te asustes. Ya hemos creado un diccionario con todo lo esencial, y ahora tienes los principios básicos para guiarte cuando lo necesites:

  1. Aporta valor añadido a la audiencia: El contenido debe satisfacer una necesidad o responder a un interrogante. Suele hablarse del concepto de utilidad, especialmente cuando se trata de contenido sobre productos o servicios, pero a veces el contenido simplemente responde a necesidades emocionales, como puede ser un anuncio de Coca Cola o Campofrío sobre la felicidad. Recuerda que la razón de ser de tus contenidos no eres tú, tu blog o empresa, sino tu audiencia.
  2. Contribuye a tu imagen de marca: Es fácil dejarse llevar por la vorágine del mundo digital y sucumbir a la tentación de estar en todos sitios y decir que sí a todo. Aceptar posts invitados es una de esas tentaciones con indudables ventajas pero también posibles inconvenientes. Contar con nuevos colaboradores nos permite publicar con más frecuencia o quitarnos parte de la carga de crear contenidos. Pero has de preguntarte: ¿están en línea con el tono y los valores que transmite mi blog? Al final, publicar artículos de terceros que no siguen las pautas ni temáticas ni de lenguaje que tanto te ha costado establecer puede volverse en tu contra. Otro ejemplo es participar en redes sociales que no aportan ningún valor a nuestra estrategia. Pinterest puede ser una red social fantástica para algunos proyectos, pero no para otros. Por ejemplo, en Superblogger no tenemos un perfil de Pinterest (al menos de momento) porque consideramos que no tiene mucho sentido de acuerdo con nuestra estrategia. Pero si tuviésemos un proyecto más visual (blog de cocina, fotografía…) o una tienda online no lo dudaríamos.
  3. Se dirige a una audiencia definida: ¿Sabes a quién te diriges? ¿El contenido de tu web habla a esa audiencia? Toda estrategia de contenidos ha de estar encaminada a satisfacer alguna necesidad por parte de la audiencia. Pero aún es más, con el paso del tiempo la necesidad de segmentar mejor a nuestra audiencia se hace imprescindible para aprovechar el potencial de nuestros contenidos. Con este fin se crean los ‘buyer personas’, perfiles prototipo de nuestra audiencia que puedes establecer siguiendo estos pasos.
  4. Tiene unos objetivos claros: Si no tienes objetivos, ¿cómo vas a saber si tu estrategia tiene éxito o no? Estos objetivos no han de confundirse con el valor añadido que aporta a la audiencia. Tal vez quieras conseguir un número determinado de visitantes, o incrementar las compras de un producto o el tráfico orgánico procedente de buscadores. Sean cuales sean, los objetivos han de estar perfectamente definidos.
  5. El formato de los contenidos debe ser apropiado: Infografías, vídeos, textos, fotos, webinars… La lista de formatos para encapsular nuestras ideas es inacabable. Ahora bien, ¿tenemos los conocimientos y recursos adecuados para crear todo tipo de contenidos con calidad? Si decidimos hacer vídeos pero jamás hemos hecho un vídeo podemos acabar dando una imagen pésima a nuestros fans. Por eso es mejor centrarse en lo que sabemos hacer o recurrir a profesionales que pueden ayudarte.
  6. El contenido da razones para ser enlazado: Uno de los pilares del inbound marketing -cuya piedra angular es el marketing de contenidos- es la estrategia de optimización para buscadores. Los enlaces hacia tus contenidos le dan información a los buscadores sobre la relevancia de tu web. Pero el SEO no puede crear contenidos por sí solo y, sin embargo, los contenidos sí pueden generar buen SEO. ¿Por qué nos lanzamos a compartir el vídeo de Hyundai sobre el convoy de coches que se conducen solos? Seguramente porque es novedoso, emocionante, sorprendente, curioso… ¿Cuántos adjetivos puedes utilizar para definir tus contenidos?
  7. Los contenidos satisfacen las expectativas creadas: Además de creadores de contenidos, también somos consumidores de contenidos. Por eso entendemos que un lector que llega a nuestra web no es solo un visitante más, sino una oportunidad de crear un vínculo más fuerte. Si ese visitante llega a nuestro blog para ver un vídeo sobre un viaje que hemos hecho, y ve que la web no tiene más vídeos, sino solo textos, probablemente se marche y no vuelva más si no es por accidente. Cada post o vídeo que publicamos actúa de gancho en ese momento, pero el resto de contenidos debe satisfacer las expectativas creadas mediante ese gancho.
  8. Aprovecha el contenido que ya existe: No hay que reinventar la rueda constantemente. Si estás al frente de un blog corporativo, seguro que en cada departamento hay multitud de historias por contar. Solo hay que tomarse el tiempo para encontrarlas. Estas historias pueden estar escondidas en informes, estadísticas o en el trabajo y esfuerzo diario de cada empleado. Pero aunque tengas un blog no debes perder de vista la oportunidad de reciclar contenidos que publicaste con anterioridad y han funcionado bien, o incluso historias de otros blogs que han tenido éxito. Recuerda: se puede producir más contenido sin morir en el intento. 
  9. Se adapta al crecimiento de tu proyecto: Un error habitual al definir la estrategia de contenidos es no tener en cuenta las expectativas y necesidades de la audiencia a medida que nuestro proyecto crece. Es importante considerar los recursos que necesitaremos para producir contenido en más cantidad y más variado.
  10. Cambia con el tiempo:  Una buena estrategia de marketing de contenidos no tiene que ser perfecta desde el principio y tampoco está grabada en piedra, sino que se compone de ciclos repetitivos para experimentar, analizar y realizar mejoras en las áreas que así lo requieran. Cuando creamos contenidos, medimos en base a nuestros objetivos y efectuamos los cambios necesarios. Por eso es importante tener objetivos que podamos medir. La evolución de tu estrategia se producirá así en pequeños incrementos.

21 Ago 2014
Comentarios: 5

Cómo monetizar tu blog en cada etapa

Monetiza tu blog

Hay muchas formas de monetizar un blog, pero no todas tienen por qué ser adecuadas a nuestro proyecto. Gestionar un blog requiere un gran esfuerzo que a veces no es recompensado directamente como quisiéramos. Así que es natural que en gran parte de los casos, la supervivencia del mismo dependa de que seamos capaces de obtener un rendimiento económico a medio o largo plazo.

Por esta misma razón tenemos que pensar bien cómo monetizamos el blog. Una estrategia inadecuada puede incidir en el tráfico y expectativas de la audiencia, así como echar al lastre parte de los logros conseguidos con tanto sacrificio. Es importante ser consciente de la etapa en qué se encuentra nuestro blog y tener mucha, mucha paciencia.

Opciones de monetización para cada etapa

  1. Estamos empezando… No es fácil monetizar un blog nada más empezar, pero no por ello tenemos que darnos por vencidos. De hecho, en esta etapa se pueden sentar bases sólidas que repercutirán en nuestra capacidad para obtener beneficios en fases posteriores. El primer obstáculo cuando empezamos nuestro blog es que apenas tenemos tráfico y éste crece muy lentamente en los primeros meses. Si publicamos 3 o 4 veces por semana y solo dependes del crecimiento orgánico, lo habitual es que te muevas en rangos de 1.000 a 3.000 visitas mensuales al principio. Que sean más o menos depende del nicho en concreto y tu dedicación. En cualquier caso estos números son muy bajos para tirar de publicidad. Si tu blog está en un nicho muy específico, por ejemplo, sobre rutas de montaña, y consideras que mostrar anuncios de botas de senderismo ofrece valor añadido a tus fans, pues adelante. Al margen de los números, podrás experimentar con herramientas y campañas antes de que el tráfico remonte. Como en esta etapa nuestro blog es excesivamente dependiente de nuestros contenidos, la opción más efectiva para generar ingresos es precisamente crear contenidos de alto valor y cobrar por ello. Por ejemplo:
    • Ebooks: Ya hemos comentado anteriormente cómo y dónde podemos monetizar nuestros libros electrónicos. Si hacemos un ebook original y con un tema atractivo las posibilidades son enormes. Siguiendo con el ejemplo del blog de montaña, imagina que haces un ebook sobre “Rutas de montaña para senderistas novatos” basado en tu propia experiencia y con datos obtenidos sobre el terreno. Si cobras por cada ejemplar 10 euros y logras ventas de 5 o 10 unidades mensuales, que no es difícil si dedicas tiempo a publicitarlo allí donde puedas, al menos ya tienes para recuperar la inversión del hosting y algo más. Lo bueno es que a medida que el tráfico aumente también lo harán las ventas. Y también podrás hacer más ebooks.
    • Contenido premium: Es decir, posts de un alto valor por la profundidad y rigurosidad de la información. Puedes crear un área de acceso exclusivo para miembros, que pagan una pequeña cantidad mensual para leer estos posts. Es posible que esta opción te resulte difícil al principio, si tienes poco tráfico y no eres reconocido. Aún así, si quieres hacer de tu blog tu carta de presentación profesional (por ejemplo, eres coacher o consultor), no dudes en hacerlo. A medida que te des a conocer en el mundo exterior le sacarás rendimiento. En cualquier caso, cuanto más extensa sea tu lista de artículos premium, más valor tendrá para los futuros lectores de cara a pagar por acceder a ella.
    • Lista de emails: No hay que esperar a que el blog ya esté en su fase madura para comenzar a construir tu lista de emails. Por sí solo, conseguir emails no te aportará ingresos, pero te dará acceso directo a la bandeja de entrada de tus lectores. Si vendes productos en tu blog o ya has escrito algún ebook, puedes mandarles ofertas o sugerencias de compra de acuerdo con sus intereses. Tu capacidad de sacar partido de una lista de emails dependerá de la naturaleza del blog. Aunque tengas poco tráfico, si tu blog está asociado a una tienda online y tus lectores están interesados será útil desde el principio. Aún así, elaborar una lista de correos de tus lectores desde el día uno te dará ventajas en la siguiente fase.
    • Servicios de consultoría: Muchos bloggers aprovechan su web para expandir sus oportunidades profesionales. Tal vez no tengas el tráfico, pero sí las habilidades y el conocimiento. En este caso Linkedin y el boca a boca pueden ser grandes aliados.
    • Publicidad: Aún tienes poco tráfico y el potencial de ingresos es bastante reducido. La pregunta que debes hacerte es: ¿tiene algún valor añadido ofrecer publicidad en mi página web? Si la respuesta es “no” o “tal vez sí…”, lo mejor es esperar. Pero este es un buen momento para integrar banners de nuestros propios productos, ebooks, contenidos premium… Y así acostumbrar a los lectores a la presencia de espacios publicitarios en la página.
  2. La fase del despegue: Con constancia y paciencia, al final las estadísticas nos empiezan a dar la razón. Tanto esfuerzo ha valido la pena. Las visitas suben y aunque todavía no es para tirar cohetes, ya tenemos más alternativas para obtener un dinerillo de nuestro blog. Es el momento de plantearse las siguientes opciones:
    • Venta de espacio para anuncios: Puedes establecer contactos con empresas directamente o bien a través de plataformas de publicidad como Adpv, Coobis o Buysellads. La primera opción te da más libertad y margen de ingresos, ya que a través de las plataformas de venta publicitaria tendrás que ceder una comisión. No te dejes intimidar por establecer acuerdos publicitarios directos. Si asistes a eventos relacionados con tu nicho, y conoces empresas que podrían estar interesadas en anunciarse en tu blog, habla con ellas.
    • Programas de anuncios: Otra opción es mostrar los anuncios de programas como la conocida Google Adsense. Existen muchísimas alternativas interesantes, como Infolinks, que escanea las páginas en busca de palabras clave relevantes y coloca los anuncios como enlaces. Si tienes un blog alojado en WordPress.com también puedes poner anuncios a través de su solución Word Ads. Otras opciones son Bidvertiser, Exoclick, Clicksor o Impresiones Web.
    • Plataformas de afiliación: Un programa de afiliación es un acuerdo que estableces con un anunciante a cambio de una comisión por una acción por parte de tu audiencia que repercuta en su beneficio. Las plataformas de afiliación, como Tradedoubler, Zanox, Affilinet, Adjal o Nettafilitation, te hacen la vida más fácil, ya que no siempre tienes ni el tiempo ni la capacidad de contactar uno por uno con todas las empresas relevantes de tu nicho. Amazon, por ejemplo, tiene un programa de afiliados para promocionar ebooks y películas. Te recomendamos leer el artículo en el que explicamos en detalle cómo obtener ingresos mediante este método.
  3. Madurez: Tu blog ya es un pez gordo de la blogosfera. Tus visitas se cuentan por miles al día. Realmente, en esta etapa tienes capacidad suficiente para generar ingresos mediante todos los métodos anteriores. También puedes vender productos a tu audiencia, que estará ya bien segmentada, o crear algo de ‘merchandising’ propio para aprovechar más el potencial de tu marca. Por ejemplo, si tienes un blog de cocina puedes hacer delantales con el logo del blog y dedicarlos a tus fans. Aún así, tal vez estés cansado y quieres empezar un nuevo proyecto totalmente diferente. Si es así, también puedes monetizar el ocaso de tu blog. Así es. Puedes vender tu dominio a través de webs como Flippa o vendermiweb.com.

Estas tres fases y posibles estrategias de monetización son orientativas. Cada blog es diferente y por eso te sugerimos que lo tomes solo como una guía. Como siempre, lo importante es experimentar, analizar y mejorar.


19 Ago 2014
Comentarios: 6

Los factores externos que te bloquean al crear contenidos

En mayor o menor medida, todos hemos padecido el síndrome del bloqueo a la hora de crear contenidos para nuestro blog. A veces es un bloqueo radical, como si nos quedásemos en blanco, y en otras ocasiones es solo una especie de pereza mental que nos impide generar nuevas ideas.

El problema es que al pasar por una situación de bloqueo a menudo solemos buscar las razones dentro de nosotros, y no fuera. Podemos pensar antes en lo mediocres que somos, en que no valemos para esto, en que la idea del blog no era tan buena después de todo, antes que hacer un esfuerzo para identificar otras causas externas igual de importantes.

‘Stop’ al bloqueo mental

Parte de la solución subyace en identificar el problema. Así que la próxima vez que te bloquees analiza cada uno de los siguientes factores, por si te ves reflejado…

  1. Tu escritorio es un almacén, y tu ordenador de todo menos ordenado: En Superblogger tenemos la manía de pedir a los bloggers que entrevistamos una foto de su espacio de trabajo. No es curiosidad gratuita. El espacio de trabajo dice mucho de la personalidad y del trabajo de una persona. Y es que escribir un artículo es solo la última fase de un proceso que empieza mucho antes, desde la concepción de la idea pasando por nuestra disposición mental cuando comenzamos a desarrollarla. Una mesa desorganizada, llena de papeles y objetos nos provoca estrés y sensación de urgencia, al igual que lo hace una pantalla llena de iconos dispuestos sin ninguna jerarquía. Por el contrario, un escritorio que solo tiene lo necesario de una forma ordenada nos ayuda a mantener la calma. En resumen, nuestra mente puede ocuparse en generar ideas, porque no tiene que lidiar con el caos alrededor. Esto no significa que haya que mantener nuestra mesa impoluta y vacía. De hecho, algunos estudios confirman la relación entre la existencia de un cierto grado de desorden con la creatividad. Sin obsesionarse, lo ideal es que nuestro espacio de trabajo incluya elementos estimulantes pero sin llegar al caos absoluto.
  2. No tienes rituales: Muchos artistas y personajes célebres, como Hemingway o Benjamin Franklin, seguían sus pequeñas rutinas matutinas antes de ponerse a trabajar. Se dice que el escritor de Por quién doblan las campanas se levantaba siempre a las 5.30 de la mañana, aunque hubiese bebido la noche anterior, y que al político estadounidense le gustaba arrancar la jornada deambulando desnudo por su casa, lo que llamaba darse un “baño de aire”. Los rituales son ritos preparatorios para nuestro cuerpo y mente. Nos ayudan a activar los mecanismos generadores de ideas por medio de la repetición. Eso sí, es importante diferenciar entre rutina y ritual. La primera tiene un objetivo funcional y la segunda es resultado de una selección consciente en busca un beneficio. Es cierto que el cerebro responde bien a los actos rutinarios porque puede realizarlos sin esfuerzo. Por ejemplo, cuando tenemos un trabajo con horario fijo nos sentimos bien porque no tenemos que preocuparnos por tener un horario diferente cada día. El problema es que la rutina, que tiene sus ventajas de cara a la productividad, puede desembocar en tedio. Por su parte, el ritual ofrece una recompensa más directa, como relajarse, divertirse o saciar nuestro ‘apetito’ social.
  3. Buscas la creatividad donde no está: Como hemos visto en artículos anteriores, la creatividad es resultado de un proceso metódico, no de una lucidez repentina. Si esperas a que las buenas ideas lleguen a ti, antes de ir tú mismo a buscarlas, lo más seguro es que nunca lleguen. Incluso esas ideas brillantes que uno tiene “de repente” son resultado de procesos de aprendizaje previos que no recordamos pero afloran en un momento dado. Tampoco desesperes si el proceso creativo no sale como habías planificado. Recuerda que se trata de un proceso no lineal que sirve para estimular nuestra mente, en ningún caso de un mecanismo automático como cuando uno acciona la rueda de un mechero y sale la llama.
  4. Vives demasiado al día: Por las mismas razones que rechazamos la rutina, muchas veces nos negamos a planificar por adelantado porque es aburrido y requiere un esfuerzo. O tal vez estamos demasiado ocupados y siempre esperamos al último minuto para hacer algo. Que sepas que las prisas y la improvisación son los peores enemigos a la hora de crear contenidos con cierto grado de éxito. Ya hemos hablado sobre las ventajas de contar con un calendario de publicación de contenidos para evitar perder la rutina adquirida con tanto esfuerzo. Pero además la planificación es todavía más importante si tenemos perfiles en redes sociales, donde la predicción es imprescindible. Si solo publicamos cuando nos acordamos o tenemos tiempo, será muy difícil que luego podamos medir nuestros resultados y sacar conclusiones para mejorar.
  5. No descansas lo suficiente: Los ordenadores se sobrecalientan cuando llevas mucho tiempo trabajando con ellos, y su rendimiento baja como consecuencia. Nuestro cerebro también necesita un descanso de vez en cuando. No se trata solo de dormir las 7 u 8 horas recomendadas, sino de tomarnos un respiro de forma regular a lo largo del día y de cambiar sustancialmente nuestra forma de trabajar. Estudios científicos revelan que nos pasamos más de la mitad del día recibiendo y procesando información, pero sin llegar a utilizarla para realizar nuestro trabajo. Iniciamos la jornada con una pila de emails que apenas nos da tiempo de leer y que respondemos de forma impulsiva. Estamos demasiado ocupados en procesar, y no nos damos cuenta de lo importante que es ausentarnos, dejar la mente en blanco, no hacer nada. Lo maravilloso de la mente humana es que continúa trabajando cuando descansamos, consolidando lo aprendido y reponiendo las fuerzas que necesitamos para tener buenas ideas. Pero estos procesos solo ocurren cuando descansamos. Prueba a realizar pausas de 10 o 15 minutos cada hora de trabajo y verás como tu capacidad de concentración aumenta cuando vuelves.

El bloqueo mental es otro de los grandes enemigos de la productividad, y probablemente uno de los más difíciles de derrotar porque se retroalimenta con nociones erróneas. Trabajamos sin descanso y con prisas con la idea de que así somos más productivos, cuando sucede todo lo contrario. No prestamos atención a los rituales, porque los confundimos erróneamente con actos rutinarios y aburridos, lo que adormece aún más nuestra mente. Pensamos que la creatividad es cosa de genios, obviando que es resultado de la constancia. Y encima justificamos el desorden de nuestro escritorio utilizando a nuestro favor el argumento de que somos muy creativos. La buena noticia es que ya estás un paso más lejos del bloqueo mental 🙂


14 Ago 2014
Comentarios: 6

Por qué no es recomendable que crees tu blog en una plataforma gratuita

Tanto si ya has creado un blog como si te dispones a ello, seguramente te hayas planteado si es mejor comenzar con una plataforma gratuita o por el contrario debes echar mano al bolsillo. Es normal que la opción de pagar por un dominio y el servicio de hosting, cuando ni siquiera sabes si vas a ganar dinero, no resulte demasiado atractiva nada más empezar. Puede que no solo sea el tema económico lo que te echa para atrás. A priori, crear un blog en una plataforma gratuita como Blogger o WordPress.com resulta más fácil que tener que elegir un buen nombre para un dominio y seleccionar una empresa de hosting que no nos time, por no hablar de elegir una plantilla decente, que a menudo también conlleva un coste.

Cuando tenemos una idea, lo más incómodo siempre es tener que lidiar con elementos que consideramos ajenos a la propia idea. Pero el lugar donde alojamos nuestra web es tan importante como el propósito de la web en sí misma.

Hosting gratuito VS hosting de pago

Cuando creas y alojas tu blog en una de estas plataformas gratuitas, tendrás un subdominio del estilo de “superblogger.[nombre de la plataforma].com”. Por el contrario, en la opción del hosting de pago, tú elegirás el dominio para la web que vas a alojar (por ejemplo, superblogger.es). Aunque no te parezca una gran diferencia, en este artículo queremos explicarte por qué la decisión que tomes en este punto puede condicionar tu proyecto en el futuro.

  1. No serás el propietario de tu blog: Lamentablemente, cuando abres un blog de forma gratuita en una plataforma de hosting, la propiedad del mismo no es tuya, sino de la propia plataforma. Esto quiere decir que si la plataforma cierra, tu blog desaparecerá con ella. Siempre puedes migrarlo a otro lugar, pero más adelante te contamos por qué esta opción también puede ser un quebradero de cabeza. No obstante, Blogger y WordPress.com sí permiten registrar un dominio personalizado a un precio muy barato, por lo que no tendrás por qué conformarte con tu subdominio y sí que tendrás propiedad sobre él.
  2. Limitaciones en la optimización para buscadores: Otro de los temas controvertidos entre la opción gratuita y la de pago es la capacidad de control sobre la optimización de la web para buscadores. Un dominio de pago no posicionará bien en buscadores de forma automática, ya que eso dependerá de la relevancia de los contenidos, pero al menos serás tú el que tenga el control pleno sobre el SEO de tu blog. Si consigues un buen posicionamiento obtendrás más tráfico y como consecuencia tendrás más posibilidades de generar ingresos con tus contenidos. Si lo haces bien no solo recuperarás lo invertido en el dominio, sino que podrás hasta ganarte la vida.
  3. Diseño estándar: Si queremos que nuestro blog tenga personalidad, no solo a través del contenido, sino también a través de su diseño, la plantilla estándar que te ofrecen los sistemas gratuitos puede resultar insuficiente. En una plataforma de blogging gratuita no podremos alterar el código HTML a nuestro gusto. Es cierto que hay blogs que triunfan con un diseño muy neutro. Pero incluso las plantillas más sencillas para sistemas de gestión de contenidos como WordPress.org, Drupal o Joomla te darán posibilidades de personalización que no requieren grandes conocimientos técnicos.
  4. Te puedes olvidar de los plugins: Una de las características más interesantes de WordPress.org, el software de gestión de contenidos de WordPress para los bloggers que se ocupan del hosting ellos mismos, es la gran cantidad de plugins disponibles para añadir a tus plantillas. Aunque elijas un diseño gratuito, puedes instalar estas pequeñas aplicaciones fácilmente, ofreciendo al usuario diferentes experiencias de interacción. A veces estos plugins te ayudarán a gestionar mejor tu página web, filtrando el correo spam o visualizando el nivel de optimización para buscadores de cada uno de tus posts. En plataformas gratuitas, como WordPress.com, también encontrarás ‘widgets’, pero no tanta variedad.
  5. Dificultad para monetizar tu proyecto: Si optas por la vía gratuita no solo no podrás vender tu blog, ya que realmente no es tuyo, sino que no podrás sacar ventaja de programas para afiliados de la misma forma. No quiere decir que no puedas, pero no con la misma libertad. No obstante, Blogger sí te permitirá habilitar su programa de anuncios Adsense en tu blog, al igual que WordPress.com con Wordads.
  6. Migrar tu web será misión casi imposible: Si en algún momento decides cambiar tu web a otro dominio puedes perder todos los enlaces entrantes y tu fuerza SEO, al menos durante un tiempo. Los enlaces externos hacia tu web le dicen a los buscadores de qué trata tu página, por lo que son una parte importante en el posicionamiento. Para que los motores de búsqueda tengan en cuenta todos enlaces tienes que comunicarles el cambio, y la mejor forma es haciendo un redirección 301. De esta manera, los buscadores saben que el viejo dominio ha cambiado y que todo el valor de los enlaces debe ser transferido al nuevo. El problema es que realizar esta redirección desde plataformas gratuitas no es posible normalmente, y la alternativa requiere realizar ciertas configuraciones. Lo más probable es que acabe afectando a tu ranking y al tráfico temporalmente hasta que tu nuevo dominio vuelva a estar indexado.
  7. Afectará a tu reputación: Un subdominio gratuito en una plataforma de uso masivo como blogger puede ser visto de forma negativa por tus lectores, aunque tus contenidos sean brillantes y tengas mucho que decir. La razón principal es que hay personas que utilizan estas plataformas para mandar spam. Como hemos visto, Blogger ofrece la posibilidad de tener un dominio personalizado a muy bajo coste, lo que es un punto a su favor.

Por último, un subdominio gratuito puede parecer una forma “barata” de convertirte en blogger. El problema es que a la larga te puede salir más caro, como hemos visto. En realidad un dominio de pago no tiene por qué ser caro. En este artículo tampoco queremos decir que los subdominios gratuitos sean una opción desaconsejable para todos los bloggers. Pero si te gustaría ganarte la vida o al menos obtener algunos ingresos por tus contenidos, lo mejor es apostar por la vía de pago desde el principio.


11 Ago 2014
Comentarios: 6

Algunas cosas que debes saber para no tener problemas con la ley

Partiendo de la nada, has conseguido construir tu propio rinconcito en la blogosfera. Con gran esfuerzo y mucha disciplina, mantienes un ritmo constante de publicación. Te visitan, te leen, te dejan comentarios.

Qué demonios, hasta has empezado a ganar algo de dinero con publicidad, captando clientes para tu negocio o con ebooks que anuncias a un selecto grupo de suscriptores que un día te confiaron su email. Es poquito, pero te hace mucha ilusión. Tienes grandes planes para hacer crecer ese caudal de ingresos en el futuro.

Y de pronto, un día, te llega una carta de la Agencia Española de Protección de Datos con una multa que equivale a 20 veces más de lo que has ganado con tu blog.

Y te desanimas. Y decides cerrar el blog. Y tu voz se apaga para siempre en Internet, así que todos perdemos porque ya no podremos leerte más.

Para evitar esto, te explicamos algunos aspectos de la legislación española que deberías conocer si te has adentrado en el mundo del blogging, ya sea con una bitácora corporativa o por amor al arte.

1) Licencias de uso

Imagino que la mayoría de quienes leéis Superblogger ya sabéis lo que voy a decir a continuación.

No puedes utilizar libremente cualquier imagen que encuentres por ahí. Si haces una búsqueda en Google Images, la mayor parte de las fotos que aparecerán están sujetas a derechos de autor. Eso significa que no tienes derecho a publicarlas, y lo mismo pasa con textos, música o vídeo.

Lo siento 🙁

Pero tengo una buena noticia. Hay cantidad de fotógrafos y gente de bien en general que ofrecen sus imágenes de forma totalmente altruista en Internet. Este tipo de trabajos utilizan algo llamado licencias copyleft.

Las licencias copyleft son algo así como lo opuesto al copyright: son licencias especialmente diseñadas para que los autores puedan liberar los derechos relacionados con sus obras. Existe un proyecto llamado Creative Commons que se ha ocupado de definir diferentes modalidades de licencias copyleft dependiendo del tipo de derechos a los que se renuncia y de los requisitos que deben cumplir quienes usen las obras. Están muy extendidas: en Flickr hay ya más de 300 millones de fotos con este tipo de licencias.

Por otro lado, hay obras que se consideran de dominio público y que por tanto no están sujetas a derechos de autor. Esto puede deberse principalmente a dos razones: una, que el autor así lo quiso expresamente al publicar la obra. Y dos, que el autor lleve ya mucho tiempo fallecido y por tanto no se apliquen los derechos de propiedad intelectual. En España ese tiempo es de 70 años, pero en otros países lo más habitual es que sean 50.

El tema de los derechos de autor es muy interesante y complejo, así que es probable que lo tratemos en detalle más adelante. Si quieres que lo hagamos, no dudes en dejarnos un comentario animándonos a ello. ¡Estamos a tus órdenes!

2) Aviso Legal

Todas las páginas webs de empresa y blogs corporativos, así como webs de comercio electrónico o que tienen publicidad están obligadas a tener una página informativa denominada “Aviso Legal”.

Es decir, el único caso en el que estás exento de ponerlo es si tu blog es personal y no tienes publicidad ni tampoco has hecho nunca reseñas de productos/servicios de otros.

En el Aviso Legal estamos obligados a indicar los siguientes datos:

  • Si es una empresa/sociedad:
    • Denominación social, CIF, domicilio, teléfono y email de contacto.
    • Datos de inscripción en el Registro Mercantil.
  • Si eres un profesional:
    • Nombre y apellidos, NIF, domicilio y email de contacto.
    • Si estás colegiado, el nº de colegiado y la institución.
    • Título académico e institución que lo expidió.
    • Normas profesionales aplicables al ejercicio de tu profesión.
    • Códigos de conducta a los que te has adherido y dónde consultarlos.
  • Si eres un particular:
    • Nombre y apellidos, NIF, domicilio y email de contacto.

En esta página también puedes indicar la propiedad intelectual sobre los contenidos e imágenes que publicas, así como las condiciones de uso.

Te alegrará saber que al incluir la página de Aviso Legal, no solo estás cumpliendo con la normativa, también ganas puntos a ojos de Google. El buscador considera la presencia del Aviso Legal como un indicador de que la página merece confianza y recompensa a los sitios web que la contienen posicionándolos mejor en las búsquedas.

3) Política de Privacidad

La Política de Privacidad es una página informativa donde se detallan qué datos personales del usuario almacenamos y para qué los vamos a utilizar, sobre todo si recogemos esta información a través de formularios.

Necesitarás incluir esta página si en tu blog hay alguno de estos elementos:

  • Registro de usuarios (para foros, para dejar comentarios, etc.)
  • Caja de suscripciones
  • Formulario de contacto

También estamos obligados a informar al usuario de su derecho a rectificar o eliminar estos datos, indicándole cómo ponerse en contacto con nosotros para ejercerlo.

4) Aviso de cookies

En España es obligatorio mostrar un aviso a los usuarios en aquellos sitios web que utilizan cookies propias y de terceros. Las cookies son pequeños ficheros con información sobre el usuario que se guardan en su propio ordenador. Las webs las utilizan para recordar aspectos concretos de su interacción con el sitio web con diferentes fines.

Es posible que tu primera reacción sea decir “Ah, yo no uso de eso, ni siquiera sabía lo que eran hasta hace medio minuto”. En realidad lo más probable es que sí las estés utilizando sin darte cuenta, si usas en tu web alguno de estos servicios:

  • Google Analytics
  • Google Adsense
  • Google Maps
  • YouTube
  • Ciertos plugins de WordPress (p. ej. Jetpack)

En este caso es obligatorio que incluyas en tu blog un Aviso de Cookies automático que salte cuando los usuarios accedan a tu web y una página informativa sobre el Uso de las Cookies detallando qué servicios las instalan y con qué fines.

Es importante que las cookies no se instalen hasta que el usuario haya dado su consentimiento, porque si no la Agencia Española de Protección de Datos te podría imponer una multa de entre 500€ y 3.000€.

5) Canon AEDE

Dejamos para el final un asunto muy reciente. El pasado 22 de julio, la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados aprobó una reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que incluía el llamado “Canon AEDE” o “Tasa Google”.

Empecemos por explicar el nombre. AEDE es una organización privada que agrupa a los principales medios impresos, y junto con la entidad CEDRO será la encargada de recaudar el canon. Curiosamente el nombre “tasa Google” no es apropiado, ya que la norma excluye a Google por ofrecer listados de búsquedas.

La ley perseguirá los enlaces de los medios que consideren afectados sus derechos de propiedad intelectual en “sitios web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o entretenimiento.” En otras palabras, afecta a:

  • Páginas web
  • Blogs
  • Foros
  • Wikipedia
  • Menéame
  • Agregadores de RSS como Feedly, Flipboard y Zite

El aspecto más controvertido de la norma es que a diferencia de leyes similares aprobadas en otros países, en la española la tasa tiene carácter de “derecho irrenunciable”. Eso significa que aunque no se enlace a los medios de AEDE, se recaudará la multa igualmente. En resumen, también te afecta como blogger, aunque otros cobrarán tu dinero por ti.

Si nadie da marcha atrás, la ley empezará a aplicarse en septiembre. En ese momento comenzarán a buscar en los sitios web enlaces hacia los asociados y enviar peticiones de la tasa. Te recomendamos que repases el contenido que has publicado en tu blog y elimines enlaces a los principales medios AEDE (Prisa, Vocento, Unidad Editorial) y obras de propiedad intelectual.

Imagen (CC) Ken Teegardin


04 Ago 2014
Comentarios: 4

¿Cuánto cuesta llegar a 1.000 personas en Facebook?

Anuncios en Facebook

Ojo: Este post se escribió en 2014, desde entonces los precios en las campañas publicitarias de Facebook se han encarecido bastante.

Si estás en Facebook y tienes una página de empresa, ya seas de una gran corporación o tengas un blog, esto te interesa. Los  cambios que ha protagonizado Facebook en los últimos dos años han obligado a muchas marcas a reformular su estrategia en la red social. Además, ahora que el alcance orgánico de nuestros contenidos tiene mucho menos impacto que antes, y que la compañía ha dejado bien clara su estrategia de cara al futuro, tal vez hayas pensado en destinar un presupuesto para anunciarte. Si no lo has hecho nunca es normal que te surjan los siguientes interrogantes:

  • ¿Cuál es el coste de anunciarse en Facebook?
  • ¿Es caro o barato?
  • ¿Cuál será la efectividad de mis anuncios en esta red social en comparación con otras formas de publicidad tradicionales?
  • ¿Compensa el coste de una campaña en Facebook?

A continuación vamos a dar respuesta a cada una de estas preguntas, teniendo en cuenta eso sí las particularidades de cada proyecto y que el coste no solo viene determinado por el dinero que pagamos, sino también por los resultados obtenidos.

Lo que tienes que saber sobre los anuncios de Facebook

  1. Lo que cuesta: Determinar el coste económico de un anuncio en Facebook por cada 1.000 impresiones (CPM) depende de varios factores, entre ellos el mercado en el que te mueves. Hay que tener en cuenta que la red social ha venido incrementando los precios en los últimos tiempos (un 92% entre 2013 y 2014), un hecho que no pasado desapercibido para muchas agencias que gestionan campañas en la red social para sus clientes. Hace ya un par de años se situaba el coste estimado por cada 1000 personas que veían un anuncio en su ‘timeline’ en aproximadamente 0,20 euros. ¡Qué tiempos aquellos! Hoy podemos llegar a pagar unos 8 euros. La compañía también ofrece campañas optimizadas, algo más caras, que dicen dirigirse a la audiencia que tiene más probabilidad de estar interesada.
  2. ¿Caro o barato?: Si nos atenemos tan solo al precio, aquí la red social todavía sale ganando por un trecho. Anunciarse en televisión puede salir a unos 15-20 euros o más por cada 1000 impresiones. Un banner a toda página en elmundo.es, por ejemplo, sale por más de 50 euros.
  3. ¿Cuál es su efectividad?: Cuando hablamos de lo que cuesta un anuncio no podemos fijarnos solo en el precio. El precio ha de ir en relación a nuestro objetivo. En este caso hablamos de impresiones, es decir, de la cantidad de gente a la que queremos llegar, pero nuestro objetivo también puede ser conseguir clics o vender algo. Esto nos dará información sobre si lo que hemos pagado ha merecido realmente la pena. Para empezar, Facebook tiene unos 1.100 millones de usuarios que pasan unos 17 minutos de media al día, según la compañía. La ventaja que tienen los anuncios integrados dentro del ‘newsfeed’ es que, mientras en la televisión es normal marcharse a otro sitio o cambiar cuando vienen los anuncios, en la red social la audiencia está delante del ordenador todo ese tiempo. Por lo tanto, el ROI potencial (retorno de la inversión) de los anuncios ubicados en esta posición es superior al de los anuncios habituales que aparecen en el margen y a priori tenemos más probabilidad de que nuestro anuncio sea visto que de que no. Medir cuál es el retorno de la inversión en tu anuncio de acuerdo con tus propios objetivos es una tarea individual para la que  puedes servirte de las estadísticas que te aporta Facebook. Si haces unas campaña siguiendo el modelo CPM (coste por cada mil impresiones), que prioriza el alcance antes que una acción determinada, no debes renunciar a monitorizar tus anuncios. Así  evitarás quedarte sin presupuesto con anuncios poco efectivos. Por ejemplo, si quieres averiguar el retorno de la inversión para campañas CPM, aquí hay una calculadora que puede ayudarte.

Entonces, ¿compensa anunciarse en Facebook? No hay duda de que es un medio más caro para publicitarse que hace unos años, sin embargo, resulta todavía muy atractivo. Facebook no ha subido los precios porque sí, sino por el elevado éxito que ha tenido su movimiento hacia anuncios integrados en el ‘timeline’, con ratios de conversión interesantes. Ahora bien, anunciarse en la red social no es garantía de éxito. Los resultados que obtengas dependerán del contenido del anuncio y de tu habilidad para segmentar la audiencia de acuerdo con tus objetivos.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies