Teléfono: 650 30 91 26
Diseño Intuitivo
Teléfono: 650 30 91 26
09 Mar 2015
Comentarios: 1

Cosas que debes tener en cuenta al publicar contenidos patrocinados

 

Publicar contenidos patrocinados es una de las primeras opciones que se nos ocurre cuando pensamos en monetizar nuestro blog. Es una forma de monetización interesante, especialmente si todos salen ganando: el cliente porque ve publicado contenido sobre su marca; tú, porque generas ingresos, y tu audiencia, porque recibe contenido relevante. Esta es la teoría. La práctica, sin embargo, puede ser bien diferente porque entran intereses de por medio que pueden traicionar la esencia del contenido patrocinado.

Antes de lanzarte a aceptar contenidos patrocinados debes tener en cuenta una serie de obligaciones y consejos para que algo en teoría beneficioso para ti no se te acabe volviendo en contra. Lo primero que deberías hacer al recibir una oferta de este tipo es ponerte en la piel de tus seguidores. ¿Es algo que les interesa? ¿Cómo te gustaría que te contasen la historia si estuvieses al otro lado? ¿Te gustaría saber que se trata de contenido patrocinado?

Patrocinado o no patrocinado

Hay clientes que, erróneamente, presionan al blogger para que no distinga un contenido patrocinado del que no lo es, y evitar así una supuesta reacción negativa por parte de los lectores. Lo primero que hay que explicarle es que la ley nos obliga a señalarlo de forma explícita y nos exponemos a multas si no lo hacemos. Por otra parte, como bloggers, tenemos una obligación para con nuestra audiencia basada en una relación de confianza mutua. En un mundo tan sobrecargado de información, el hecho de que una persona nos visite y se tome tiempo para leer los contenidos del blog es una demostración de confianza que no podemos ignorar. Por eso debemos actuar con honestidad.

Por otra parte, el argumento en contra de etiquetar un contenido patrocinado falla desde la base. Si para llegar a un lector tenemos que engañarle, entonces ese es el síntoma de que lo correcto es precisamente hacer lo contrario. La lógica de un cliente que piensa que el engaño es un método efectivo se basa en los siguientes supuestos:

  1. Como el contenido no se identifica como patrocinado, habrá más lectores que lean el post.
  2. Al tener más lectores, también habrá más probabilidad de que nuestro contenido se comparta.

Sin embargo, el engaño en Internet desencadena reacciones muy diferentes. Estas son las respuestas habituales que genera una estrategia digital basada en el engaño como esta:

  1. Como la “trampa” está escondida, lo normal es que el número de personas que caigan será similar se diga o no que es patrocinado.
  2. Buena parte de los lectores, incluso los que están verdaderamente interesados en el tema, se darán cuenta a medida que lean de que el post es patrocinado y se marcharán porque lo concebirán como publicidad engañosa.
  3. Los lectores que se vayan, que serán más o menos según lo astuta que sea la trampa, se irán cabreados. Como consecuencia, perderán confianza en tu blog y en los contenidos que publicas.

Cuando decimos que un contenido es patrocinado, los lectores verdaderamente interesados en el tema pasan a evaluar el contenido sabiendo en todo momento que hay una marca detrás. Si el tema les resulta relevante, el hecho de que se trate de contenidos pagados no será un impedimento para que sea compartido, con el consiguiente impacto positivo en la marca. Es decir, ser honesto es beneficioso hasta para la marca. Lo que realmente nos tenemos que plantear, nosotros y el cliente, es que si no queremos reconocer que hay relación económica de por medio tal vez sea porque:

  1. Queremos hacer caja a expensas de nuestra audiencia.
  2. Y además, no confiamos en la relevancia del contenido.

Para muchos la ley es suficiente motivo para ser “honesto”. Sin embargo, hecha la ley, hecha la trampa. Hay bloggers que utilizan todo tipo de estrategias para cumplir la ley sin que ello les afecte. Por ejemplo, en vez de decir de forma explícita que es un contenido patrocinado, incluyen una etiqueta “publicidad” entre la lista de etiquetas del post. Otros lo ponen abajo, al final de texto, y en pequeño. Pero si releemos lo anterior, estas acciones son inefectivas y además impiden beneficiarnos de las ventajas de publicar contenido patrocinado interesante. Personalmente, como lector, pensaría que me están tratando de engañar igualmente y reaccionaría en consecuencia.

Códigos de confianza

Con la generalización de los contenidos patrocinados, han surgido iniciativas para poner algo de orden en todo esto, como por ejemplo los códigos de confianza. El objetivo de estos códigos es permitir a los lectores evaluar la independencia del creador de los contenidos respecto a la información que publica. A su vez, permite a los bloggers saber cómo tienen que identificar sus contenidos siguiendo un formato estándar. Para ello solo tienen que introducir un sello y un link a otra página con más información al respecto.

Las marcas trabajan cada vez más de cerca con ‘influencers’ porque se han dado cuenta de que les resulta más barato y efectivo que otras formas de publicidad tradicionales. Algo que parece una mina de oro para los que se dedican al blogging, puede ser una espada de Damocles si no se actúa de forma responsable. Nos jugamos la credibilidad de los blogs como fuentes de información, y tenemos que pensar si un puñado de euros valen la pena a cambio de poner en riesgo la confianza que nos han dado nuestros lectores.

Hay diversos códigos de confianza, según el grado de implicación de la marca. Por ejemplo, el código de atención (c2c) sirve para indicar que para la elaboración del post hemos contado con alguna atención especial por parte de los representantes de la marca. Por ejemplo, mediante una invitación a un evento o el pago del desplazamiento. En el caso de que haya una retribución por medio, tendremos que utilizar el código c6c, que indica que se trata de una colaboración de carácter comercial.

La desventaja de este sistema es que los lectores pueden no saber a qué se refiere el código en concreto, y para ello tienen que acudir a una página externa. Aunque lo hagamos explícito, si no lo destacamos lo suficiente, estamos en las mismas.

Elijas el sistema que elijas, la regla de oro que no falla es utilizar un sistema que nos dé certeza de que el lector sabe en todo momento que está leyendo un contenido por el que hemos sido retribuidos. Ya sea utilizando el branding de la marca o los códigos de confianza, lo importante es ser honestos porque, como hemos visto, la honestidad tiene recompensa.

 

 


19 Feb 2015
Comentarios: 0

Trucos para hacer tu vida como blogger más fácil

Después de un día duro de trabajo, ¿a quién le apetece escribir? Si encima tenemos pareja, hijos, una casa que cuidar, vida social, ¿de dónde saco las fuerzas para publicar un post en mi blog? A menudo tratamos de reaccionar ante estas situaciones de forma incorrecta, intentando rendir al 200% para estar en todos los frentes. La solución, sin embargo, es más bien lo contrario: trabajar menos pero mejor.

A continuación, vamos a analizar en detalle los hábitos de dos bloggers diferentes, y podremos ver en cuál nos vemos más reflejados y cómo mejorar lo que no funciona.

El blogger “aquí y ahora, cueste lo que cueste”

Este blogger suele funcionar así:

  1. Se sienta en la mesa, enciende el ordenador.
  2. Empieza a navegar por la web en busca de ideas.
  3. Se va al baño.
  4. Vuelve y sigue mirando ideas…
  5. Mira el reloj… Lleva media hora y nada.
  6. Empieza a escribir, pero no le gusta.
  7. Encuentra otra idea mejor y deja la anterior.
  8. Al final, a base de cabezazos, y tres o cuatro horas después, termina el post.
  9. Está agotado y se va a dormir, pero no puede conciliar el sueño…
  10. Al día siguiente se olvida de que había publicado un post y empieza a compartirlo tarde en las redes sociales

¿Cuál es el problema? Básicamente, el blogger “aquí y ahora, cueste lo que cueste” vive en una constante improvisación. El reloj es su enemigo y quiere sacarle minutos de ventaja al tiempo. Está claro quién saldrá perdiendo. Tarde o temprano su blog empezará a dar síntomas de agotamiento.

Este blogger probablemente es consciente del reto que tiene por delante, y juega todas sus cartas a base de insistencia. Lo bueno es que el post sale al final. La cuestión es: ¿a qué precio? Conciliar la vida profesional, personal y encima ser blogger no es fácil si lo último te deja exhausto.

El blogger “metódico”

Este blogger también está muy ocupado, y opera de la siguiente forma.

  1. Durante la semana ha anotado ideas para posibles post.
  2. En un rato libre introduce esas ideas en un calendario con los días de publicación para dentro de dos semanas.
  3. Cuando tiene tiempo se sienta, y comienza a escribir el primer post agendado, conforme a la fecha prevista de publicación.
  4. Como no tiene tiempo para terminarlo, no se obceca, lo deja a medias y termina el texto en otro rato
  5. Otro día de la semana continúa el siguiente post agendado. Este es más corto y le da tiempo a acabarlo de una vez.
  6. En otro rato busca fotografías para ambos post.
  7. Después de cambiar los pañales a su hijo, vuelve y los deja programados.

El blogger “metódico” es una persona pragmática y flexible. El tiempo es oro, y por eso lo aprovecha al máximo, pero sin empecinarse. Saca ratos de aquí y allá, aunque sean 15 minutos y solo pueda escribir dos párrafos. Esos dos párrafos son la clave para olvidarse hasta nueva orden. El blogger “aquí y ahora” vive agobiado pensando en que tiene que escribir, y cuando se sienta quiere hacerlo todo de golpe. El “metódico” ya tiene sus dos primeros párrafos escritos y el post encarrilado, así que vive muy tranquilo hasta que encuentre otro momento para continuar.

Conclusión, si quieres parecerte más al blogger metódico, ¡te aconsejamos seguir estos pasos!:

    • Escribe en serie: Escribe todos los textos de la semana de una vez. Después, en otro rato, revisa todos los textos seguidos. Cuando hayas terminado, busca las fotografías para todos ellos. Y por último programa la publicación y los mensajes en redes sociales. De esta manera serás más eficiente, porque automatizarás lo más posible ciertas tareas repetitivas.
    • Programa tu contenido: Trabaja con anticipación. Si es posible hasta dos semanas. Incluye las ideas que se te hayan ocurrido en un calendario de contenidos, así sabrás cuándo tienes que escribir y el qué. Lo peor es sentarse sin saber de qué escribir. Perderás horas intentando encontrar la idea, y para entonces ya estarás cansado.
    • Reserva tiempo para tu blog en los momentos de día en que eres más eficiente. ¿Cuál es tu curva de productividad? ¿Te sientes más productivo por la tarde, por la noche? ¿O eres de esos que encuentran la inspiración al alba? Programa actividades que tengan sentido para cada momento del día. Si por ejemplo te encuentras fresco y con ideas por la mañana, escribe algo, aunque sea dos párrafos, antes de salir al trabajo. Así ya haces la parte más difícil, que es empezar. Por la tarde, que igual no estás tan creativo, puedes hacer tareas más automáticas. Pero recuerda, no intentes encontrar ratos libres muy largos para ponerte a trabajar. En la vida de la mayor parte de las personas eso no existe. Sé práctico.
    • Automatiza como puedas: Hay multitud de aplicaciones que harán tu vida más sencilla, desde herramientas para programar tus mensajes en redes sociales son antelación hasta apps que te permiten generar informes sobre el tráfico a tu blog mediante Google Analytics. IFTTT es una solución estupenda para automatizar rutinas de la vida diaria mediante recetas de apps personalizadas, como por ejemplo que te envíe un email cuando alguien te menciona en redes sociales, o que la foto que subes a instagram se publique de forma automática en Twitter.

Y por último, ¡escribe más y más rápido con estos consejos!


06 Feb 2015
Comentarios: 4

Chuleta de HTML básico para bloggers

Piensa por un momento en qué es lo que más miedo te da como blogger.

Solo por diversión, echa un vistazo a esta lista y marca las casillas con las que te sientas identificado.

  • Me da miedo levantarme un día y darme cuenta de que uno de mis post se ha vuelto viral porque todo Internet ridiculiza algo que he escrito.
  • Me espanta la idea de recibir un email de la plataforma donde tengo alojado el blog que dice que los servidores se han quemado y se han perdido todos los archivos… ¡incluyendo todos mis artículos!
  • Me atemoriza volverme tan famoso que alguno de mis lectores se obsesione conmigo y se convierta en un acosador.
  • Me cada vez que decido actualizar mi CMS (por ejemplo la versión de WordPress o uno de sus plugins)
  • Me da pavor ese mundo extraño y enmarañado que se esconde tras el botón “vista HTML” del formulario de edición del blog.

Si marcaste la última casilla, estupendo porque tiene muy fácil solución: el código HTML es realmente fácil de aprender. Las otras cosas son un poco más improbables o más difíciles de solucionar (aunque la número 4 no debería quitarte el sueño si adoptas la sana costumbre de hacer backups periódicos).

HTML: Lo básico de lo básico

El lenguaje HTML es un lenguaje de marcado, así que funciona con etiquetas. En HTML las etiquetas se escriben entre signos de menor que y mayor que, así:

<etiqueta>

Por lo general vienen en pares, porque hay que abrirlas y luego cerrarlas. Un ejemplo es la etiqueta párrafo:

<p></p>

Entre medias de ambas etiquetas escribimos el contenido del elemento. Siguiendo con el ejemplo del párrafo, sería el texto que contiene, así:

<p>Texto del párrafo.</p>

Chuleta de HTML básico para bloggers
Si te ha resultado útil esta infografía, te invitamos a compartirla en tu propio blog o en un foro con total libertad, aunque por favor si lo haces enlaza nuestra web.

Aquí tienes un código de ejemplo para insertar esta infografía en tu web:


<a href="http://superblogger.es/html-para-bloggers/"><img src="http://superblogger.es/imagenes/chuleta-html-bloggers.jpg" alt="Chuleta de HTML básico para bloggers" width="680" /></a>

Y si te ha resultado útil, ¡no tengas reparos en compartirla!

[Tweet “Chuleta de HTML básico para bloggers #infografías”]


26 Ene 2015
Comentarios: 7

7 herramientas para detectar si un contenido es original

Herramientas antiplagio

Si eres responsable de un blog corporativo en el que contratas a bloggers a sueldo, o si simplemente te encargas de editar y coordinar las colaboraciones en un blog colectivo, en algún momento te habrás visto en la necesidad de comprobar la originalidad del contenido que envían tus autores.

Por desgracia, hay articulistas freelance que autoplagian sus propios textos, reutilizando artículos antiguos, o que directamente copian la obra de otras personas. Además de ser una práctica poco moral, este tipo de cosas pueden dar como resultado que tu sitio web sea penalizado en los motores de búsqueda por contenido duplicado. Eso lleva las consecuencias del plagio a otro nivel. No solo te están estafando sino que te están perjudicando.

Por otro lado, estas herramientas también te sirven para el caso contrario: detectar si te han plagiado. Obviamente, el primer paso para evitar que nos copien es ser conscientes de ello para luego poder tomar las medidas oportunas, aunque eso es tema para otro post… por ahora vayamos con las herramientas.

1) Copyscape – http://www.copyscape.com/

Esta es quizá la herramienta más conocida de su género, quizá porque es la más completa. El funcionamiento es el siguiente: introduces la URL y el motor de búsqueda de la herramienta localiza páginas de Internet en las que el contenido coincide en todo o en parte con la página proporcionada. Esto incluye copias exactas, copias parciales y copias que han sido modificadas a partir del texto original.

Si hacemos clic en un resultado, la herramienta nos dirá el nº de palabras que coinciden, el porcentaje que representa respecto al contenido total de la página y nos mostrará la página con el texto copiado resaltado en otro color.

La versión gratuita muestra solamente algunas de las páginas en las que se han encontrado coincidencias: si queremos ver más resultados, tendremos que pagar por la versión Premium de la herramienta.

Esta versión del software tiene un coste de 5 céntimos de dólar por búsqueda y que ofrece funcionalidades adicionales, como por ejemplo hacer la detección a partir de párrafos de texto en lugar de una URL.

También incorpora un sistema de monitorización de casos de plagio (para llevar registro de las respuestas), búsqueda por lotes (hasta 10.000 páginas) y hasta una API que se integra directamente en nuestro CMS, permitiendo comprobar la originalidad del contenido de forma automática en cuanto los autores lo introducen en el sistema.

2) Dupeoff – http://dupeoff.com/

Esta herramienta es muy similar a Copyscape, pues es online y realiza los análisis al instante. Aunque con una diferencia: en ella también podemos, además de enviar una URL, pegar directamente el contenido en una caja de texto. Y enviarnos los resultados por email, aunque para esto es necesario registrarse.

Otro aspecto interesante de esta herramienta es que cuenta con plugins para WordPress y Drupal, una extensión de Chrome y hasta una macro para Word.

En principio es todo gratis pero con bastantes limitaciones: cuatro frases a la semana de máximo 15 palabras en la herramienta online y un post semanal en los plugin. Si queremos usarlo con mayor frecuencia, entonces es cuando tenemos que pagar, a un precio de 1 céntimo de dólar por análisis.

3) Plagium – http://www.plagium.com/

En este caso también estamos ante una herramienta online en la que podemos pegar el texto, con una limitación de 25.000 caracteres para la versión gratuita. En Plagium es interesante que podemos configurar la herramienta para determinados niveles de relevancia, acotar la búsqueda a un determinado idioma o personalizar la forma en que se nos muestran las detecciones de contenido duplicado.

Si nos registramos, también nos ofrece la opción de enviar una URL o un fichero y acceder a funcionalidades avanzadas como un histórico de búsquedas realizadas, o un sistema de alertas que nos avisa si nuestros contenidos han sido plagiados. Plagium también ofrece servicios profesionales en los que un investigador experto analiza textos en diferentes idiomas para ver si las copias son traducidas.

4) DupliChecker – http://www.duplichecker.com/

Muy similar a las anteriores, DupliChecker es una herramienta online muy sencillita que permite buscar contenido copiado tanto pegando el texto original (máximo 1500 palabras por búsqueda) como introduciendo un fichero. Es totalmente gratuita.

5) Plagiarism Checker – http://www.dustball.com/cs/plagiarism.checker/

La versión gratuita de esta herramienta solamente permite pegar texto. Si nos suscribimos a la versión premium, podemos acceder a funciones extra como:

  • Resultados más fiables (hasta tres veces más, según anuncian en su web)
  • Ignorar las citas textuales
  • Subir documentos de Word
  • Hasta 50 búsquedas, con una tarifa de 25 céntimos de dólar por cada búsqueda extra.

6) Plagiarisma – http://plagiarisma.net/

En este caso podemos pegar texto, introducir URL y subir un fichero (con gran variedad de formatos soportados). Su principal valor es que el buscador está integrado con los servicios de traducción automática de Babylon y Yahoo! para rastrear contenidos plagiados en más de 190 idiomas.

Además, cuenta con versiones del software para Windows, para Android, Blackberry, y extensiones para Chrome y Firefox.

7) CopyGator – http://www.copygator.com/

Esta herramienta es algo diferente a las anteriores, ya que trabaja de forma automática con nuestro RSS. Si configuras tu blog para conectarse a su servicio, CopyGator escanea automáticamente los nuevos post publicados y busca si existen coincidencias en otros blogs para avisarte en caso de haberlas.

Otro detalle curioso de esta herramienta es que puedes colocar un badge en tu web que cambia de color blanco a rojo cuando se detectan contenidos plagiados.

Imagen | Obra derivada de una foto (CC) Marko Kivelä


21 Ene 2015
Comentarios: 1

Cosas que debes considerar antes de ser blogger a tiempo completo

¿Has pensado en hacer del blogging tu profesión? ¡La buena noticia es que seguro que no eres el único! El mundo actual se halla en un vertiginoso proceso de cambio y cada vez hay más oportunidades para crear una carrera a tu medida en Internet. Tienes nuevas plataformas a tu alcance, más formas de monetizar, más cosas de las que hablar y, sobre todo, más audiencia. Sin embargo, ser blogger a tiempo completo también demanda responsabilidades.

La primera dificultad surge al definir qué es un blogger a tiempo completo. Parece sencillo: un blogger que dedica toda su jornada laboral a su blog. Pero, ¿realmente podemos medir la calidad de un blog por el número de horas que uno le echa? En este post entendemos que el blogger con dedicación plena se compromete a llevar su proyecto a otro nivel, tanto en la publicación de contenidos como en la expansión del proyecto, y por eso decide hacer de ello su principal trabajo.

El compromiso es, por tanto, un aspecto esencial para el blogger de profesión. No es solo un compromiso personal, sino también para la audiencia. Y antes de comprometerte demasiado y pasar a formar parte de la larga lista de los blogs caídos, ¡conviene pensarlo dos veces!

  1. Atraer tráfico a tu blog lleva tiempo: No sucede de la noche a la mañana. De hecho, los primeros meses de la vida de un blog, salvo que uno disfrute de una cierta reputación previa, pueden ser bastante solitarios. Con suerte te leerán algunos amigos y familiares, sobre todo al principio. Luego es normal experimentar un estancamiento antes de que, poco a poco, el tráfico externo comience a llegar a tu blog. Normalmente el tráfico procedente de buscadores empieza a ser algo significativo a partir del tercer mes, pero para que sea importante y puedas vivir de ello aún necesitarás mucho, mucho más tiempo. La cuestión es: ¿cuánto estás dispuesto a aguantar? ¿Son realistas tus objetivos? Y si no los cumples, ¿tirarás la toalla?
  2. Un blog no solo está en Internet: Uno de los errores más comunes que se cometen al iniciar un blog y planificar los objetivos es pensar que con estar en Internet basta. Tristán Elosegui, experto en marketing digital, nos contaba que el tráfico orgánico no es suficiente para dar a conocer un contenido de calidad. Una empresa que fabrica herramientas tal vez pueda recurrir a anuncios pagados. En el caso de un blog, nuestros “anuncios pagados” serían acudir a eventos o dar conferencias. Si no tenemos tiempo para estar en todas partes, también es importante colaborar con otros blogs cercanos al tema sobre el que se escribe.
  3. Deberás estar preparado para aprovechar las oportunidades: A medida que tu blog crezca también lo harán las oportunidades para sacar partido al incremento de tráfico. No conviene dejarse confundir al principio por todas las posibilidades de monetización que existen. Como ya hemos tratado, cada estrategia de monetización tiene su momento, y tus propias necesidades irán cambiando. Lo realmente importante es tu disponibilidad para atrapar al vuelo las oportunidades que surjan.
  4. No importa cuánto te guste, el blogging puede acabar contigo: Al principio de un proyecto uno suele estar motivado. Otra cosa diferente es cuando varios meses después de comenzar no tenemos el tráfico esperado y tenemos que escribir un post después de un largo día de trabajo para cumplir con nuestros objetivos. A menudo tenemos la idea de que ser blogger equivale a escribir posts. Sin embargo, podríamos decir que la mayor parte del tiempo de un blogger debería invertirse en planificar más que en escribir. El calendario de contenidos es el arma más potente de un blogger, y el email y la plataforma de redes sociales su fuente de conocimiento. Escribir es solo el acto final de un proceso creativo y trabajo de planificación previos que culmina en el teclado. Lo demás es pensar, hablar, investigar y reunirse con otras personas. Por eso es importante fijar una cantidad de artículos que te resultará fácil escribir cada semana. No te obsesiones con el número. Puede que tu estrategia consista en escribir contenidos de alto valor, y te resulte rentable escribir uno a la semana. Ah, ¡y no se te olvide tomarte algún día de vacaciones!
  5. Conviene delegar las tareas administrativas: Los requerimientos de la Administración son inescrutables. Bastante tenemos los bloggers con pelearnos con el día a día de nuestro blog y abrir nuevas vías de negocio como para tener que lidiar con las barreras administrativas y las facturas. Antes de lanzarte al ruedo, ¿has pensado en el tiempo que necesitarás invertir en declarar los impuestos y estar al día de los cambios en la legislación?
  6. Prepara el salto con tiempo: La decisión de dedicarte en cuerpo y alma al blogging no es algo que debas tomar de la noche a la mañana. Pon a prueba tu idea, comienza a generar contenido y haz un seguimiento de tus objetivos. Si con el tiempo le ves futuro, entonces puede ser la hora de plantearte otras cosas. Hay otras razones por las que no conviene tomar decisiones apresuradas, como por ejemplo tu situación financiera. Si has decidido ir a por ello, date unos meses para hacer un colchón de dinero que te permita salir indemne económicamente si la apuesta sale mal.

Además de reflexionar sobre estos puntos, también conviene recordar que el éxito no está asegurado. La contrapartida a un mundo digital donde las oportunidades crecen a gran velocidad es el ritmo vertiginoso con el que cambian aspectos fundamentales que afectan a tu blog, como son los algoritmos de Google o los que utilizan las redes sociales. En el pasado muchos blogs tomaron el camino corto hacia el éxito y de pronto vieron cómo las modificaciones introducidas por los buscadores les arrebataban la mayor parte de su tráfico. Podemos decir con seguridad que el contenido interesante está y estará aún más de moda. Pero la forma en que das a conocer ese contenido interesante puede ser la clave para que tu proyecto triunfe o no… ¡Y eso da para otro post!


12 Ene 2015
Comentarios: 5

10 cosas que puedes hacer para mejorar tu blog en 2015

Si hubiera estadísticas oficiales, seguramente el periodo post Navidad sería el momento del año en que más blogs desaparecen. Después de las fiestas es habitual sentirse un poco desconcertado. Como bloggers, recuperar la rutina conseguida a base de tanto esfuerzo parece imposible. Y, por increíble que parezca, solo han sido dos semanas de paréntesis.

Derrotar esa pereza mental se consigue a base de crear una lista de ideas. No pienses en grandes objetivos, sino en pequeñas metas que te ayuden a poner el blog en pie y volver a caminar.

  1. Mejora el SEO de tus contenidos: El SEO es tal vez la forma más eficaz de sacar el máximo partido al potencial natural de nuestros contenidos. Da igual lo interesantes que sean, nadie los leerá si estos no se adaptan a los buscadores donde nos encuentran los lectores. Los criterios de los buscadores para mostrar resultados a sus usuarios cambian a gran velocidad. Nosotros te proponemos estos tres sencillos pasos para mejorar el SEO de tus posts en 2015:
    • Dedica 10 minutos al final de cada semana para planificar tu actividad en las redes sociales. El ‘social media’ cada vez es más importante de cara al SEO, y sin duda será una de las tendencias más importantes en marketing de contenidos para el nuevo año.
    • Da una vuelta a los posts que más éxito han tenido en tu blog. Desarrolla un nuevo enfoque o formatos de contenidos originales sobre estos temas.
    • Investiga los posts más leídos en blogs competidores y escribe sobre esos mismos temas si es que no lo has hecho todavía.
  2. Pon un calendario en tu vida: Crear una rutina es difícil, pero aún más lo es mantenerla. Un calendario de contenidos es una manera efectiva de planificar el desarrollo y publicación de contenidos de forma que no vivamos tanto en el día a día. A veces olvidamos que escribir un post es mucho más que sentarse y teclear. El tiempo que invertimos en seleccionar el tema e investigar información a veces supera al que nos lleva redactarlo. Después de un día intenso de trabajo es difícil escribir un post de principio a fin, sobre todo si no hemos pensado previamente en el tema. Gracias a un calendario, dividimos cada post en pequeñas tareas, con lo que tenemos metas claras cuando nos ponemos en el ordenador, y pensamos con la suficiente anticipación como para que un mal día no nos altere toda nuestra rutina.
  3. Haz un ‘brainstorming’ para crear nuevos contenidos: Igual que hay gente que estrena zapatos o ropa interior cada año nuevo, todo blogger que se precie de serlo no puede cambiar de año sin innovar en los contenidos :). Coge un lápiz y papel, y anota todo lo que se te ocurra para crear contenidos diferentes a los que ya venías desarrollando. No importa lo locas o irrealizables que sean tus ideas. En este punto se trata de poner el lado creativo a funcionar. Una vez que has escrito suficientes ideas, entonces puedes seguir los pasos de todo proceso creativo. Explora cada una de tus ideas, míralas desde otro ángulo, déjate inspirar por otras personas, y, finalmente, selecciona las mejores. Por si te ayuda, aquí tienes consejos para idear hasta 50 temas para posts en 30 minutos.
  4. Gamifica tu blog: Si tienes tráfico pero tus lectores no están muy enganchados, e igual que vienen se van, una forma de atraerlos puede ser aplicando técnicas de videojuegos, como sistemas de recompensas, mecanismos de reputación o acciones para motivarlos. Por ejemplo, puedes compartir contenido exclusivo con los seguidores que más compartan tus contenidos en redes sociales o crear un ránking de los lectores con más comentarios publicados.
  5. Habla con tus lectores: Si sueles escribir con el agua al cuello, y apenas te queda tiempo para interactuar con tus lectores a través de los comentarios en el blog o de las redes sociales, uno de tus principales retos para este año debería ser reforzar tu relación con ellos. Conocer el perfil de la audiencia es esencial para crear contenidos relevantes y garantizar la supervivencia de tu proyecto. Contenidos interesantes equivalen a ser leído y compartido, y eso añade una motivación extra, especialmente en los momentos de mayor soledad para un blogger. Por ejemplo, cuando tienes que escribir un post un domingo por la tarde.
  6. Piensa en tres cosas que te harán más productivo: No es fácil compatibilizar un blog con otra actividad ‘full time’, sobre todo si tenemos familia. Sin ser muy ambiciosos, sí que podemos mejorar notablemente nuestra productividad de forma sencilla. El objetivo es escribir más rápido manteniendo, como mínimo, la calidad. Te damos algunas ideas:
    • Ordena tu espacio de trabajo.
    • Crea tu propio ritual: por ejemplo, sal a la terraza a tomar el aire antes de ponerte manos a la obra o escribe de pie como Hemingway.
    • Cuando escribas sobre un tema, anota en tu calendario otros artículos relacionados con él.
  7. Pon a prueba la calidad de tus contenidos: Ser autocrítico es una actitud fundamental para todo blogger. Escribir fiándonos de la intuición no siempre tiene por qué funcionar. Por eso conviene evaluar la calidad de nuestros contenidos desde varias perspectivas: su interés para los lectores, la calidad del texto, el tono y su utilidad, entre otros factores. Hay diversas técnicas que nos pueden ayudar a saber si lo estamos haciendo bien, desde contactar directamente con los lectores hasta utilizar diversas herramientas. Dedica un par de horas en total en este 2015 y notarás la diferencia.
  8. Sé más persuasivo con estas tres técnicas: A veces estamos demasiado obsesionados con las visitas a nuestro blog que olvidamos que no es el tráfico lo que importa, sino la calidad del mismo. Para resultar más atractivos hay que persuadir a los lectores con nuestro arma principal, los contenidos:
    • Desde las redes sociales, anima a tus lectores a comentar tus posts y ofréceles algo a cambio.
    • Elabora algún artículo de gran calidad, en el que inviertas bastante más tiempo de lo normal para investigar el tema y prepararlo. Después comprueba los efectos, si es más compartido y leído en comparación con otros.
    • Revisa tu descripción personal en la página ‘about’ de tu blog y en los perfiles de las redes sociales. Aunque no lo parezca, es uno de los elementos que más debes cuidar y al que a veces no prestamos suficiente atención. Haz diferentes versiones, aunque algunas se salgan fuera de lo habitual. Después déjalas reposar y vuelve a ellas días más tarde. Quédate con los mejores elementos y escribe otra versión. Si es necesario, tómate unos días y regresa de nuevo para realizar una versión definitiva. No necesitas emplear mucho tiempo cada vez. Lo importante es la iteración, tomarse un tiempo y volver con nuevas ideas para mejorar.
  9. Busca nuevas tendencias: No basta con escribir sobre lo que sabemos, sino que hay que estar a la última y tener una idea de por dónde va el mundo en lo que concierne a la temática de nuestro blog. Puedes utilizar Google Trends para conocer lo más buscado y saber la evolución de las búsquedas de un término en concreto a lo largo del tiempo.
  10. Crea una historia nueva para tu blog: Las historias forman parte de nuestro ADN desde que somos pequeños, por eso son un instrumento fundamental para enganchar a tus lectores. La pregunta que debes hacerte es si tu blog cuenta alguna historia o, más bien, si tus seguidores perciben la historia que les quieres contar. Por ejemplo, el exitoso blog de cocina Webos Fritos transmite la historia de una familia que recupera las recetas de toda la vida de la abuela. En sus textos y diseño se percibe cercanía, sencillez, cariño y hasta sabor gracias a las fotografías profesionales que hacen de cada uno de los platos. Si quieres darle una vuelta a tu forma de hacer fotos, echa un vistazo a este post con consejos sobre fotografía para blogs.

Hemos querido plantear metas lo más concretas posibles para ayudarte a cumplirlas. Cada nuevo año viene cargado de promesas que luego solemos olvidar, tal vez porque son muy ambiciosas o las hacemos cuando nuestro estado de ánimo está por los aires. Los cambios en un blog han de hacerse paso a paso y para ello podemos aplicar el “pensamiento” Kaizen que nos enseña a cambiar de forma gradual.

Ahora te toca a ti :). Desde Superblogger te deseamos un feliz año, ¡y muchos éxitos para este 2015!


12 Dic 2014
Comentarios: 4

Cómo idear 50 temas para post en 30 minutos

Cuando hablamos con vosotros, muchos nos contáis que la falta de tiempo ocupa el puesto nº1 dentro de las preocupaciones a la hora de mantener vuestro blog. Un blog es un proyecto apasionante que da muchas alegrías pero también exige mucha dedicación…

¿Y cómo consiguen los blogger veteranos mantener el ritmo? Tristán Elosegui nos contaba el otro día que “La clave es que nunca me siento para ver qué escribo. Siempre sé de qué quiero escribir. Cuando tengo una idea clara, entonces me siento.”

Sin temas para escribir, no hay artículos, ni contenido, ni blog. Tener la capacidad de idear temas para artículos de forma rápida y efectiva es una prioridad. Hoy compartimos con vosotros el método de Neil Patel para tener 50 ideas para post en 30 minutos. Está enfocado a blogs para emprendedores y empresas, pero podría servir para cualquier blogger.

Instrucciones

Antes de que empieces, es importante hacer algunas aclaraciones previas sobre cómo encarar el ejercicio.

1) Cantidad, no calidad

Es posible que apuntes ideas realmente malas mientras te apresuras en ir anotando lo que se te ocurre, pero al menos estarás produciendo ideas. Más adelante podrás trabajarlas y darles forma para dar con un título o un artículo estupendo. De momento no permitas que lo perfecto sea enemigo de lo bueno.

2) Ponlo por escrito

No vale con hacer este ejercicio de cabeza. Al escribir, tu mente se ve obligada a escoger y ordenar palabras así que se concentra más, favoreciendo que cada idea dé paso a otras nuevas.

3) Limítate a la idea

Anota la esencia de la idea, sin complicarte tratando de convertirla en un titular o preguntarte en qué categorías de tu blog tendría cabida. Eso sería más apropiado para un calendario de contenidos, y por ahora se trata de inventar, anotar y seguir adelante. Minimiza el esfuerzo, y maximizarás el éxito del ejercicio.

4) Sé muy específico

Más abajo vamos a darte algunas claves para alimentar tu imaginación y que se te ocurran centenares de temas. Intenta que esas ideas sean lo más concretas y personales posibles, porque es de esa manera como estarás aportando tu toque personal al resultado.

 

Método para tener 50 ideas para post en 30 minutos

1) Ve a un lugar libre de distracciones.

No hace falta que sea un templo de la creatividad, basta con que apagues el teléfono y te olvides del email. Va a ser solamente media hora.

2) Abre un documento en blanco

La aplicación que emplees no es relevante, tan solo es necesario que te aporte rapidez y eficiencia. En Tíndalos, en los proyectos en que somos varios redactores, anotamos las ideas de post en un tablero Trello donde más adelante las procesamos (asignamos categoría, redactor, fecha, añadimos comentarios con enlaces o ideas…).

Personalmente como por mi trabajo tengo muchos otros proyectos de creación de contenidos, utilizo distintas libretas en Evernote con sus respectivas notas de “Ideas redes sociales y blogging”.

3) Pon una alarma dentro de 30 minutos

Saber que el tiempo del que dispones es limitado impulsará tu productividad, haciendo que te concentres más. Si te interesa el tema, puedes leer en Superblogger otros artículos sobre técnicas de productividad que recurren al timeboxing para la gestión del tiempo.

4) La fase de preguntas

Esta fase te tomará 12 minutos y el objetivo es idear 25 temas. Simplemente contesta a las preguntas tratando de inventarte dos temas por cada una de ellas:

    1. ¿Qué es lo que más te apasiona dentro de tu sector? Piensa por un momento en algún aspecto concreto de lo que haces que te encante. Sabrás distinguirlo de lo demás porque te encanta invertir tiempo en ello y te motiva.
      Después, piensa en formas de abordarlo en forma de artículo, de uno que a ti te interesaría leer: en lugar de “Por qué me encanta el Marketing de Contenidos” enfócalo mejor hacia “Guía Avanzada del Marketing de Contenidos”
    2. ¿Cómo empezaste en tu sector? No tengas miedo de entrar en lo personal, porque a la gente le encanta leer sobre las experiencias de otra gente, ya que la perspectiva de primera persona es mucho más realista e invita a la empatía.
      Nuevamente, contesta a la pregunta en forma de tema de post: “Cinco lecciones SEO que aprendí cuando empecé con mi tienda online”.
    3. ¿Por qué dirías que tu producto es el mejor? Si vendes un producto o servicio, suponemos que estás convencido del valor que aporta. ¿Por qué cualidades destaca?
    4. ¿Qué errores cometen otros en tu sector? Piensa en aquello que hace que la gente abandone un negocio o pierda interés.
    5. ¿Cuál es el mayor desafío en tu sector? Un artículo sobre cómo resolver los retos más difíciles en tu sector tendrá mucho éxito porque responde directamente a las necesidades de tu público.
    6. ¿En qué consiste el éxito dentro de tu sector? Y sobre todo, ¿cómo se llega ahí? No hace falta que hayas experimentado el éxito más arrollador en carne propia, seguro que tienes modelos a seguir cuyo éxito atribuyes a una serie de factores. Y hablando de esto:
    7. ¿Quién es la persona más influyente dentro de tu sector? Escribe en tu lista de temas sus nombres junto a la palabra “Entrevista”. No solo puedes probar a contactarles para mantener una charla con ellos, sino también buscar las entrevistas que otros les han hecho para aprender, tomar ideas o convertir sus consejos en un post.
    8. ¿Cuál es la noticia más importante del sector? Las últimas novedades son la principal fuente de artículos, y apuesto a que ya has escrito uno o dos post comentando alguna noticia reciente.
    9. ¿Cómo es un caso de éxito en tu sector… o un fracaso muy sonado? Historias concretas de este tipo son perfectas para un artículo, y más si lo que compartes es una experiencia propia.
    10. ¿Qué habilidades necesita una persona para triunfar en tu sector? Un artículo en forma de lista (en inglés se les llama comúnmente ‘listarticle’), con los ingredientes del éxito. Todo el mundo quiere triunfar, y decirles cómo sin duda atraerá su atención.
    11. ¿Qué herramientas utilizas a diario para trabajar? Otro “listartículo” que podría contemplar desde tu escritorio a un iPhone, pasando por tus herramientas online favoritas.
    12. ¿Dónde, cuándo y cómo trabajas mejor? Los cómos y por qués son específicos de cada sector, por lo que desgranar estos detalles en un post pueden convertirte en una autoridad dentro de tu área temática.
    13. ¿Qué te hace disfrutar en tu trabajo? Habrá días de pesadilla, pero también otros que te recuerdan cuánto te gusta tu trabajo, ¿cuáles son esos momentos especialmente brillantes?.
    14. ¿Qué está cambiando en tu sector? Innovaciones tecnológicas, últimas tendencias… este tipo de artículos pueden atraerte muchas visitas desde buscadores (especialmente si te adelantas al resto de blogs y abordas un tema que apenas ha sido explorado).
    15. ¿Qué procesos o prácticas has perfeccionado? Si has conseguido refinar tu forma de trabajar en determinada área, comparte con tus lectores cómo lo hiciste.

5) La fase de búsqueda

Al igual que la anterior, esta fase te tomará 12 minutos y está pensada para que consigas inventarte 25 temas. En este caso, en lugar de contestar preguntas se trata de que hagas una serie de búsquedas concretas para inspirarte, y el objetivo es conseguir 5 temas por búsqueda.

  1. Visita los principales websites del sector. De aquí puedes extraer las principales noticias del sector de las que hablábamos en la fase anterior.
  2. Visita los blogs de los líderes del sector. ¿De qué hablan? Echa un vistazo a sus listados de “lo más leído” y apuesto a que encontrarás algunas buenas ideas para artículos.
  3. Visita sus perfiles en redes sociales, especialmente Twitter y Google+.
  4. Busca en Twitter los trending topics de tu sector con herramientas como BuzzSumo o Topsy.com. De esta forma puedes averiguar rápidamente qué temas están atrayendo la atención de los usuarios.
  5. Usa la función “autocompletar” de Google para obtener palabras claves. Si por ejemplo queremos escribir un post sobre SEO, tecleando “El SEO es…” o “Un SEO debería…” ya nos aparecen interesantes ideas que explotar.

6) La fase de meditación

Es la fase final, que te tomará solamente 6 minutos. El objetivo es aprovechar el “momentum” creativo que hemos alcanzado tras las fases de preguntas y búsqueda recogiendo algunas ideas extra que posiblemente hayan aparecido en tu mente mientras cumplías los puntos anteriores.

Llegados este punto si te sientes lanzado, olvida el reloj. Aprovecha que ya has “calentado” la cabeza y anota cuantas ideas se te ocurran. Podrías seguir adelante y llegar a 100 temas, o darle un repaso a las ideas para pensar en titulares.

¿Y ahora qué?

Después de una sesión de brainstorming como esta, es posible que todavía te surjan ideas durante los próximos días. Sería bueno que empezases a adquirir el hábito de llevar un cuaderno de notas.

Tras 30 minutos de producción ininterrumpida de ideas, es posible que tengas temas para varios meses. Optimiza tu tiempo creando un calendario de contenidos que te ayude a organizarte y sigue estos consejos para escribir más rápido.

¿Listo para empezar?

Imagen (CC) Garry Knight


01 Dic 2014
Comentarios: 1

Cómo calcular el valor de tu blog

Si has realizado una inversión en tu blog y quieres saber qué has obtenido por ello, este post es para ti. Puede que tengas una tienda online y a la vez un blog con información útil para tus clientes potenciales o con el objetivo de posicionar mejor tu marca en buscadores. Tal vez, tu blog es parte de una estrategia más amplia dentro de una gran empresa. En todos estos casos, saber cuál es el valor de tu blog es esencial para tu estrategia de marketing de contenidos. Por “valor” no entendemos solo a qué precio venderíamos el dominio si alguien puja por él. Más bien nos referimos a la importancia que tu blog tiene como parte de los objetivos de tu estrategia de marketing. Es decir, calcular en qué medida tu blog contribuye a esos objetivos.

Calcular el valor de tu blog es un paso obligatorio por dos motivos:

  1. Para poder justificar ante el jefe o ante nosotros mismos el coste de nuestra estrategia de contenidos.
  2. Si queremos realizar alguna inversión en acciones de distribución de contenidos.

Cuando el blog es un instrumento corporativo o un “arma” de un negocio, no tiene sentido gastar dinero en producir contenidos si no sabemos el retorno de dicha inversión. Y de la misma forma, si nos disponemos a distribuir nuestros contenidos mediante anuncios pagados en Facebook o Twitter, estaremos derrochando dinero si no podemos medir el impacto de la acción.

Saber el valor real de tu blog requiere calcular los costes asociados a la creación de los contenidos o mantenimiento del sitio, y ponerlos en relación con el retorno que generan las conversiones o el valor que obtenemos por conseguir nuestros objetivos. Estos son los pasos principales:

  1. ¿Cuánto te cuesta producir contenidos?: Si tienes gente externa a tu empresa que desarrolla los contenidos basta con sumar lo que pagas a cada uno. Aún así, debes incluir en esta cifra el coste de cualquier empleado o departamento que interviene en el proceso de revisión y aprobación del contenido. Si no hay nadie dedicado a esa tarea a tiempo completo, pero sí empleados que lo realizan además de propio trabajo, puedes evaluar el coste del tiempo que les lleva.
  2. ¿Cuál es el coste por visita?: Ahora queremos conocer cuánto cuesta el contenido desde el punto de vista del tráfico que nos aporta. Es decir, lo que cuesta atraer a cada usuario a tu blog. Ojo, no hablamos de visitas únicas, sino de visitas realizadas por las mismas o diferentes personas desde uno o varios dispositivos. Para ello dividimos los costes asociados a la promoción de nuestros contenidos por el total de visitas. En la valoración de costes entrarán nuestras inversiones en PPC u otros costes asociados a nuestra estrategia de ‘outreach’.
  3. ¿Cuáles son los los ingresos por cada visita?: Hay muchas formas de monetizar tu blog, por ejemplo a través de anuncios o formando parte de programas de afiliación. Hay blogs que no tienen publicidad pero obtienen ingresos por las ventas de sus productos y servicios, o que contribuyen a que se produzcan conversiones en otra parte del sitio web. El objetivo es calcular la cantidad total de ingresos mensuales como consecuencia de la actividad de tu blog. Es decir, averiguar qué porcentaje de usuarios compraron porque visitaron el blog. La herramienta de analytics de nuestra web nos puede ayudar a realizar esta segmentación. En ocasiones, esa venta se produce después de una llamada por teléfono. Esto es más complicado de medir. Pero podemos hallar formas más o menos precisas de hacerlo. Por ejemplo, podemos averiguar el número de clientes que llegaron a la página de contacto después de visitar el blog, y asignar un valor a esa conversión. Si sabemos el valor de cada nuevo cliente, es decir, el gasto que realiza en un periodo de tiempo por término medio, podemos extrapolarlo. Otra forma de hacerlo sería preguntar verbalmente a los clientes si han visitado nuestro blog antes de comprar.
  4. ¿Cuál es el coste y valor de los contenidos reutilizados?: A veces los contenidos del blog son reutilizados por otros departamentos mediante ebooks o mensajes en ‘social media’, entre otros. De nuevo, es importante conocer cuánto cuesta y qué retorno económico nos reporta para incluirlo en los cálculos. En definitiva, no deja de ser una manera en que nuestro blog influye en la marcha del negocio.

Si tenemos una idea lo más precisa posible del valor de nuestro blog podremos tomar decisiones acerca de la estrategia de marketing de contenidos, como por ejemplo realizar nuevas inversiones en acciones de promoción. Diseñar una estrategia y crear contenidos cuesta tiempo y recursos a nuestro negocio, por lo que es lógico que debamos justificar de alguna forma qué nos está aportando.


19 Nov 2014
Comentarios: 5

La pesadilla de elegir mal el dominio de tu blog

Atención, este artículo está basado en hechos reales: Una fría mañana de invierno, Juan, propietario del exitoso blog de viajes por España juanpor25.com, se encontraba desayunando cuando se enteró por una revista de marketing que un dominio .es podía ser beneficioso para el SEO. Lamentablemente, Juan había registrado el nombre de su blog como un dominio .com porque le sonaba más internacional, pese a que estaba destinado a ciudadanos españoles. Acto seguido, se dirigió con paso decidido al ordenador, lo encendió y, después de leer cuatro o cinco artículos, compró el dominio acabado en .es al cual redirigió el antiguo. Sin embargo, aquel día empezaron los problemas… El blog juanpor25 nunca volvió a ser el mismo…

No tengas miedo, pero ese primer paso que muchos ignoran al crear un blog puede condicionar toda tu estrategia en el futuro. Registrar un dominio no es como para tomárselo a la ligera. Salvo que no te importe pasar terror por las noches, pensando que el pequeño imperio de tu blog, que con tanto esfuerzo levantaste, está en cuidados intensivos por una mala decisión. El día que Juan compró el dominio de su blog no sabía que un cambio de dominio puede afectar al PageRank de tu página, porque pasa a ser un nuevo dominio. Aunque su blog siguió recibiendo visitas de buscadores, el tráfico descendió abruptamente. Juan siguió consejos de otros internautas, pero le llevó meses recuperar el terreno perdido.

Cómo registrar tu dominio sano y salvo

En la elección de un dominio intervienen muchos otros factores. Además del nombre en sí -que también es muy importante- hay que considerar la extensión, el lugar donde lo registramos o el periodo de vigencia, entre otros.

  1. Aléjate de dominios complicados: Un dominio no tiene que ser el principio de una novela de terror. Si es corto mejor que mejor. Tal vez se te ha ocurrido que puedes hacer un juego con símbolos especiales del ordenador. Error. Ni tan siquiera te atrevas a mencionarlos, como tampoco deberías incluir guiones, números o ‘eñes’. Bueno, números pueden utilizarse si no te queda otro remedio… pero no es lo mejor desde el punto de vista del SEO. Avisado quedas…
  2. Asegúrate de que eres el propietario: Cuando compres tu dominio, comprueba que tu nombre aparece como propietario si no quieres tener problemas en caso de que decidas llevártelo de un servicio de hosting a otro.
  3. No compres un dominio a ciegas: Antes de comprar un dominio es importante comprobar el historial del mismo, especialmente si adquieres un dominio caducado. Así evitarás malas sorpresas más adelante, cuando comprobemos que estaba en la lista negra de Google, por ejemplo. ¿Cómo hacerlo? Un primer paso sería buscar el dominio en los buscadores. Si hay malos comentarios o no aparece ninguna información sobre el mismo, es un motivo para sospechar. A continuación puedes buscar cómo era la web en un periodo de tiempo determinado en la página Archive.org.
  4. Mantente alerta cuando llegue la renovación: El mejor consejo es activar la renovación automática del blog o al menos comprarlo por muchos años. Así evitarás sustos de última hora cuando descubras que tu dominio ha expirado, o peor aún, que alguien te lo ha robado… Si has comprado un dominio pero no sabes si esto será lo tuyo… entonces ten cuidado…
  5. Confía tu dominio a un buen servicio de hosting: A veces dejarse llevar solo por el precio puede tener malas consecuencias. Asegúrate de que el servicio de hosting donde alojas tu web tiene buena reputación, que cuenta con opiniones positivas de clientes y que no te hará la vida imposible si decides llevarte el dominio a otra parte. Lo que ahorras en una parte puede que lo pagues en velocidad de carga de tu blog y otros factores que influyen en el posicionamiento de tu web en buscadores. Además, no olvides que un precio barato puede esconder una oferta sensiblemente inferior a la de otras empresas. Incluso lo que parece barato al principio luego deja de serlo con costes que no esperábamos.
  6. Compra otras extensiones del mismo dominio: A veces, comprar dominios sirve para evitar riesgos, como por ejemplo que salga un competidor con un dominio muy parecido pero en otro país, que te pueda hacer la vida imposible.
  7. Usa tu nombre… pero bajo ciertas condiciones: Si quieres promocionar tu blog personal, pero el destino ha querido que te llames Juan García, igual no es tan buena idea. Además de que lo más seguro es que no esté libre.
  8. Los subdominios son tus aliados: No hace falta que te dejes el sueldo comprando muchas variantes de un dominio. En cualquier servicio de hosting podrás crear todos los subdominios que quieras, como por ejemplo “tv.yo.com”, “mobile.yo.com” o “games.yo.com”.
  9. ¿Qué hacer si mi dominio ya está registrado?: Ante todo no entrar en pánico. No es el fin del mundo. Es mejor no resignarse a una extensión .eu si el dominio principal ya estaba registrado. Tenemos dos opciones: echarle más imaginación o bien averiguar los datos del propietario en Whois y hacerle una oferta que no pueda rechazar. Si optas por echarle imaginación, Bustaname y Dot-o-mator son dos herramientas que pueden echarte un cable.

Es normal que la euforia por empezar un nuevo proyecto nos ciegue al principio. Nos concentramos en el nombre que va delante de la extensión del dominio, y listo… trabajo hecho. Pero no somos conscientes de que los fantasmas nos esperan a la vuelta de la esquina, para perseguirnos y hacernos sentir culpables. Con estos consejos, podrás bloguear tranquilo…


10 Nov 2014
Comentarios: 4

Lo que todo blogger debería saber sobre las licencias Creative Commons

En el principio, estaba el “All rights reserved”.

Las obras, al ser creadas, pertenecían a sus autores que por consiguiente tenían “todos los derechos reservados”. Estos derechos les pertenecían, pero podían venderlos o cederlos temporalmente a otras entidades para que los gestionasen: por ejemplo, los autores a las editoriales y los músicos a las productoras. Este derecho, conocido como copyright, protege a los propietarios de derechos de propiedad intelectual de que otras personas reproduzcan la obra sin su permiso.

En el extremo opuesto, estaba el dominio público. Cuando hablamos de obras en las que tanto el autor como los herederos legales han desaparecido, se considera de algún modo “patrimonio de la humanidad” y su uso está al alcance de todos. Por ejemplo, los versos del Cantar del Mío Cid no pertenecen a nadie y los podemos reproducir libremente.

Sin embargo, en la actualidad existe toda una escala de grises entre ambas licencias. Son las llamadas licencias copyleft, en las que los autores y creadores deciden renunciar a una parte de los derechos que legalmente tienen sobre la obra. Como bloggers, nos interesa enormemente conocerlas a fondo, ya que existen en Internet numerosos recursos a nuestro alcance

¿Qué son las licencias Creative Commons?

Desde 2001, el proyecto Creative Commons se ha ocupado de estandarizar el sistema de licencias copyleft para que puedan ser usadas más fácilmente por creadores y autores.

Las licencias Creative Commons contemplan la posibilidad de que los autores quieran liberar uno o más de los siguientes derechos:

  • Copiar
  • Distribuir
  • Editar
  • Remezclar

De la combinación de unas y otras condiciones de uso, resultan los seis tipos de licencias CC. Estas licencias son vigentes en todo el mundo y duran tanto como los derechos de propiedad aplicables (esto lo explicamos al final del post en las Preguntas Frecuentes).

Incluimos aquí la descripción de las licencias actualizada en agosto de 2014:

1) Reconocimiento
CC BY

Esta licencia permite a otros distribuir, mezclar, ajustar y construir a partir de su obra, incluso con fines comerciales, siempre que le sea reconocida la autoría de la creación original. Esta es la licencia más servicial de las ofrecidas. Recomendada para una máxima difusión y utilización de los materiales sujetos a la licencia.

2) Reconocimiento – Sin Obra Derivada
CC BY-ND

Esta licencia permite la redistribución, comercial o no comercial, siempre y cuando la obra circule íntegra y sin cambios, dándote crédito.

3) Reconocimiento – No Comercial – Compartir Igual
CC BY-NC-SA

Esta licencia permite a otros distribuir, remezclar, retocar, y crear a partir de tu obra de modo no comercial, siempre y cuando te den crédito y licencien sus nuevas creaciones bajo las mismas condiciones.

4) Reconocimiento – Compartir Igual
CC BY – SA

Esta licencia permite a otros remezclar, retocar, y crear a partir de tu obra, incluso con fines comerciales, siempre y cuando te den crédito y licencien sus nuevas creaciones bajo las mismas condiciones. Esta licencia suele ser comparada con las licencias “copyleft” de software libre y de código abierto. Todas las nuevas obras basadas en la tuya portarán la misma licencia, así que cualesquiera obras derivadas permitirán también uso comercial. Esa es la licencia que usa Wikipedia, y se recomienda para materiales que se beneficiarían de incorporar contenido de Wikipedia y proyectos con licencias similares.

5) Reconocimiento – No Comercial
CC BY-NC-ND

Esta licencia permite a otros distribuir, remezclar, retocar, y crear a partir de tu obra de manera no comercial y, a pesar de que sus nuevas obras deben siempre mencionarte y mantenerse sin fines comerciales, no están obligados a licenciar sus obras derivadas bajo las mismas condiciones.

6) Reconocimiento – No Comercial – Sin Obra Derivada
CC BY-NC-ND

Esta licencia es la más restrictiva de las seis licencias principales, sólo permite que otros puedan descargar las obras y compartirlas con otras personas, siempre que se reconozca su autoría, pero no se pueden cambiar de ninguna manera ni se pueden utilizar comercialmente.

A estas seis licencias, habría que añadir una séptima. Creative Commons la denomina CC0 y permite a los autores renunciar a todos sus derechos y liberar la obra al dominio público.

Preguntas frecuentes sobre licencias de uso

¿Qué es una “obra derivada”?

Si editas o modificas de cualquier manera la obra original, el resultado es una obra derivada. Por ejemplo, en Superblogger utilizamos muchas imágenes CC y las modificamos con un filtro de Photoshop que da un efecto de cómic. Eso es una obra derivada.

¿Cómo sé si estoy incumpliendo la condición “no comercial”?

Si utilizas una imagen CC BY-NC en tu blog y pones publicidad, no estás incumpliendo la licencia. Sí lo estarías haciendo si usas esa misma imagen dentro de un banner publicitario o como portada de un eBook.

¿Qué significa “compartir igual”?

Por ejemplo, los artículos de Wikipedia están licenciados mediante BY-SA. Eso significa que podemos copiarlos o incluso escribir nuestros propios artículos basándonos en su contenido, pero con la condición de que la obra resultante sea distribuida bajo la misma licencia, una de similar o una compatible.

En otras palabras, puedes coger diversos textos de Wikipedia, modificarlos e incluirlos en un eBook. Pero luego ese eBook debe ser distribuido bajo licencia BY-SA: no lo puedes vender y debes permitir que otros hagan obras derivadas.

¿Las obras de autores fallecidos hace tiempo tienen derechos? ¿Cuánto tiempo ha de transcurrir desde la muerte del autor?

Este es un tema muy complicado, ya que la respuesta depende de la legislación de cada país.

  • En España, Chile y Ecuador son 70 años desde la muerte del autor.
  • En Argentina y Perú también son 70 años, pero a contar desde el 1 de enero del año siguiente a su fallecimiento.
  • En México, son 100 años tras la muerte del autor.
  • En Panamá, Uruguay y República Dominicana, son 50 años después de la muerte del autor.
  • En Venezuela son 60 años, contados a partir del 1 de enero del año siguiente a su muerte.

Por otro lado, existen obras que están sujetas a casos particulares. Por ejemplo, aunque dejemos pasar 75 años tras la muerte de Walt Disney, cualquier dibujo de su personaje Mickey Mouse es una marca registrada y por lo tanto no lo podemos utilizar sin permiso.

¿Quieres ganar un pack de imágenes CC?

Hemos recopilado un pack con más de 200 imágenes que se distribuyen con la licencia CC0. Eso significa que las puedes usar libremente en tu blog, tanto dejándolas tal y como están como modificándolas con un programa de diseño. Las imágenes están clasificadas por temas para que te sea más cómodo darles uso.

Lo único que tienes que hacer para conseguir el paquete es rellenar esta encuesta que hemos elaborado para conocer mejor a nuestros lectores.

Así que ya sabes, si quieres conseguir el pack de imágenes y de paso ayudarnos a mejorar, es tu oportunidad.

Imagen (CC) Kristina Alexanderson


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies