Teléfono: 650 30 91 26
Diseño Intuitivo
Teléfono: 650 30 91 26
07 Nov 2014
Comentarios: 0

Qué es el autoblogging y por qué debes evitarlo

“Monetización” y “blogging” son dos palabras que a menudo aparecen juntas. Poder ganarse la vida como blogger es un sueño que algunos hacen realidad. Los hay que, incluso manteniendo otro trabajo, obtienen ingresos más que decentes por esto. Sin embargo, como en todo, las opciones para “intentar” conseguirlo son diversas, y algunas más recomendables que otras. Hoy queremos hablarte del autoblogging, que para muchos paradójicamente no tiene nada que ver con el blogging en absoluto.

El autoblogging consiste en crear un blog con el único fin de atraer tráfico de forma automática. Un autoblog recoge el contenido mediante un RSS feed de otra fuente de información y la muestra en su web. El propósito es obtener tráfico de los buscadores y hacer dinero con ello.

El problema principal radica en que esta práctica no requiere producir contenido original, sino más bien generar contenido que probablemente ha sido reproducido en muchas otras páginas.

  1. El dinero no es el ‘king’: Con un autoblog rompes la primera norma del marketing de contenidos y el SEO: ‘Content is king’. A la larga, cualquier estrategia de marketing de contenidos superará con creces los resultados que puedas obtener con una estrategia de autoblogging para ganar dinero a toda costa. La razón por la que tu blog atraerá cada vez más tráfico y de forma sostenible en el tiempo es porque tienes algo que decir que interesa a la audiencia. Con el tiempo, los buscadores te considerarán una fuente relevante, te saldrán colaboradores, escribirás ebooks y serás invitado a colaborar en otros blogs o dar una conferencia. Una estrategia de marketing de contenidos bien definida es como una bola de nieve rodando colina abajo: cada vez crece más.
  2. A Google no le gustan los autoblogs: En cada nueva actualización el buscador se pone más y más estricto con el spam. Las palabras clave ya no son tan importantes para definir una búsqueda, y por tanto tampoco para posicionar tu página. La estrategia de Google en las sucesivas modificaciones del algoritmo queda clara: poder presentar más rápido el contenido de calidad que el usuario busca. Google sabe si estás robando contenido de otras webs y puede banearte la página sin contemplaciones. Más pronto que tarde pasará. Además, su programa Google Adsense no admite páginas web con contenido que no sea original.
  3. No venderás: Si realmente quieres vender algo a través de tu blog, piensa en un momento en tus hipotéticos lectores. ¿Qué posibilidades hay de que un lector caiga en tu web, que no aporta nada original, sino solo contenido enlazado, y pinche en un anuncio? Muy pocas por no decir ninguna, porque el comportamiento esperable es que tenga desconfianza. Tener contenido de calidad es esencial para que se produzca una venta. A lo mejor consigues realizar alguna de forma esporádica, pero sin regularidad tu negocio no será sostenible.
  4. Nada dura para siempre: Vale. Has encontrado un nicho. Pero, ¿por cuánto tiempo vas a poder competir por las palabras clave que has elegido para posicionar tu autoblog? Pronto llegará la competencia. Y entonces, pasarás a ser uno más, si es que Google no te ha eliminado antes. A medio o largo plazo, lo único que funciona es un blog de calidad y una buena estrategia de contenidos.
  5. No construirás tu marca ni reputación: Hoy en día, tu reputación online y marca personal es algo en lo que merece la pena invertir tiempo. Si no hoy, el día de mañana te ayudará a encontrar un empleo en mejores condiciones. Entonces, ¿de qué sirve gastar fuerzas con un autoblog? Muchos autobloggers solo miran los ingresos potenciales a corto plazo (ya hemos visto que no es tan fácil como parece), y se olvidan del coste de oportunidad de no dedicar su talento a compartir algo que les apasiona o que conocen bien.

Por si fuera poco, el software disponible resulta más que dudoso y suele generar muchas opiniones negativas por no cumplir lo que promete, sobre todo porque no es barato. Uno de los programas más establecidos, Autoblog Samurai, puede nada más y nada menos que traducir contenido original a un idioma y devolverte contenido… ¡original! Así, tal cual. Muchas páginas que ofrecen este tipo de software son lo más parecido a aquellos “vende motos” que iban de pueblo en pueblo vendiendo artefactos extraños. Con esto no queremos decir que ciertos automatismos no hagan tu vida como blogger más fácil, pero ciertamente solo es recomendable usarlos cuando sus resultados sean totalmente verificables.

Así que, si estás pensando en empezar con el blogging y por casualidad has caído en las garras del autoblogging y te ha picado la curiosidad, te recomendamos que elijas un tema que te apasione, que descubras la creatividad que llevas dentro y diseñes una buena estrategia de marketing de contenidos para llegar lejos. Muy lejos.


31 Oct 2014
Comentarios: 0

Los errores más comunes al monetizar un blog

Errores al monetizar un blog

Monetizar o no monetizar, esa es la cuestión. Lamentablemente, a veces la urgencia nos hace elegir mal, y optamos por monetizar antes de tiempo o utilizar métodos que no tienen futuro en nuestro blog. Es tentador hacer algo de dinero, especialmente si esa es condición imprescindible para seguir adelante con el proyecto.

El problema viene cuando queremos ir más rápido de lo que podemos o no planificamos bien nuestra estrategia. Nuestras acciones no arrojan los resultados esperados. Nos sentimos decepcionados y hasta probablemente seamos excesivamente duros con nosotros mismos. En realidad, puede que la solución sea bastante fácil de detectar analizando bien cada una de nuestras decisiones, en busca de algunos de los errores más frecuentes cuando se monetiza un blog.

Lo ideal, sin embargo, es que tengas en cuenta estos errores antes de comenzar:

  1. No tienes contenido suficiente: Si solo tienes unos pocos posts o vídeos porque acabas de comenzar, ni te lo plantees. Algunos bloggers se lanzan a incluir publicidad nada más abrir su blog sin pensar que esto puede afectar a su imagen y a la experiencia del usuario. Los lectores no son tontos. Si ven un blog con poco contenido y mucha publicidad cuestionarán lo que les quieres decir. Por otra parte, si tienes poco contenido es probable que aún no tengas una buena idea de tu audiencia. ¿Cuáles son los temas que más interesan? ¿Qué temas gustan menos? ¿Qué edades y ocupaciones tienen mis lectores? Estas preguntas son esenciales para que nuestra publicidad tenga valor añadido.
    Para leer más:

  2. Es muy pronto: Uno de los factores más importantes a la hora de monetizar es saber en qué fase se encuentra nuestro blog. No vale todo en cualquier momento. Para hacer algo de dinero mediante anuncios de AdWords y similares, o mediante programas de afiliación, es necesario generar bastantes visitas. Y para tener visitas hay que generar contenido que sea interesante y con cierta frecuencia. Esto es importante, porque a medio plazo la fuente principal de un blog -y la que lo hace sostenible- es el tráfico orgánico desde buscadores. Sin contenido interesante ni frecuencia, los buscadores no te darán relevancia. Y tampoco alcanzarás un número de visitas que merezca la pena.
    Para leer más:

  3. Haces autoblogging: Hay una diferencia entre bloggers de nicho por amor al arte y aquellos que lo hacen por hacer dinero a toda costa. El autoblogging consiste en crear un blog donde el contenido se recoge de forma automática de otras fuentes de información a través de un software específico. El propósito de un autoblog es generar tráfico de buscadores y obtener dinero por ello. No hay contenido original, solo información resumida y enlazada a la fuente. El autoblogging no está permitido por Google AdSense, así que si quieres monetizar de esta manera, piensa que más pronto que tarde Google cerrará tu cuenta. Los hay que se abren blogs de un tema con mucha audiencia y un ratio de pago elevado en Google Adsense, con el único fin de competir por palabras clave y atraer tráfico. El problema de estas prácticas es que el énfasis no está en el contenido sino en hacer dinero. A la larga perderás las palabras clave que hayas ganado. No es una estrategia de monetización sostenible.
    Para leer más:

  4. No innovas: Monetizar no es tan fácil y a menudo se aprende por ensayo y error. Primero hay que tener ideas y dejarse inspirar por otros blogs. Después aplicar las técnicas que nos gustan y medir su efecto. Saca conclusiones y mejora. Si monetizas mediante publicidad, juega con la localización de los anuncios, el tamaño y el contenido.
    Para leer más:

  5. No conoces a tu audiencia: Cualquier técnica de monetización parte de algo básico: el valor añadido para tu audiencia. Esto es imposible si no sabes quienes son tus lectores, un paso esencial para tu estrategia de marketing de contenidos. Para ello empezamos defiendo unos perfiles prototipo o ‘buyer personas’ en base a nuestra intuición que iremos matizando con un poco más de investigación. Al fin y al cabo, ¿cómo vamos a poner publicidad relevante en nuestra página si no sabemos los intereses de los visitantes de nuestro blog? ¿Cómo vamos a venderles un ebook o una suscripción a contenido premium?
    Para leer más:

No solo se vive de la publicidad a la hora de monetizar un blog. Hay multitud de opciones para sacar algo de rendimiento a tu esfuerzo desde el principio. Eso sí. Todas las que se nos ocurren y podemos recomendarte pasan por dedicar esfuerzos a crear contenidos de calidad. Hay quien recurre, por falta de tiempo, a publicar contenidos con enlaces pagados. Esto no es una mala opción si realmente aporta un valor añadido a la audiencia. En cambio, cuando solo lo hacemos por obtener ingresos, perdemos de vista lo esencial de cualquier estrategia de monetización: nuestros seguidores. Ese es precisamente otro de los errores fundamentales, encubrir publicidad “barata” entre nuestros contenidos con el consiguiente riesgo de perder tráfico y a la larga poner en peligro nuestro objetivo de rentabilizar el blog.


27 Oct 2014
Comentarios: 8

5 consejos para superbloggers que quieren escribir más rápido

A veces el blogging es un quiero y no puedo. Queremos escribir, nos gusta el tema de nuestro blog, pero no somos todo lo productivos que quisiéramos. Puede ser el trabajo, la familia u otros proyectos que nos rondan la mente. Es igual. La consecuencia es una gran frustración y sensación de que no servimos para esto. La solución es… escribir más rápido.

Parece obvio que cuando uno escribe, solo se debería preocupar de escribir. La realidad es que no es así. Tenemos multitud de distracciones que hacen que necesitemos horas para terminar un post de 700 palabras de un tema que encima nos gusta. No solo no encontramos tiempo, sino que lo queremos encontrar a toda costa, casi de forma obsesiva, sin tener en cuenta que eso puede ir en nuestra contra. Y para colmo, nos centramos tanto en el mero hecho de escribir que olvidamos que en la escritura de un artículo no todo es escribir, sino que hay otras tareas igual de importantes que conviene no mezclar y a las que hay que prestar la debida atención.

Escribe posts memorables a la velocidad del rayo

El objetivo es escribir más rápido, sí, pero también sin que eso afecte a la calidad de nuestros contenidos. De esta forma tendremos más tiempo para otras cosas con la tranquilidad de que nuestro blog marcha.

  1. Respeta las fases: Escribir consta de tres fases (la escritura del texto, la edición y la corrección final). A menudo combinamos todas las fases en una. Corregimos mientras editamos, y editamos mientras escribimos. Esto es una receta para el desastre. Karol K., bloguera y emprendedora de NewInternetOrder, justifica esto en que la disposición mental que requieren cada una de estas etapas es diferente. Para escribir necesitamos un 80% creatividad y un 20% de habilidad como “arquitecto”. En cambio, cuando editamos somos lo contrario, un 80% arquitecto y un 20% escritor creativo. Al hacer todo a la vez, forzamos a nuestra mente a dar bandazos de un estado a otro. ¿Adivinas la consecuencia? Sí, que no logramos hacer bien ninguna de las dos cosas. Por esta razón, es importante que escribamos primero priorizando nuestras ideas y con cierta flexibilidad. Ya habrá tiempo de darles forma. A continuación editaremos. Y, por último, corregiremos.
  2. Haz los deberes antes: Siempre he pensado que un viaje comienza mucho antes de montarse en el avión, tren o coche. Uno prepara mente y cuerpo antes de salir bien investigando, planeando cosas que quiere ver o leyendo. Con la escritura pasa lo mismo. No hay nada peor que sentarse frente al ordenador y no saber de qué escribir. Probablemente daremos rodeos mientras miramos la caja de texto vacía, y al cabo del tiempo, o bien empezaremos con unas líneas desastrosas o nos daremos por vencidos con la excusa de que “no estás inspirado”. Perdona que utilice más metáforas. El agricultor no se pone a cosechar sin haber cultivado antes. Pues esto es igual. En el fondo lo que pasa es que no has preparado tu mente. Hemingway terminaba el día empezando el capítulo siguiente, así evitaba ese bloqueo mental cada mañana. Sea cual sea tu método. Los buenos bloggers se mantienen activos constantemente, escriban o no. Buscan nuevos temas, los guardan y regresan a ellos más tarde. Por eso te recomendamos mantener un repositorio de ideas para futuros contenidos. Mantener un calendario de contenidos también te ayudará a organizarte y no escribir sobre temas que ya has tratado recientemente o a saber cuándo puedes reciclar algunos artículos viejos.
  3. Aprovecha la inercia al escribir: Como hemos visto, ponernos a escribir requiere una gran preparación. ¿Por qué no sacar más rendimiento a ese esfuerzo previo? Hemos buscado un tema, le hemos dado contenido y hemos hecho un artículo. Bravo. Pero es mejorable. Ese tema seguro que estaba relacionado con otros. Es importante escribir en bloques. Si quieres hacer un tema sobre el proceso de creatividad, aprovecha y piensa en otros subtemas. Escribir requiere una serie de tareas rutinarias como la búsqueda de ilustraciones. Intenta hacer todos esos pasos repetitivos pero necesarios para varios artículos de una vez.
  4. Conoce tus ritmos: Los hay alondras y los hay búhos. Hay quien es productivo poco después de levantarse mientras que otros empiezan a inspirarse al final de la jornada laboral. ¿Conoces tu propia curva de productividad? La cronobiología se dedica a estudiar cómo nos afecta nuestro reloj interno. En vez de enfrentarnos a él, es mejor centrar los esfuerzos en hacer un hueco en aquellas horas en que nos encontramos más lúcidos. Llámalo “el hueco sagrado en el que nadie puede osar molestarme”. Y escribe con desenfreno siguiendo las pautas anteriores. Recuerda, al escribir escucha tu reloj interno.
  5. Escribe con tiempo: No se trata de empezar a escribir un post un mes antes de publicarlo. De hecho, esta puede ser otra receta para el desastre. Cierta tensión es un ingrediente esencial para tener buenas ideas. Lo que debemos evitar es escribir un post y publicarlo inmediatamente después. Conviene dejar reposar lo escrito y volver sobre el borrador un día después. Así tu mente estará más descansada y fresca para encontrar los puntos débiles del texto y mejorarlos.

Todos estos consejos te ayudarán a escribir más rápido. Si los sigues al pie de la letra, puedes comprobar los resultados poniendo un cronómetro en la mesa (y olvidándote de él). Pero no menos importante es que lo que escribamos sea abarcable. A veces queremos hacer posts demasiado complicados. La medida en un blog de cocina sería una receta o un reportaje sobre ingredientes para postres sin gluten, por ejemplo. Encuentra la dosis perfecta para tu blog, aplícala cuando mejor te venga a ti y siempre, siempre, siguiendo los pasos recomendados.


22 Oct 2014
Comentarios: 7

Los 10 elementos que toda ‘landing page’ debe tener

Los 10 elementos que toda 'landing page' debe tener

Aunque generar tráfico hacia nuestra página es importante, no podemos desatender las conversiones. Piensa por un momento: de los visitantes que llegan a tu sitio web, ¿qué porcentaje de ellos realizan las acciones que te interesan (comprar tu producto, darse de alta, etc.). Tan importante como atraerlos es retenerlos, y un negocio online no es muy distinto de una tienda física: los que te dan de comer son los clientes que compran, no los que solo entran y miran.

La creación y optimización de ‘landing pages’ es una de las claves para hacer que el porcentaje de visitantes que se convierten en clientes crezca. En realidad, todos los esfuerzos que hagamos para atraer tráfico con técnicas de ‘inbound marketing’ dependen en última instancia de factores externos, ya que no controlamos Google o las redes sociales.

Sin embargo, la conversión sí es un territorio en el que tenemos control total: qué decimos en nuestra página web y cómo lo decimos depende tan solo de nosotros mismos.

Bryan Eisenberg, consultor experto en optimización de ‘landing pages’ y autor de libros como Persuasive Online Copywriting o Call to Action identificó 10 elementos que toda ‘landing page’ debe tener, y que hoy compartimos con vosotros en este artículo.

1) Logo

¿Quién eres? Es la primera pregunta que debes contestar en la mente del visitante. La forma más intuitiva de hacerlo es el logotipo de tu marca. Si te conocen, sabrán que están en el lugar adecuado. Si no, al menos sabrán con quién están interactuando. ¿Le comprarías algo al primero que llamara a tu puerta sin presentarse siquiera?

2) Titular

El segundo elemento es un titular fuerte y sólido. ¿Por qué estás en este negocio?, ¿por qué eres importante para el cliente?, ¿qué te diferencia de tus competidores?. El titular debe contener lo que en marketing se denomina “premisa” o “propuesta de valor”: una afirmación simple o un punto de vista especial pensado para persuadir al visitante de que te necesita a ti. A ti y a nadie más.

En otras palabras, la premisa debe contestar en la mente del visitante la siguiente pregunta: ¿cómo sé que eres la mejor elección de entre todos esos competidores que hay ahí afuera?

3) Reforzar el gancho

Digamos que el gancho es la razón por la que los visitantes llegaron a la ‘landing page’: ¿les ofreciste un descuento?, ¿son clientes asiduos?, ¿son clientes nuevos?

Uno de los aspectos que debe cumplir todo el texto de la ‘landing page’ es la relevancia: el visitante ha de percibir que el mensaje encaja 100% con su situación particular, con sus necesidades. De ese modo lograremos que se identifique con lo que le estamos ofreciendo y le entren ganas de comprarlo o contratarlo.

Y si tienes diferentes usuarios con diferentes contextos y necesidades, entonces deberías tener diferentes ‘landing pages’ para cada uno de ellos.

Reforzar el gancho es repetir de forma consistente lo que hizo que pincharan en el enlace que les trajo hasta aquí. A fin de cuentas, les estás llevando de la mano por un camino de clics que conduce a la meta final.

4) La oferta

Persuadir en realidad se reduce a encontrar una necesidad y satisfacerla. Así que investiga a tu público, avergigua qué es lo que les inquieta y ofréceselo en bandeja. ¡Y asegúrate de que el visitante de tu ‘landing page’ sepa lo que es en menos de 5 segundos.

5) El texto principal

Las redes sociales y la navegación en Internet han reducido las cuotas de atención del público a mínimos históricos. Debemos tener en cuenta que lo más probable es que nuestros visitantes tengan prisa, o nos lean a medias, o les interrumpan mientras están viendo nuestra web. O una mezcla de todas las anteriores.

Por eso, debes ser muy consciente de que muchos usuarios ignorarán los textos largos. Has de poner la cantidad de texto que necesites para poder explicar tu mensaje con claridad, sin poner ni una palabra de más. Si de todas formas el texto resultante es largo, aquí tienes algunas ideas:

  • Utiliza ladillos (subtítulos dentro del texto)
  • Utiliza listas con ‘bullets’, ya que son fácilmente escaneables
  • Separa el contenido en párrafos cortos, de no más de un tweet de extensión (140 caracteres). De ese modo te asegurarás de que se leen y comprenden rápido.

6) Imágenes y gráficos

Eisenberg señala que las imágenes son tremendamente importantes, sobre todo si estás vendiendo algo complejo. En el caso de software y apps, es absolutamente imprescindible que acompañes la ‘landing page’ con capturas de pantalla. El cliente quiere ver lo que compra.

Una técnica interesante es emplear imágenes y textos que de primeras son ligeramente incongruentes, pero cuya conexión se explica en el texto principal. De ese modo despertamos la curiosidad del usuario y conseguimos engancharle, una estrategia básica en la creación de titulares e intros impactantes.

7) La llamada a la acción (‘call-to-action’)

Vale, ya has enganchado al usuario. Confía en ti, le gusta lo que le ofreces y quiere seguir adelante. ¿Te has asegurado de que en la página está totalmente claro cuál es el siguiente paso?

Hay tres tipos de ‘call-to-action’: botones, enlaces y formularios. Para que sean efectivos, tienen que ser visibles, y ser totalmente reconocibles como tales incluso aunque no leamos el texto.

Es decir, si me están vendiendo algo y en la parte inferior hay un botón grande y verde que dice “comprar” incluso el visitante más distraído sabrá que quieres que lo pulse. No te olvides de reforzar la oferta en tu ‘call-to-action’, o en algún punto muy cercano a él. De ese modo les recordamos por qué están aquí y por qué les interesamos en primer lugar, y por tanto incrementamos nuestras posibilidades de que lo pulsen.

8) Testimonios

La función principal de la ‘landing page’ es persuadir. Y la persuasión, en marketing, se alimenta de confianza. Necesitas transmitir seguridad a tus usuarios para que no les quepa la menor duda de que lo que les estás ofreciendo es verdad.

La manera más potente de conseguir despertar la confianza es con testimonios reales de clientes. Advertencia: si añades fotos, no las saques de repositorios de stock porque tus usuarios percibirán que son artificiales. Si no tienes fotos, es mucho mejor que pongas siluetas negras antes que una foto de stock.

9) Sellos de confianza

¿Dispones de certificados de calidad?, ¿certificaciones del sector?, ¿eres proveedor oficial de lo que estás vendiendo? Añádelo a tu ‘landing page’, pues con estos elementos también estarás avivando la confianza del usuario e incrementando tus posibilidades.

10) El pie

Muchas webs se olvidan de cuidar el pie de página, especialmente en las ‘landing page’, y es un elemento clave para ofrecer datos de contacto. Si indicas una dirección física y un teléfono,estás lanzando alto y claro el mensaje de que eres real, de que se te puede encontrar y pedir explicaciones si algo sale mal. Más confianza, más persuasión.

 

Hasta aquí los 10 elementos básicos de una ‘landing page’. ¿Son todos imprescindibles? Ni mucho menos, pero son elementos esenciales que contribuyen significativamente a las conversiones, por lo que lo más recomendable es que eches un vistazo a esta lista y decidas cuáles usas y cuáles dejas fuera. Siempre teniendo en cuenta tu objetivo y las necesidades de tu público.


11 Oct 2014
Comentarios: 3

7 fórmulas para escribir titulares que siempre funcionan

A todos nos ha pasado: estás echando un vistazo a las redes sociales o a tu lector de feeds de forma distraída con intención de cortar en breve, pero entonces lees un titular prometedor. O un titular intrigante. O un titular que te provoca alguna reacción emocional: indignación, preocupación, ternura… Y no te puedes resistir, de forma que a pesar de la falta de tiempo, lo lees. “Solo un artículo más”, piensas. Y haces clic.

He aquí un dato interesante: en promedio, 8 de cada 10 personas leen un titular. Sin embargo, solamente 2 de cada 10 leerán algo más. Así que redactar titulares rompedores es una cuestión de primera necesidad.

¿Y cuál es el gran secreto de los titulares magnéticos? No existe una fórmula mágica, pero si analizamos cuidadosamente los artículos que más se comparten podemos detectar algunos patrones comunes.

Y si comprendemos por qué esos patrones funcionan, podremos incorporar esas estrategias a nuestro propio blog. Con eso, y con mucha práctica, podemos convertirnos en grandes redactores de titulares.

1) Listas

Hace unos meses, entrevistamos a un blogger que, sin pelos en la lengua, nos decía que a su modo de ver este tipo de post eran “una paletada”. Lo cierto es que a estas alturas las listas las tenemos más vistas que el tebeo y muchos las consideran un recurso poco original.

Pero caray, es que funcionan.

En un análisis realizado recientemente por BuzzSumo en 100 millones de artículos que habían sido compartidos más de 500 veces en redes sociales, examinaron el tipo de titular. Las infografías se llevaban el primer puesto, con casi 15.000 artículos, pero es que más de 10.000 de ellos eran listas.

Existen unas cuantas buenas razones por las que los post de listas funcionan condenadamente bien. Y las vamos a enumerar con una lista 🙂

  • La información aparece ordenada de forma coherente. Es menos probable que haya bloques enormes de texto y por tanto son muy fáciles de leer.
  • Es más fácil retomar la lectura si nos interrumpen.
  • Es más fácil incluir una imagen por apartado. Y las imágenes son un gancho excepcional para retener la atención.

2) Preguntas indirectas

Nos referimos a esos post cuyo título empieza con un “Por qué…”, “Qué…” y sobre todo, “Cómo…” A estos últimos se les suele conocer también por su denominación anglosajona, “How To”.

La razón por la que este tipo de titulares funciona es que el beneficio de leer el artículo es evidente desde que lees el título: el texto contestará la pregunta. Si el lector ya se había planteado esa misma cuestión con anterioridad o simplemente no sabe responderla pero el tema le interesa, hay muchas posibilidades de que siga leyendo.

Volviendo al estudio de BuzzSumo que mencionábamos antes, el porcentaje de artículos analizados que contenían la palabra “cómo” era del 30%.

Y no hace falta irse tan lejos. Ayer mismo entre las noticias destacadas de Menéame podíamos encontrar titulares como “Cómo de rápido se propaga el ébola comparado con otras enfermedades”, “¿Qué contenido viraliza mejor?” o “Por qué el PP nunca tiene la culpa”.

3) El secreto de…

Este también se usa bastante, pero es porque funciona. La idea del post es compartir un conocimiento personal, y el título debe reflejar cuál es el beneficio concreto para el lector.

  • El secreto de Finlandia para ser el país nº1 en educación (gratuita) de Europa
  • El secreto de un chico de 8 años que logra ganar un millón al año en Youtube
  • ¿Quiere triunfar en Twitter? Descubra el secreto de los “4 momentos”

4) El método infalible

Partimos de las necesidades e inquietudes de la audiencia, y creamos un titular que responda a ellas. El titular, como en el caso anterior, debe exponer claramente el beneficio que les va a reportar a los lectores invertir su tiempo en el post.

  • El método infalible para combatir el estrés
  • Método infalible para dormir bebés
  • Método infalible para ganar seguidores en Facebook sin gastar un euro

En otras versiones se emplea la provocación, es decir, anunciar el método infalible para hacer exactamente lo contrario a lo que tus lectores desean:

  • Método infalible para no llegar nunca a ser feliz
  • El método infalible para no meter gol
  • El método infalible para perder una discusión

Otra variante consiste en mencionar un nombre propio que redoble la fuerza del titular aportando el argumento de autoridad:

  • El Corte Inglés y su metodo infalible de vender pijamas
  • Matemáticos descubren un sistema para ganar en la ruleta de los casinos

5) Haz algo como un auténtico…

Siguiendo en la línea de los argumentos de autoridad, en esta fórmula tomamos una actividad o habilidad y la equiparamos a un modelo a seguir. En este caso, el beneficio está identificado con el personaje que mencionamos. Por supuesto, ese personaje ha de ser el paradigma de su categoría.

  • Juega al basket como Pau Gasol
  • Libera tu creatividad como Leonardo Da Vinci

6) Lo que todo el mundo debería saber sobre…

En este tipo de titular tratamos de despertar la curiosidad del lector, de forma que para él sea casi un reto seguir adelante y comprobar si se está perdiendo algo. Se puede usar la misma estrategia expresándolo de formas distintas:

  • Lo que todo el mundo debería saber sobre la subida del IVA
  • Lo que todo el mundo debería saber sobre los negocios rentables en Internet
  • Cosas que debes saber para quedar como una persona culta

Existe otra variante que es “todo lo que debes saber”:

  • Todo lo que debes saber para evitar que acosen a tus hijos en Internet

Por supuesto, este tipo de titular también es combinable con la fórmula de las listas, de forma que podemos utilizar el reclamo del “lo que todo el mundo debería saber”

  • 15 cosas que debes saber sobre tu salud. ¡Toma nota!
  • ¿Qué quiere un hombre en la cama? 10 cosas que debes saber para complacerlo al 100%
  • Las 3 cosas que debes saber sobre la última versión de WhatsApp
  • 11 cosas que deberías saber antes de ponerte a dieta

7) ¿Reconoces los [número] signos prematuros de…

Si nos ponemos estrictos, este titular es también una lista, pero viene introducido mediante una estructura mucho más persuasiva que el típico artículo de “top 10”. A la gente le gusta evitar los problemas, y este título lo que promete son pequeños consejos para detectarlos y evitarlos antes de que sea demasiado tarde.

Imagen | Sandra Fauconnier


30 Sep 2014
Comentarios: 1

Y tú, ¿qué tipo de blogger eres?

El año 1994 es la fecha en que surgió el primer blog moderno, un hito que se le reconoce a Justin Hall, por aquel entonces estudiante en Swarthmore College. Después de dos décadas, si pudiéramos mirar atrás, veríamos una explosión de vida blogger espectacular. Una diversificación de temáticas y canales que hacen de este rincón de Internet uno de los campos más prometedores para los próximos años.

Algunos llegaron a esto por un hobby que querían compartir con otras personas. Los hay que vieron el atractivo de un blog dentro de su círculo familiar, como sucedió en los inicios del blog gastronómico Webos fritos. Otros lo hicieron por cuestiones profesionales, para sacar partido a sus conocimientos en algún área en concreto, al estilo de los gurús. Y, por último, algunos cayeron en esto como parte del blog corporativo de una empresa.

Hoy, 20 años después, queríamos rendir un pequeño homenaje a los bloggers con un post simpático. Seas el tipo de blogger que seas, a todos nos une la búsqueda de nuestros objetivos. ¿Quieres una vía de escape después de tu trabajo? ¿Quieres sacar un dinerillo a tu proyecto? ¿Quieres potenciar una cierta imagen de marca de tu empresa? Tal vez tengamos motivos diferentes. No importa. Lo relevante es hacer lo que uno hace con pasión y calidad.

¿Y tú, con qué blogger te identificas?

  • El que comparte pasiones: Los hay de muchas formas. Pueden ser cocineros, magos, expertos en maquillaje, apasionados del motor. Lo que les une es tener una pasión, y destacan por su destreza al llevarla a cabo o por sus conocimientos sobre un tema en particular.
  • El oportunista o SEOblogger: Lo suyo son los nichos y sacar partido al SEO hasta la última gota. Crea nuevos blogs al ritmo al que se cambia de camiseta. Es una especie de ‘blogger veleta’. Allí donde sopla el viento va él y pone una bandera. No le digas que el SEO ha muerto si quieres seguir viviendo.
  • El gurú: Su blog es su nombre. Su nombre es su blog. Qué más da. Forman una unión indivisible. Son gurús porque ellos lo valen. Son como el faro que guía los barcos. Saben tanto de lo suyo que automáticamente los periodistas acuden a ellos para que les “solucionen” la vida. Suelen dejarse caer por conferencias y ocasionalmente en debates de televisión. Desde luego que se han montado bien el chiringuito.
  • El ‘vendemotos’: Con cariño. Su copy le delata. Es la versión digital del charlatán que no para de hablar o la versión sofisticada, si se quiere, del vendedor de batidoras que iba a nuestras casas. Sabrás que es él porque  escribe largas parrafadas con muchos subtítulos y casi siempre empiezan a hablar en pasado.
  • El corporativo: Si esto fuera una guerra, lo definiríamos como el blogger “empotrado”. Trabaja en una empresa y lleva el blog, ese espacio que los propios empleados nunca leen. En realidad este blogger puede ser de naturaleza muy variada. Así que no nos ensañaremos con él… Si tiene la suerte de caer en una empresa que da prioridad al blog, puede ser una persona muy activa, creativa y con cierta ambición. Por el contrario, en compañías para las que un blog no es más que “algo que hay que tener”… dejémoslo ahí :).
  • El romántico: Este es de toda la vida. El de las bitácoras de hace dos décadas. Cual navegante en medio del océano escribe pensamientos en su blog que lanza a la blogosfera en busca de alguien que los encuentre. ¿Monetización? ¿Qué? Ni entiende ni quiere entender. El ‘bitácorablogger’ hace esto por aspiraciones superiores.
  • El freelancer: Es el blogger de oficio por excelencia. Con el tiempo ha desarrollado la habilidad de estar en todos los blogs al mismo tiempo. Escribe de cualquier tema que le propongas. Sabrás quién es porque su ‘author rank’ está por las nubes.
  • El troll: Su pasión es provocar. No hay nada peor para un troll que pasar desapercibido. La indeferencia es a un blogger troll como la criptonita a Superman. Vive por y para crear conflicto. Tiene argumentos contrarios para todo y disfruta sembrando discordia en el blog propio, el de otros, en chats o foros. No es que sea malo, es que no lo puede evitar.
Cargando encuesta. Si no se muestra, puedes verla en: http://www.quoners.com/debate/y-tu-con-que-blogger-te-identificas




Cuéntanos en los comentarios con cuál te identificas y comparte tu blog con el mundo para celebrar dos décadas de blogging 🙂


29 Sep 2014
Comentarios: 4

Escribir de pie: Hemingway ya lo hacía

“Se ponía de pie con sus grandes mocasines de piel gastada, con la máquina de escribir y el atril a la altura del pecho… tan solo se movía para cambiar el peso de un pie a otro”

Así describía George Plimpton las costumbres de Ernest Hemingway, el célebre autor de ¿Por quién doblan las campanas?. Se levantaba cada día al amanecer, se calzaba sus mocasines y se ponía a teclear.

No es el único escritor del que se sabe que prefería trabajar de pie. Vladimir Nabokov también lo hacía, según afirmó él mismo en una exclusiva entrevista en la televisión francesa con Bernard Pivot: “Me levanto entre las seis y las siete, y escribo con un lápiz bien afilado, de pie, ante el atril, hasta las nueve.”

También Lewis Carrol, que en sus últimos años sufría de jaquecas, epilepsia y tenía una rodilla mala, siguió hasta el final con su costumbre de permanecer de pie mientras escribía. Otros célebres autores que escribían de pie son Thomas Wolfe y Philip Roth.

¿Por qué lo hacían?

Estudios recientes demuestran que permanecer de pie nos mantiene cognitivamente más concentrados, evitando la relajación excesiva y el adormecimiento. Permanecer sentado es una postura recesiva, pasiva, de recibir. En cambio, estar de pie es una postura activa, que invita a hacer cosas. Todo el cuerpo está alerta, mejorando nuestro rendimiento mental.

De todos modos, si no lo haces por productividad, hazlo por tu salud. Ya es indiscutible que pasar la mayor parte del día sentado incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer de colon, degeneración muscular y problemas de circulación. Un estudio reciente publicado en la revista Medicine & Science in Sports & Exercise afirmaba que las personas que permanecen sentadas durante la mayor parte del día tienen un 54% más de probabilidades de morir de un ataque al corazón.

¿Qué pasa en nuestro cuerpo cuando nos sentamos? La actividad eléctrica de los músculos de nuestras piernas se detiene, se ralentiza la quema de calorías y las enzimas encargadas de quemar grasa disminuyen su actividad. Tras dos horas sentados, el colesterol bueno desciende un 20%. Y tras 24h sentado, la insulina comienza a perder efectividad, incrementando el riesgo de diabetes.

Además, si no tenemos una buena higiene postural, estamos haciendo sufrir nuestra espalda y cuello. La forma correcta de sentarnos sería mantener los hombros relajados, los brazos pegados al cuerpo, los codos en un ángulo de 90º, los pies apoyados en el suelo y la parte baja de la espalda sobre el respaldo. Si se trabaja con ratón, debemos asegurarnos de que el antebrazo derecho esté apoyado en la mesa, mientras que si se trabaja con teclado, debemos mantener también ambos codos apoyados. Si nuestra espalda forma un ángulo de 135º con respecto al asiento (inclinado hacia atrás), mucho mejor porque castigaremos menos las lumbares.

¿Y cuál es la alternativa?

En los últimos años lo que los expertos recomiendan es cambiar por completo nuestros hábitos frente al escritorio y trabajar algunas horas de pie. De ese modo, combatimos el sedentarismo obligando a nuestro cuerpo a hacer un poco más de esfuerzo: al estar erguidos, nuestros músculos precisan más oxígeno, por lo que el ritmo cardíaco y la circulación sanguínea aumentan.

Se han empezado a comercializar escritorios con estructuras convertibles que permiten regular fácilmente la altura de la superficie de trabajo. Según los expertos, los momentos más adecuados para trabajar de pie son nada más iniciar la jornada laboral, justo antes de terminarla y después de comer. Y si quieres rizar el rizo, prueba estos ejercicios de oficina.

Imagen | Obra derivada de una foto (CC) Logan Ingalls


23 Sep 2014
Comentarios: 2

Qué es ‘Kaizen’ y cómo te ayudará a ser mejor blogger

El blogger, como todo, es una actividad que necesariamente mejora con la práctica. Ganamos experiencia, soltura con los contenidos y conocimiento de nuestra audiencia… Aún así, ese blogger perfecto que nos gustaría ser no existe… Es un espejismo. En realidad, el buen blogger se hace con el tiempo y el esfuerzo, no de la noche a la mañana. La palabra japonesa ‘Kaizen’, que significa “buen cambio”, ha sido adaptada de forma peculiar al inglés para referirse a una teoría del cambio gradual, en pequeños incrementos y siempre constante. Como bloggers necesitamos hacer nuestro este concepto de cambio constante. Solo así haremos mejor lo que hacemos cada día y evitaremos caer en la frustración cuando las cosas no salen como queremos.

Cambiar de golpe es difícil. Pero eso no nos interesa. Es más efectivo realizar pequeños cambios del 1% cada día. Por eso cada día nos podemos preguntar al levantarnos: ¿cuál es el cambio del 1% que voy a hacer hoy? Da igual el tipo de blogger que seas y los motivos que te han llevado a esto. Te sorprenderás de lo que puedes llegar a hacer identificando pequeñas metas.

¿Pero por qué es mejor el cambio gradual?

¿Alguna vez has intentado adelgazar y no lo has conseguido? ¿Alguna vez te has hecho una promesa con el nuevo año para darte cuenta días después de que no ibas a poder hacerlo?

Solemos pensar que tenemos una única personalidad. Error. En realidad tenemos muchas personalidades. Muchas expresiones de nuestro ‘yo’. Esto no es necesariamente malo, simplemente somos así.  Estos ‘yoes’ no se expresan todos a la vez, sino que se van alternando según las circunstancias emocionales internas y externas. Cuando nos comprometemos a cambiar solemos hacerlo mientras se expresa uno de nuestros ‘yoes’ en concreto. Es decir, nuestro ‘yo’ saludable, enérgico y disciplinado nos dice que vamos a conseguir adelgazar sí o sí. Pero unos días después, tras haber recibido una mala noticia, nuestro ‘yo’ pesimista y desordenado toma el relevo y nos pide que nos tomemos una pizza para llorar las penas.

Esta es la razón por la que nuestras promesas a medio o largo plazo son tan difíciles de cumplir. La clave es marcarse metas más realistas que tengan en cuenta nuestra naturaleza cambiante y el ‘yo’ que se exprese en cada momento. A nuestro cerebro no le gusta realizar grandes esfuerzos sin tener una recompensa inmediatamente. Por eso vamos a engañarle poniendo objetivos fáciles de cumplir y felicitándonos por ello.

Prácticas que te harán mejor blogger

A continuación te sugerimos 10 pequeñas mejoras que puedes integrar en un actividad diaria al frente de tu blog:

  1. Utiliza un calendario de contenidos: Uno de los principales problemas de todo blogger es mantener la misma intensidad a lo largo del tiempo. Hay periodos en los que nuestra concentración y creatividad bajan, y no podemos permitirnos que una enfermedad o problema emocional echen al traste el proyecto que con tanto esfuerzo hemos construido. Un calendario te permite planificar la publicación de contenidos con antelación, introduciéndote en una dinámica de trabajo en la que tu estado físico y mental en un día en concreto no es tan relevante. Además, con un calendario evitarás repetir artículos y podrás, de un vistazo, tener ideas nuevas sobre posts que ya has hecho. Por ejemplo, si en su día hiciste una receta con texto para tu blog gastronómico que tuvo mucho éxito, ¿por qué no hacer un vídeo ahora?
  2. Pregunta a tus lectores: Como bloggers a veces nos olvidamos de quién está al otro lado. Es fácil caer en el efecto “visión de túnel” cuando compatibilizamos el blogging con nuestra ocupación profesional. Conocer quiénes nos leen, qué les gusta y qué no es esencial para conseguir nuestros objetivos (sean los que sean). Puedes empezar por identificar los perfiles de tus lectores o ‘buyer personas’ y después organizar algún cara a cara con ellos o, si tienes menos tiempo, una encuesta para que te den su opinión.
  3. Presta atención a los síntomas de agotamiento de tu blog: Los blogs son como seres vivos. Cuando nacen necesitan un buen empujón para salir adelante, y solo se “independizan” en la madurez. Aún así no podemos dejarlos solos porque, como todo, envejecen a las primeras de cambio. Podemos saber que nuestro blog está entrando en fase terminal de varias formas: hace tiempo que no publicábamos nada y escribimos el típico post de “he vuelto”, sufres bloqueos mentales, te has hartado de tu blog, tienes muchos comentarios sin moderar o hay demasiados enlaces rotos en tus artículos.
  4. ‘Be legal my friend’: Muchos se olvidan de prestar atención a los aspectos legales del blogging hasta que es muy tarde. Ese momento en que tienes que hacer una multa mucho mayor a lo que has ganado en toda la vida de tu blog es en el que te acuerdas de que deberías haber hecho los deberes mucho antes. No te vuelvas loco con la ley. Esto es todo lo que tienes que saber por el momento.
  5. Actualiza tus redes sociales con frecuencia: Cuánta frecuencia es una cuestión que ya hemos tratado, y que no es fácil de resolver. Aún así, los buscadores miran las denominadas señales sociales para determinar la relevancia de tu web. Tampoco hay que volverse loco y publicar constantemente, pisando nuestras publicaciones previas sin dejar que lleguen a su “madurez”.
  6. Multiplica el contenido de tu blog: Es posible hacerlo sin dejarte la vida en ello. Los peores enemigos a la hora de incrementar el ritmo de publicaciones suelen ser la falta de creatividad y la carga de trabajo. La primera se soluciona de varias formas. En general, realizando actividades que ponen nuestra mente a trabajar sobre nuevas ideas, bien curando contenidos, utilizando herramientas para investigar tendencias o preguntándonos cómo “darle una vuelta a los contenidos” que ya hemos publicado. Para aliviar nuestra carga de trabajo podemos conseguir colaboradores.
  7. Gamifica tus contenidos: La cuenta pendiente de todo blog, sobre todo en los inicios, es la capacidad de enganchar a los lectores. Puedes dar más atractivo a tu blog aplicando algunas técnicas que utilizan los videojuegos. Recompensas, concursos, encuestas, participación de tus fans en el diseño y los contenidos… ¿y tú cuáles utilizas?
  8. Diseña una estrategia de monetización con sentido: ¿Eres de los que apenas llega a las 1.000 visitas mensuales y ya quiere vender espacio para anuncios en su blog? Si tu objetivo es sacar algo de dinero a tu actividad como blogger, es importante que seas realista y te marques unas metas adecuadas para cada etapa. No tiene sentido meterse en programas de afiliación si casi no tenemos tráfico, pero sí podemos empezar por opciones como la venta de ebooks, ofreciendo contenido premium o servicios de consultoría.
  9. No esperes a que la creatividad te encuentre: Vete a buscarla. Los momentos “eureka” no llegan porque sí. Lo de la manzana de Newton es un mito. Sigue estos pasos como parte de un proceso creativo y te sorprenderás de las ideas que puedes tener.
  10. Di no a los enemigos de la productividad: Ese momento en que dices “ahora lo miro” o ese otro en que te pones a hacer dos cosas a la vez y no haces ninguna… Si modificas alguna que otra mala costumbre, serás más productivo a la hora de crear contenidos y tu blog no se convertirá en una pesada carga sino en un proyecto ilusionante. Los factores que te hacen ser improductivo pueden ser internos (bloqueo mental) o externos (un espacio de trabajo demasiado desordenado).

La filosofía de cambio ‘Kaizen’ es utilizada por muchas empresas para seguir siendo competitivas. En general, toda compañía que ha sufrido una transformación ha tenido que aplicar sus principios de forma más o menos consciente. Para ganar familiaridad con ello, te recomendamos analizar el caso de estudio de una empresa que te interese y detectar cuáles son esos cambios graduales aplicados en el tiempo.


19 Sep 2014
Comentarios: 1

Libro de estilo: para qué sirve y por qué es bueno para tu blog

Uno de los aspectos más interesantes de la redacción es que una misma palabra puede estar bien escrita de formas diferentes. Podemos tener una predilección especial por decir Nueva York en lugar de New York y ambas son perfectamente correctas.

Del mismo modo, podemos emplear “quizá” o “quizás” sin temor a estar cometiendo una incorrección con ninguna de las dos. Lo mismo ocurre con “mayonesa” y “mahonesa”. Es una cuestión personal, una elección libre.

A esto lo llamamos estilo.

Sin embargo, precisamente por tratarse de elecciones que hacemos a la hora de escribir, lo que no es correcto es cambiarlas. En una publicación con cierta calidad, se espera que el autor o autores sean coherentes consigo mismos ya que se da por hecho que detrás de esas decisiones existe un criterio.

Y son muchas decisiones. Desde el uso de comillas, mayúsculas o cursivas, la numeración, títulos de obras artísticas o hasta unidades de medida… hay multitud de cuestiones lingüísticas que pueden ofrecer dudas. Recordarlas puede resultar difícil después de un tiempo, y sobre todo si tenemos un blog colectivo, será necesario dejar constancia de estas preferencias en algún documento que todos los colaboradores puedan consultar.

En los grandes medios, para documentar esto existe lo que se denomina “libro de estilo”, un pequeño manual donde quedan recogidas esas preferencias y la razón. También existen este tipo de guías en otros entornos académicos como la medicina, la abogacía o la industria. El proyecto Wikipedia, por ejemplo, cuenta con un completo manual de estilo que describe de forma exhaustiva normas ortográficas y normas generales de estilo.

A la hora de establecer unas líneas editoriales en tu blog, puedes adoptar directamente cualquiera de estos manuales de estilo, pero como en todo, lo mejor es que confecciones el tuyo propio.

Si en tu blog estáis organizados de forma jerárquica, en estas decisiones el editor de contenidos o redactor jefe tiene voto de calidad. Si no, se pueden ir consensuando a medida que surja la oportunidad, y después dejar constancia de ello en el libro de estilo.

Si vas a empezar de cero, aquí tienes algunas sugerencias para elaborar tu propio libro de estilo:

  • Nombres de lugares. ¿Utilizaremos el nombre en el idioma de origen o la versión castellanizada? Ejemplos: Nueva York – New York, Londres – London, Pekín – Beijing.
  • Comillas. ¿Qué signo vais a utilizar para entrecomillar frases? En castellano lo más correcto es emplear las comillas españolas («»), pero por influencia del mundo anglosajón están más difundidas las comillas inglesas (“”). También están las comillas simples (‘’)
  • Palabras extranjeras. ¿Cómo vas a distinguirlas en tus textos, mediante cursiva, comillas? ¿O bien vas a utilizar las versiones castellanizadas?. Ejemplo: croissant – ‘croissant’ – cruasán.
    Si tu blog pertenece a un sector muy específico, como la tecnología, la moda o la gastronomía, es posible que prefieras tratar como españolas palabras que están muy asentadas entre tus lectores, como por ejemplo smartphone, baguette o… blogger 😉
  • Títulos de obras artísticas. ¿Los vas a citar en cursiva o mediante comillas? Ejemplo: “La gata sobre el tejado de Zinc” – La gata sobre el tejado de Zinc.
  • Unidades de medida. ¿Metros y kilómetros o bien pies y millas? ¿Grados Fahrenheit o Celsius? Tendrás que investigar un poco a tu público para conocer cuál de estas opciones le resulta más natural.

15 Sep 2014
Comentarios: 2

Entre fogones… Entrevista a los creadores de Webos fritos

Detrás de los fogones, Susana Pérez, Su. Al otro lado del objetivo, su marido, Jesús Cerezo, MC. Y con la colaboración especial de… ¡la madre de Su!

Si existe un equivalente culinario a la natación sincronizada, este sería Webos fritos, un blog de cocina de éxito hecho en familia con una coordinación y energía tales que pocos amantes del buen comer pueden resistirse a sus recetas. Hace más de 6 años que Su y MC pusieron en marcha este proyecto con la idea de crear un recetario tradicional para sus hijas. Pero, “lo que empezó siendo casi un juego a los pocos meses vimos que era un proyecto apasionante”, cuenta Su.

Su dedicación fue premiada con el Bitácoras 2010 al mejor blog gastronómico, y desde entonces sus fogones no han parado. Han publicado varios libros, sacan nuevas recetas con frecuencia y proponen menús todas las semanas para sus lectores de la web, los más de 20.000 seguidores en Twitter y 50.000 fans de Facebook.

Su

Si miras atrás, ¿qué ha cambiado en vuestro blog y cómo te ha cambiado el proyecto?

Seguimos con la misma pasión y ganas que el primer día. Cada post supone para nosotros un nuevo reto que nos mantiene ilusionados y activos.

¿Era la primera vez que creabas un blog?

Sí, por aquel entonces los blogs de cocina empezaban a despuntar.

¿Cuántas horas le dedicas a Webos fritos a la semana más o menos?

El fin de semana completo, y cuando digo completo es completo. Todas las horas son pocas. Durante la semana, el tiempo que podemos.

Blog, redes sociales, fotos, vídeos… ¿Cómo podéis con todo? ¿Tenéis colaboradores? ¿Cómo os organizáis para compatibilizar el blog con la vida familiar?

No tenemos colaboradores. Somos un equipo de tres personas: mi madre, que me ayuda en los fogones; mi marido, que se ocupa de tema informático, fotos y estilismo, y yo, que me ocupo de cocinar, organizar contenidos, escribir y también del estilismo.

¿Qué te resulta más difícil a la hora de mantener un blog?

Es un trabajo constante y compatibilizarlo con el resto de cosas, cuesta, pero no nos importa: nos gusta.

¿Cuál ha sido la receta de más éxito de todos los tiempos en el blog?

Sin dudarlo, el Roscón de Reyes.

¿Cómo haces para evitar repetirte en tus recetas?

Siempre tengo un montón de recetas con ganas de hacer; tenemos suerte de tener una cocina tan rica y variada.

¿Y no has sufrido algún bloqueo de no saber qué cocinar?

No, como te he comentado, tengo mil ideas, que espero ponerlas en marcha en cuanto puedo. A la vez me preparo haciendo cursos y estoy en proceso de reciclaje constante.

¿Cómo os cambió la vida de blogueros el premio Bitácoras de 2010?

Se fijó en nosotros una editorial, y con ellos publicamos nuestro primer libro.

¿Se nota la competencia de los miles de blogs de cocina que según las encuestas hay en Internet?

Yo creo que es bueno que haya mucho blog de cocina. Hay lectores para todos, cada uno tenemos un estilo y es el lector el que decide lo que lee y los contenidos que más le gustan.

¿Qué le dirías a un blogger que tiene ganas de mostrarle al mundo lo que cocina?

Que compartir recetas o experiencias es fantástico, pero se necesita una buena dosis de disciplina, para no dejarlo a la primera de cambio. Es importante disfrutar con lo que haces, el resto viene solo.

¿Pones énfasis en la innovación en tu blog?

Sí, hace un par de meses dimos un cambio brutal. Originalmente la web tenía un fondo casi negro y teníamos quejas de algunos lectores que tenían dificultad para leer los contenidos. Decidimos apostar por el blanco, por reordenar todos los contenidos, y por hacerla más ágil y rápida.

Sé que esta pregunta te puede enfadar… ¿Te ves incorporando una impresora 3d de esas para imprimir comida a tu cocina para Webos fritos?

¡Noooo! En casa la cocina es muy tradicional. No obstante me encanta leer todas estas innovaciones y curiosidades.

MC

¿Cuál es el secreto de una buena foto gastronómica?

Hacerla en el primer minuto de “vida” del plato.

¿Qué blogs, webs o fotos inspiran tu trabajo?

Muchos, y me da miedo decir unos porque no te puedo decir todos. En España hay muy buena fotografía culinaria, tanto profesional como de aficionados, y en este sentido en los últimos años se ha producido un cambio significativo, presente también en la oferta y demanda de cursos de fotografía gastronómica. En Estados Unidos nos llevan bastante delantera en este terreno, pero siempre hay que echar un vistazo a lo que se hace en países como Francia o Italia, y a otros países gastronómicamente más nuevos como pueda ser Perú, o desconocidos como Australia. En general donde hay una gastronomía pujante hay mejor fotografía culinaria.

¿Alguna fotografía para Webos Fritos con la que te has peleado más de la cuenta?

Esta me la sé: unos mejillones en salsa para los que tuve que realizar numerosas intentonas y que llegué a dejar por imposibles. Años después logré superar el trauma y realizar la foto a la primera. Fue una sensación indescriptible, y realmente lo pienso y no sé por qué me costó tanto, pero era
un plato que tenía atragantado.

¿Y cuál es la foto de la que te sientes más orgulloso?

No te sabría decir una. Hay muchas que por uno u otro motivo me llenan de satisfacción, por ejemplo, la de los mejillones, por el reto que suponían. O la primera vez que logré captar el vapor de un plato de una manera sugerente. En general, de aquellas en las que he intentado aplicar una técnica particular y he logrado un resultado plenamente satisfactorio.

¿Innovas en tus fotografías sobre cocina? ¿Pones en práctica nuevos trucos?

Siempre intento dar un paso más y ensayar nuevas técnicas y esquemas, pero dentro de un estilo webos. Para ello me formo, leo y veo la obra de los grandes fotógrafos cuando puedo.

Además de provocar que miles de fans se mueran de hambre al ver tus fotos, cuéntanos a qué te dedicas profesionalmente…

Jajaja. Soy arquitecto. Como ves, una profesión que nada tiene que ver con la gastronomía ni con la fotografía.

¿Cómo te ha enriquecido este proyecto a lo largo de estos años?

Me he encontrado con la oportunidad de mi vida. Desde siempre he sido muy aficionado a la fotografía, y con webos fritos he podido dedicar mucho más tiempo a esta afición sin tener la sensación de estar “robando” tiempo a la familia, que siempre es lo primero.

Haz un poco de adivino… ¿Dónde estará Webos Fritos dentro de 5 años?

¡Cinco años! En Internet cinco años es una eternidad… Voy a ir a lo seguro: ¡con muchas más recetas!

Además de un proyecto de gran satisfacción personal, ¿se puede vivir de un blog de cocina?

No te sé dar una respuesta. Cuanto más crece el blog más tiempo y más recursos has de dedicarle, y en buena lógica el retorno de la inversión debe crecer. Nuestro problema es el tiempo.

Tenéis un canal en Youtube con más de 6.000 suscriptores. ¿Quién hace los vídeos? ¿No habéis pensado en darle un formato de programa de cocina presentando las recetas?

Los hago yo, exactamente con los mismos medios con los que hacemos las fotografías, pero el tiempo que requiere es muchísimo mayor: en el tiempo que se le dedica al vídeo para una receta se pueden hacer tranquilamente las fotografías para… ¡diez! Respecto a tu otra pregunta, no tenemos infraestructura para abordar un proyecto así: zapatero a tus zapatos.

Por cierto, lo de Webos Fritos, ¿de dónde viene? ¿A quién se le ocurrió y qué queréis transmitir con el nombre?

Una tarde que Su salió de compras con su madre y con nuestras hijas decidí dedicar un par de horas a ver cómo podría montar un blog con alguna receta suya que ya tenía fotografiada —por llamarlo de alguna manera— y buscando un nombre pensé en los huevos fritos, como plato representativo de la cocina española, tradicional, básico, que a todo el mundo gusta y muy socorrido. Recuperé una vieja idea de finales de los noventa en la que ya pensé en el juego de palabras de huevo y web, y voilá. Cuando Su llegó a casa y se lo enseñé se quedó…

¿Cómo crees que será la fotografía de comida en el futuro?

Ni idea. Es cierto que la fotografía de comida evoluciona —no tienes más que ver libros y publicaciones de hace veinte o treinta años y ves que hay una moda—, pero creo que la esencia es inalterable: tiene que incitar a querer hacer la receta y degustarla.

 

Si te gusta la cocina sana y de toda la vida, puedes seguir a Webos fritos en su cuenta de Twitter.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies