Teléfono: 650 30 91 26
Diseño Intuitivo
Teléfono: 650 30 91 26
03 Oct 2018
Comentarios: 0

Redacción de artículos para blog: 5 fáciles trucos para mejorar los titulares

Redacción de artículos para blog: 5 claves para mejorar los titulares

La redacción de artículos para blog es algo que toda empresa debe plantearse en algún momento. Los contenidos deben ser escogidos con cautela, y siempre deben estar relacionados con la página a la pertenezcan o el sector de dicha empresa. Hoy nos centramos en los titulares que debes elegir. Por lo general se pone mucho énfasis y trabajo en crear el contenido del artículo, cuando lo que realmente llama la atención del lector es el titular.

Imagina que vas paseando por una calle de Madrid y te entra un poco de hambre. Te apetece un dulce y decides buscar una pastelería. Encuentras dos separadas por unos pocos metros y te dispones a decidir. En una de ellas solo hay un simple cartel donde lees ‘Pastelería’. La otra tiene uno de los mejores escaparates que has visto jamás, con deliciosos pasteles, bollos de crema y todo tipo de dulces. ¿Por cuál te decantas? Probablemente por la segunda. Leer más


31 Oct 2016
Comentarios: 0

Los 4 errores capitales del blogging y cómo resolverlos

Errores blogging

Es triste pero cierto: por cada blogger que triunfa hay muchos que se quedan en el camino.

Tanto si iniciaste tu blog como parte de la estrategia online de tu negocio, como si tienes un blog personal que iniciaste por ocio pero tienes esperanzas en sacarle partido económico, hay ciertos errores capitales que necesitas evitar si no quieres fracasar.

Echa un vistazo a esta lista y si te ves reflejado en ella, ¡actúa! Leer más


22 Sep 2015
Comentarios: 13

Facebook quiere tu blog

Facebook quiere tu blog

¿Sabéis cuando los abueletes suben a lo alto de una colina con sus nietos y les dicen: “Hijo mío, antes todo esto era campo”?

Pues eso nos va a acabar pasando con Facebook. Leer más


25 Jun 2015
Comentarios: 3

No tires la toalla : Cómo volver al blogging tras una larga ausencia

Cómo volver al blogging tras una larga ausencia
No importa si has dejado de publicar durante algunas semanas. Esto le pasa hasta a los bloggers más disciplinados: especialmente si blogueas en solitario en tus horas de ocio, es muy posible que de vez en cuando surjan compromisos o episodios personales que te impidan sentarte a escribir. O simplemente empezaron las vacaciones y te apetecía vaguear.

La razón no es importante. El parón no es importante.

Lo importante es lo que haces después.

Así que antes de que digas adiós definitivamente al bello pasatiempo de bloguear, o decidas eliminar el blog de la página de tu empresa porque sientes que has fallado a tus lectores, a tus clientes, a tus compañeros de trabajo y a ti mismo… deja de machacarte, respira hondo y vuelve al ruedo con estos consejos para retomar el blogging tras una larga ausencia.

1) Comprende que no todo está perdido

A ver, probablemente tus lectores han notado tu ausencia… incluso puede que alguno te haya escrito un comentario o un mensaje en redes sociales interesándose por tu salud. Si has estado ausente una larga temporada, es muy posible que hayas perdido seguidores en redes, que el número de lectores en tu RSS haya disminuido, que hayas desaparecido de los primeros puestos en las búsquedas para tus ‘keywords’…

Vale, ha habido pérdidas. ¿Acaso significa eso que tendrás que volver a empezar? No. ¿Significa que vas a tener que cerrar el blog? Tampoco. Evidentemente abandonar tu blog durante una temporada tiene consecuencias, pero no son definitivas y desde luego, regodearte en ello no te va a ayudar.

Relativiza, apechuga y ¡mira hacia delante, no hacia atrás!

2) No te mates a escribir

A veces, como una especie de penitencia tras un periodo de abandono, nos imponemos objetivos exagerados, muy difíciles o incluso imposibles de cumplir. Por ejemplo, proponernos escribir tres post a la semana cuando antes solamente escribíamos uno.

Esto no es muy recomendable, en primer lugar porque después de un periodo de inactividad, como es lógico estaremos algo desentrenados y necesitaremos algo más de tiempo que de costumbre para “arrancar”. Marcarnos objetivos demasiado ambiciosos puede conducirnos a la frustración, y la frustración puede introducir ideas negativas en nuestra cabeza: “no valgo para esto”, “no consigo lo que me propongo”, etc. Traza una estrategia de contenidos realista y cíñete a ella.

3) Da un paseo, ve una película, lee otros blogs

Algo que te ayudará mucho, sobre todo si tienes un bloqueo creativo, es realizar aquellas actividades no directamente relacionadas con el blogging que puedan servirte de inspiración. Si la falta de tiempo ha sido la causa de tu sequía bloguera, quizá tampoco has estado leyendo sobre tu temática. ¿Tu blog es de recetas? Cocina. ¿Eres blogger de cine? Ve películas, lee guiones. ¿Blog tecnológico? Lee todas las noticias nuevas que hayan salido.

Relájate haciendo un rato lo que más te gusta, porque en el momento más insospechado puede aparecer una idea genial. Eso sí, asegúrate de tener un cuaderno de notas a mano para apuntarla.

4) Elimina las distracciones

Me gusta comparar los blog con un jardín que hay que cuidar día a día, semana a semana, para tener los mejores resultados. Si descuidamos nuestro jardín durante una temporada se nos acumula el trabajo (plantas secas, malas hierbas, plagas…) y del mismo modo en un blog hay otras tareas aparte de la de escribir que requerirán nuestra atención: moderar comentarios, actualizar plugins, etc. ¡Quizá hasta se te ha ocurrido rediseñar totalmente el aspecto de tu blog, ahora que has vuelto!

Estas tareas son importantes, y desde luego no conviene dejarlas totalmente de lado, pero si la razón por la que dejaste el blog una temporada es que no encontrabas tiempo para escribir… no te recomiendo que te enfangues con estas cosas.

Al fin y al cabo, la única cosa sin la que no puede vivir un blog son los nuevos post.

5) Ignora las cifras por un tiempo

Este último punto cierra el círculo con el primero: asegúrate de no prestar mucha atención a las analíticas por un tiempo, porque (especialmente si la ausencia ha sido larga) todavía tardarán en volver al nivel que estaban antes.

Tan solo piensa en lo siguiente: si has conseguido volver a la dinámica de escribir, ya has ganado.

Lo demás ya vendrá, como vino la primera vez.

Imagen | Obra derivada de una fotografía de Tomasz Stasiuk


19 Feb 2015
Comentarios: 0

Trucos para hacer tu vida como blogger más fácil

Después de un día duro de trabajo, ¿a quién le apetece escribir? Si encima tenemos pareja, hijos, una casa que cuidar, vida social, ¿de dónde saco las fuerzas para publicar un post en mi blog? A menudo tratamos de reaccionar ante estas situaciones de forma incorrecta, intentando rendir al 200% para estar en todos los frentes. La solución, sin embargo, es más bien lo contrario: trabajar menos pero mejor.

A continuación, vamos a analizar en detalle los hábitos de dos bloggers diferentes, y podremos ver en cuál nos vemos más reflejados y cómo mejorar lo que no funciona.

El blogger “aquí y ahora, cueste lo que cueste”

Este blogger suele funcionar así:

  1. Se sienta en la mesa, enciende el ordenador.
  2. Empieza a navegar por la web en busca de ideas.
  3. Se va al baño.
  4. Vuelve y sigue mirando ideas…
  5. Mira el reloj… Lleva media hora y nada.
  6. Empieza a escribir, pero no le gusta.
  7. Encuentra otra idea mejor y deja la anterior.
  8. Al final, a base de cabezazos, y tres o cuatro horas después, termina el post.
  9. Está agotado y se va a dormir, pero no puede conciliar el sueño…
  10. Al día siguiente se olvida de que había publicado un post y empieza a compartirlo tarde en las redes sociales

¿Cuál es el problema? Básicamente, el blogger “aquí y ahora, cueste lo que cueste” vive en una constante improvisación. El reloj es su enemigo y quiere sacarle minutos de ventaja al tiempo. Está claro quién saldrá perdiendo. Tarde o temprano su blog empezará a dar síntomas de agotamiento.

Este blogger probablemente es consciente del reto que tiene por delante, y juega todas sus cartas a base de insistencia. Lo bueno es que el post sale al final. La cuestión es: ¿a qué precio? Conciliar la vida profesional, personal y encima ser blogger no es fácil si lo último te deja exhausto.

El blogger “metódico”

Este blogger también está muy ocupado, y opera de la siguiente forma.

  1. Durante la semana ha anotado ideas para posibles post.
  2. En un rato libre introduce esas ideas en un calendario con los días de publicación para dentro de dos semanas.
  3. Cuando tiene tiempo se sienta, y comienza a escribir el primer post agendado, conforme a la fecha prevista de publicación.
  4. Como no tiene tiempo para terminarlo, no se obceca, lo deja a medias y termina el texto en otro rato
  5. Otro día de la semana continúa el siguiente post agendado. Este es más corto y le da tiempo a acabarlo de una vez.
  6. En otro rato busca fotografías para ambos post.
  7. Después de cambiar los pañales a su hijo, vuelve y los deja programados.

El blogger “metódico” es una persona pragmática y flexible. El tiempo es oro, y por eso lo aprovecha al máximo, pero sin empecinarse. Saca ratos de aquí y allá, aunque sean 15 minutos y solo pueda escribir dos párrafos. Esos dos párrafos son la clave para olvidarse hasta nueva orden. El blogger “aquí y ahora” vive agobiado pensando en que tiene que escribir, y cuando se sienta quiere hacerlo todo de golpe. El “metódico” ya tiene sus dos primeros párrafos escritos y el post encarrilado, así que vive muy tranquilo hasta que encuentre otro momento para continuar.

Conclusión, si quieres parecerte más al blogger metódico, ¡te aconsejamos seguir estos pasos!:

    • Escribe en serie: Escribe todos los textos de la semana de una vez. Después, en otro rato, revisa todos los textos seguidos. Cuando hayas terminado, busca las fotografías para todos ellos. Y por último programa la publicación y los mensajes en redes sociales. De esta manera serás más eficiente, porque automatizarás lo más posible ciertas tareas repetitivas.
    • Programa tu contenido: Trabaja con anticipación. Si es posible hasta dos semanas. Incluye las ideas que se te hayan ocurrido en un calendario de contenidos, así sabrás cuándo tienes que escribir y el qué. Lo peor es sentarse sin saber de qué escribir. Perderás horas intentando encontrar la idea, y para entonces ya estarás cansado.
    • Reserva tiempo para tu blog en los momentos de día en que eres más eficiente. ¿Cuál es tu curva de productividad? ¿Te sientes más productivo por la tarde, por la noche? ¿O eres de esos que encuentran la inspiración al alba? Programa actividades que tengan sentido para cada momento del día. Si por ejemplo te encuentras fresco y con ideas por la mañana, escribe algo, aunque sea dos párrafos, antes de salir al trabajo. Así ya haces la parte más difícil, que es empezar. Por la tarde, que igual no estás tan creativo, puedes hacer tareas más automáticas. Pero recuerda, no intentes encontrar ratos libres muy largos para ponerte a trabajar. En la vida de la mayor parte de las personas eso no existe. Sé práctico.
    • Automatiza como puedas: Hay multitud de aplicaciones que harán tu vida más sencilla, desde herramientas para programar tus mensajes en redes sociales son antelación hasta apps que te permiten generar informes sobre el tráfico a tu blog mediante Google Analytics. IFTTT es una solución estupenda para automatizar rutinas de la vida diaria mediante recetas de apps personalizadas, como por ejemplo que te envíe un email cuando alguien te menciona en redes sociales, o que la foto que subes a instagram se publique de forma automática en Twitter.

Y por último, ¡escribe más y más rápido con estos consejos!


21 Ene 2015
Comentarios: 1

Cosas que debes considerar antes de ser blogger a tiempo completo

¿Has pensado en hacer del blogging tu profesión? ¡La buena noticia es que seguro que no eres el único! El mundo actual se halla en un vertiginoso proceso de cambio y cada vez hay más oportunidades para crear una carrera a tu medida en Internet. Tienes nuevas plataformas a tu alcance, más formas de monetizar, más cosas de las que hablar y, sobre todo, más audiencia. Sin embargo, ser blogger a tiempo completo también demanda responsabilidades.

La primera dificultad surge al definir qué es un blogger a tiempo completo. Parece sencillo: un blogger que dedica toda su jornada laboral a su blog. Pero, ¿realmente podemos medir la calidad de un blog por el número de horas que uno le echa? En este post entendemos que el blogger con dedicación plena se compromete a llevar su proyecto a otro nivel, tanto en la publicación de contenidos como en la expansión del proyecto, y por eso decide hacer de ello su principal trabajo.

El compromiso es, por tanto, un aspecto esencial para el blogger de profesión. No es solo un compromiso personal, sino también para la audiencia. Y antes de comprometerte demasiado y pasar a formar parte de la larga lista de los blogs caídos, ¡conviene pensarlo dos veces!

  1. Atraer tráfico a tu blog lleva tiempo: No sucede de la noche a la mañana. De hecho, los primeros meses de la vida de un blog, salvo que uno disfrute de una cierta reputación previa, pueden ser bastante solitarios. Con suerte te leerán algunos amigos y familiares, sobre todo al principio. Luego es normal experimentar un estancamiento antes de que, poco a poco, el tráfico externo comience a llegar a tu blog. Normalmente el tráfico procedente de buscadores empieza a ser algo significativo a partir del tercer mes, pero para que sea importante y puedas vivir de ello aún necesitarás mucho, mucho más tiempo. La cuestión es: ¿cuánto estás dispuesto a aguantar? ¿Son realistas tus objetivos? Y si no los cumples, ¿tirarás la toalla?
  2. Un blog no solo está en Internet: Uno de los errores más comunes que se cometen al iniciar un blog y planificar los objetivos es pensar que con estar en Internet basta. Tristán Elosegui, experto en marketing digital, nos contaba que el tráfico orgánico no es suficiente para dar a conocer un contenido de calidad. Una empresa que fabrica herramientas tal vez pueda recurrir a anuncios pagados. En el caso de un blog, nuestros “anuncios pagados” serían acudir a eventos o dar conferencias. Si no tenemos tiempo para estar en todas partes, también es importante colaborar con otros blogs cercanos al tema sobre el que se escribe.
  3. Deberás estar preparado para aprovechar las oportunidades: A medida que tu blog crezca también lo harán las oportunidades para sacar partido al incremento de tráfico. No conviene dejarse confundir al principio por todas las posibilidades de monetización que existen. Como ya hemos tratado, cada estrategia de monetización tiene su momento, y tus propias necesidades irán cambiando. Lo realmente importante es tu disponibilidad para atrapar al vuelo las oportunidades que surjan.
  4. No importa cuánto te guste, el blogging puede acabar contigo: Al principio de un proyecto uno suele estar motivado. Otra cosa diferente es cuando varios meses después de comenzar no tenemos el tráfico esperado y tenemos que escribir un post después de un largo día de trabajo para cumplir con nuestros objetivos. A menudo tenemos la idea de que ser blogger equivale a escribir posts. Sin embargo, podríamos decir que la mayor parte del tiempo de un blogger debería invertirse en planificar más que en escribir. El calendario de contenidos es el arma más potente de un blogger, y el email y la plataforma de redes sociales su fuente de conocimiento. Escribir es solo el acto final de un proceso creativo y trabajo de planificación previos que culmina en el teclado. Lo demás es pensar, hablar, investigar y reunirse con otras personas. Por eso es importante fijar una cantidad de artículos que te resultará fácil escribir cada semana. No te obsesiones con el número. Puede que tu estrategia consista en escribir contenidos de alto valor, y te resulte rentable escribir uno a la semana. Ah, ¡y no se te olvide tomarte algún día de vacaciones!
  5. Conviene delegar las tareas administrativas: Los requerimientos de la Administración son inescrutables. Bastante tenemos los bloggers con pelearnos con el día a día de nuestro blog y abrir nuevas vías de negocio como para tener que lidiar con las barreras administrativas y las facturas. Antes de lanzarte al ruedo, ¿has pensado en el tiempo que necesitarás invertir en declarar los impuestos y estar al día de los cambios en la legislación?
  6. Prepara el salto con tiempo: La decisión de dedicarte en cuerpo y alma al blogging no es algo que debas tomar de la noche a la mañana. Pon a prueba tu idea, comienza a generar contenido y haz un seguimiento de tus objetivos. Si con el tiempo le ves futuro, entonces puede ser la hora de plantearte otras cosas. Hay otras razones por las que no conviene tomar decisiones apresuradas, como por ejemplo tu situación financiera. Si has decidido ir a por ello, date unos meses para hacer un colchón de dinero que te permita salir indemne económicamente si la apuesta sale mal.

Además de reflexionar sobre estos puntos, también conviene recordar que el éxito no está asegurado. La contrapartida a un mundo digital donde las oportunidades crecen a gran velocidad es el ritmo vertiginoso con el que cambian aspectos fundamentales que afectan a tu blog, como son los algoritmos de Google o los que utilizan las redes sociales. En el pasado muchos blogs tomaron el camino corto hacia el éxito y de pronto vieron cómo las modificaciones introducidas por los buscadores les arrebataban la mayor parte de su tráfico. Podemos decir con seguridad que el contenido interesante está y estará aún más de moda. Pero la forma en que das a conocer ese contenido interesante puede ser la clave para que tu proyecto triunfe o no… ¡Y eso da para otro post!


12 Ene 2015
Comentarios: 5

10 cosas que puedes hacer para mejorar tu blog en 2015

Si hubiera estadísticas oficiales, seguramente el periodo post Navidad sería el momento del año en que más blogs desaparecen. Después de las fiestas es habitual sentirse un poco desconcertado. Como bloggers, recuperar la rutina conseguida a base de tanto esfuerzo parece imposible. Y, por increíble que parezca, solo han sido dos semanas de paréntesis.

Derrotar esa pereza mental se consigue a base de crear una lista de ideas. No pienses en grandes objetivos, sino en pequeñas metas que te ayuden a poner el blog en pie y volver a caminar.

  1. Mejora el SEO de tus contenidos: El SEO es tal vez la forma más eficaz de sacar el máximo partido al potencial natural de nuestros contenidos. Da igual lo interesantes que sean, nadie los leerá si estos no se adaptan a los buscadores donde nos encuentran los lectores. Los criterios de los buscadores para mostrar resultados a sus usuarios cambian a gran velocidad. Nosotros te proponemos estos tres sencillos pasos para mejorar el SEO de tus posts en 2015:
    • Dedica 10 minutos al final de cada semana para planificar tu actividad en las redes sociales. El ‘social media’ cada vez es más importante de cara al SEO, y sin duda será una de las tendencias más importantes en marketing de contenidos para el nuevo año.
    • Da una vuelta a los posts que más éxito han tenido en tu blog. Desarrolla un nuevo enfoque o formatos de contenidos originales sobre estos temas.
    • Investiga los posts más leídos en blogs competidores y escribe sobre esos mismos temas si es que no lo has hecho todavía.
  2. Pon un calendario en tu vida: Crear una rutina es difícil, pero aún más lo es mantenerla. Un calendario de contenidos es una manera efectiva de planificar el desarrollo y publicación de contenidos de forma que no vivamos tanto en el día a día. A veces olvidamos que escribir un post es mucho más que sentarse y teclear. El tiempo que invertimos en seleccionar el tema e investigar información a veces supera al que nos lleva redactarlo. Después de un día intenso de trabajo es difícil escribir un post de principio a fin, sobre todo si no hemos pensado previamente en el tema. Gracias a un calendario, dividimos cada post en pequeñas tareas, con lo que tenemos metas claras cuando nos ponemos en el ordenador, y pensamos con la suficiente anticipación como para que un mal día no nos altere toda nuestra rutina.
  3. Haz un ‘brainstorming’ para crear nuevos contenidos: Igual que hay gente que estrena zapatos o ropa interior cada año nuevo, todo blogger que se precie de serlo no puede cambiar de año sin innovar en los contenidos :). Coge un lápiz y papel, y anota todo lo que se te ocurra para crear contenidos diferentes a los que ya venías desarrollando. No importa lo locas o irrealizables que sean tus ideas. En este punto se trata de poner el lado creativo a funcionar. Una vez que has escrito suficientes ideas, entonces puedes seguir los pasos de todo proceso creativo. Explora cada una de tus ideas, míralas desde otro ángulo, déjate inspirar por otras personas, y, finalmente, selecciona las mejores. Por si te ayuda, aquí tienes consejos para idear hasta 50 temas para posts en 30 minutos.
  4. Gamifica tu blog: Si tienes tráfico pero tus lectores no están muy enganchados, e igual que vienen se van, una forma de atraerlos puede ser aplicando técnicas de videojuegos, como sistemas de recompensas, mecanismos de reputación o acciones para motivarlos. Por ejemplo, puedes compartir contenido exclusivo con los seguidores que más compartan tus contenidos en redes sociales o crear un ránking de los lectores con más comentarios publicados.
  5. Habla con tus lectores: Si sueles escribir con el agua al cuello, y apenas te queda tiempo para interactuar con tus lectores a través de los comentarios en el blog o de las redes sociales, uno de tus principales retos para este año debería ser reforzar tu relación con ellos. Conocer el perfil de la audiencia es esencial para crear contenidos relevantes y garantizar la supervivencia de tu proyecto. Contenidos interesantes equivalen a ser leído y compartido, y eso añade una motivación extra, especialmente en los momentos de mayor soledad para un blogger. Por ejemplo, cuando tienes que escribir un post un domingo por la tarde.
  6. Piensa en tres cosas que te harán más productivo: No es fácil compatibilizar un blog con otra actividad ‘full time’, sobre todo si tenemos familia. Sin ser muy ambiciosos, sí que podemos mejorar notablemente nuestra productividad de forma sencilla. El objetivo es escribir más rápido manteniendo, como mínimo, la calidad. Te damos algunas ideas:
    • Ordena tu espacio de trabajo.
    • Crea tu propio ritual: por ejemplo, sal a la terraza a tomar el aire antes de ponerte manos a la obra o escribe de pie como Hemingway.
    • Cuando escribas sobre un tema, anota en tu calendario otros artículos relacionados con él.
  7. Pon a prueba la calidad de tus contenidos: Ser autocrítico es una actitud fundamental para todo blogger. Escribir fiándonos de la intuición no siempre tiene por qué funcionar. Por eso conviene evaluar la calidad de nuestros contenidos desde varias perspectivas: su interés para los lectores, la calidad del texto, el tono y su utilidad, entre otros factores. Hay diversas técnicas que nos pueden ayudar a saber si lo estamos haciendo bien, desde contactar directamente con los lectores hasta utilizar diversas herramientas. Dedica un par de horas en total en este 2015 y notarás la diferencia.
  8. Sé más persuasivo con estas tres técnicas: A veces estamos demasiado obsesionados con las visitas a nuestro blog que olvidamos que no es el tráfico lo que importa, sino la calidad del mismo. Para resultar más atractivos hay que persuadir a los lectores con nuestro arma principal, los contenidos:
    • Desde las redes sociales, anima a tus lectores a comentar tus posts y ofréceles algo a cambio.
    • Elabora algún artículo de gran calidad, en el que inviertas bastante más tiempo de lo normal para investigar el tema y prepararlo. Después comprueba los efectos, si es más compartido y leído en comparación con otros.
    • Revisa tu descripción personal en la página ‘about’ de tu blog y en los perfiles de las redes sociales. Aunque no lo parezca, es uno de los elementos que más debes cuidar y al que a veces no prestamos suficiente atención. Haz diferentes versiones, aunque algunas se salgan fuera de lo habitual. Después déjalas reposar y vuelve a ellas días más tarde. Quédate con los mejores elementos y escribe otra versión. Si es necesario, tómate unos días y regresa de nuevo para realizar una versión definitiva. No necesitas emplear mucho tiempo cada vez. Lo importante es la iteración, tomarse un tiempo y volver con nuevas ideas para mejorar.
  9. Busca nuevas tendencias: No basta con escribir sobre lo que sabemos, sino que hay que estar a la última y tener una idea de por dónde va el mundo en lo que concierne a la temática de nuestro blog. Puedes utilizar Google Trends para conocer lo más buscado y saber la evolución de las búsquedas de un término en concreto a lo largo del tiempo.
  10. Crea una historia nueva para tu blog: Las historias forman parte de nuestro ADN desde que somos pequeños, por eso son un instrumento fundamental para enganchar a tus lectores. La pregunta que debes hacerte es si tu blog cuenta alguna historia o, más bien, si tus seguidores perciben la historia que les quieres contar. Por ejemplo, el exitoso blog de cocina Webos Fritos transmite la historia de una familia que recupera las recetas de toda la vida de la abuela. En sus textos y diseño se percibe cercanía, sencillez, cariño y hasta sabor gracias a las fotografías profesionales que hacen de cada uno de los platos. Si quieres darle una vuelta a tu forma de hacer fotos, echa un vistazo a este post con consejos sobre fotografía para blogs.

Hemos querido plantear metas lo más concretas posibles para ayudarte a cumplirlas. Cada nuevo año viene cargado de promesas que luego solemos olvidar, tal vez porque son muy ambiciosas o las hacemos cuando nuestro estado de ánimo está por los aires. Los cambios en un blog han de hacerse paso a paso y para ello podemos aplicar el “pensamiento” Kaizen que nos enseña a cambiar de forma gradual.

Ahora te toca a ti :). Desde Superblogger te deseamos un feliz año, ¡y muchos éxitos para este 2015!


15 Dic 2014
Comentarios: 0

Por qué el SEO aún es importante para atraer tráfico a tu blog

A pesar de que algunos gurús preconizan la muerte del SEO, el posicionamiento orgánico aún disfruta de mucha salud. Durante los primeros meses de vida tu blog, optimizar los contenidos desde el punto de vista del SEO es muy importante y no puede faltar en tu estrategia de marketing de contenidos. No solo es una forma de decirle al mundo que ya estás ahí sino también de asegurarte un buen nivel de tráfico en el futuro desde los buscadores.

Un 60% del tráfico de un blog de cinco años puede provenir de buscadores. Aunque en los inicios ese porcentaje no será tan alto, ni de lejos, poco a poco podrás comprobar que comienza a despegar, y después que cada vez crece a mejor ritmo.

Otra razón de peso:  el 50% de los usuarios se queda en la primera página de resultados de Google. En otras palabras, si no logramos estar en esa primera página y ofrecer lo que quieren los usuarios, las posibilidades de que nos descubran se reduce drásticamente. Si estamos más allá de los 30 primeros resultados equivale a no existir.

Objetivos del SEO

El SEO se ubica entre los medios propios y los medios ganados. Es decir, hay que tener una web con contenidos atractivos, pero también necesitamos ganarnos a Google o al buscador que sea importante para nosotros. Queremos convencerle de que somos relevantes. ¿Por qué es importante? Porque hemos dedicado unos recursos en tiempo o dinero a desarrollar unos contenidos y tenemos que sacarles todo el partido posible de la forma más barata.

Da igual que tengamos un blog o una tienda online, el objetivo de nuestras acciones SEO es atraer nuevos visitantes.

Nos interesan los usuarios que hacen búsquedas relacionadas con contenidos que nosotros hemos publicado, para poder ofrecérselos. A tu web también llegarán usuarios procedentes de búsquedas por marca, que ya te conocen pero deciden visitarte escribiendo tu nombre en la caja de un buscador. Aunque para nosotros es importante salir bien posicionado en las búsquedas de marca, el verdadero cliente o visitante SEO no es aquel que busca nuestra marca sino el que hace una búsqueda de contenidos.

No queremos atraer a esos usuarios de cualquier forma. La razón es que si un internauta hace clic en un resultado del buscador, navega hasta nuestra web, y después le da al botón “atrás” porque no le interesa el contenido, Google lo tendrá en cuenta de cara al posicionamiento futuro de nuestra web.

Por eso es fundamental ponernos en los zapatos de nuestra audiencia o cliente potencial. Hay que posicionarse en aquellos buscadores donde estén y en palabras relacionadas con los contenidos que ofrece mi web que coinciden con las que ellos utilizan para buscar información.

Primeros pasos con el SEO

Para evitar que Google nos posicione mal en las búsquedas que nos resultan relevantes, lo primero que debemos hacer es definir es a nuestra audiencia. ¿Qué valora? ¿Qué motivaciones tiene? ¿Qué le preocupa? Cuanta más cara pongamos a nuestros visitantes, más fácil será enfatizar con ellos.

No solo es esencial conocer las motivaciones, sino también destacar nuestras ventajas competitivas asociadas a esas motivaciones. En la página donde aterriza el usuario deben figurar todos estos elementos. Si está buscando una “comparación detallada entre dos smartphones” y nosotros solo tenemos un texto narrativo sobre nuestras impresiones, tal vez se sienta decepcionado. En cambio, si le damos una tabla comparativa con características o incluimos un comparador de productos similares, la ‘landing page’ será más relevante. De la misma forma, tenemos que anticiparnos a sus objeciones o preocupaciones, incluyendo contenido que ofrezca una respuesta satisfactoria. Si al cliente de nuestra tienda online le preocupan los costes de envío, y resulta que nosotros ofrecemos envíos gratuitos, sería bueno que esa información estuviera bien visible en esa página.

Una vez que dispones de esta información, ya puedes comenzar por aplicar algunos de estos consejos básicos y hacer un estudio de SEO lo más detallado posible que te permitirá adaptar tus contenidos y “landing page” a tus visitantes.

Recuerda que cuanto más consigamos en SEO menos tendremos que invertir en medios pagados, como anuncios en buscadores o redes sociales. No obstante, aunque el SEO resulta una opción barata y efectiva de aprovechar al máximo el potencial natural de nuestros contenidos, no es la única desde luego. El impacto del SEO tiene sus limitaciones, sobre todo en los primeros momentos de nuestra web. Si tienes una tienda online y algo de presupuesto puede ser recomendable que inviertas en PPC para atraer la primera oleada de tráfico. En el caso de un blog, tal y como nos contaba Tristán Elosegui, esas acciones en medios pagados se ven sustituidas por otras que también realizamos de puertas afuera pero tienen menor coste, como escribir en otros blogs o acudir a conferencias.

Una vez que el SEO ha hecho su papel, si los contenidos de tu blog interesan a los visitantes, conseguirás nuevos suscriptores y podrás convencerles por email para volver más tarde . Primero tenemos que apurar ese potencial con el SEO, y luego ya nos plantearemos otras acciones.


09 Dic 2014
Comentarios: 2

Entrevista a Tristán Elosegui: “El futuro de los blogs está en el móvil”

Tristán Elosegui

Seguramente, en un futuro cercano nos preguntaremos unos a otros cómo fue nuestra primera conexión a Internet. La de Tristán Elosegui tuvo algo de romanticismo, con un Mac “retro” y un ratón redondo de los antiguos. “Tenía 19 años, y como mi padre era ingeniero y tenía oficina en casa, podía probar todas las novedades que salían”, nos cuenta. Leer más


27 Oct 2014
Comentarios: 8

5 consejos para superbloggers que quieren escribir más rápido

A veces el blogging es un quiero y no puedo. Queremos escribir, nos gusta el tema de nuestro blog, pero no somos todo lo productivos que quisiéramos. Puede ser el trabajo, la familia u otros proyectos que nos rondan la mente. Es igual. La consecuencia es una gran frustración y sensación de que no servimos para esto. La solución es… escribir más rápido.

Parece obvio que cuando uno escribe, solo se debería preocupar de escribir. La realidad es que no es así. Tenemos multitud de distracciones que hacen que necesitemos horas para terminar un post de 700 palabras de un tema que encima nos gusta. No solo no encontramos tiempo, sino que lo queremos encontrar a toda costa, casi de forma obsesiva, sin tener en cuenta que eso puede ir en nuestra contra. Y para colmo, nos centramos tanto en el mero hecho de escribir que olvidamos que en la escritura de un artículo no todo es escribir, sino que hay otras tareas igual de importantes que conviene no mezclar y a las que hay que prestar la debida atención.

Escribe posts memorables a la velocidad del rayo

El objetivo es escribir más rápido, sí, pero también sin que eso afecte a la calidad de nuestros contenidos. De esta forma tendremos más tiempo para otras cosas con la tranquilidad de que nuestro blog marcha.

  1. Respeta las fases: Escribir consta de tres fases (la escritura del texto, la edición y la corrección final). A menudo combinamos todas las fases en una. Corregimos mientras editamos, y editamos mientras escribimos. Esto es una receta para el desastre. Karol K., bloguera y emprendedora de NewInternetOrder, justifica esto en que la disposición mental que requieren cada una de estas etapas es diferente. Para escribir necesitamos un 80% creatividad y un 20% de habilidad como “arquitecto”. En cambio, cuando editamos somos lo contrario, un 80% arquitecto y un 20% escritor creativo. Al hacer todo a la vez, forzamos a nuestra mente a dar bandazos de un estado a otro. ¿Adivinas la consecuencia? Sí, que no logramos hacer bien ninguna de las dos cosas. Por esta razón, es importante que escribamos primero priorizando nuestras ideas y con cierta flexibilidad. Ya habrá tiempo de darles forma. A continuación editaremos. Y, por último, corregiremos.
  2. Haz los deberes antes: Siempre he pensado que un viaje comienza mucho antes de montarse en el avión, tren o coche. Uno prepara mente y cuerpo antes de salir bien investigando, planeando cosas que quiere ver o leyendo. Con la escritura pasa lo mismo. No hay nada peor que sentarse frente al ordenador y no saber de qué escribir. Probablemente daremos rodeos mientras miramos la caja de texto vacía, y al cabo del tiempo, o bien empezaremos con unas líneas desastrosas o nos daremos por vencidos con la excusa de que “no estás inspirado”. Perdona que utilice más metáforas. El agricultor no se pone a cosechar sin haber cultivado antes. Pues esto es igual. En el fondo lo que pasa es que no has preparado tu mente. Hemingway terminaba el día empezando el capítulo siguiente, así evitaba ese bloqueo mental cada mañana. Sea cual sea tu método. Los buenos bloggers se mantienen activos constantemente, escriban o no. Buscan nuevos temas, los guardan y regresan a ellos más tarde. Por eso te recomendamos mantener un repositorio de ideas para futuros contenidos. Mantener un calendario de contenidos también te ayudará a organizarte y no escribir sobre temas que ya has tratado recientemente o a saber cuándo puedes reciclar algunos artículos viejos.
  3. Aprovecha la inercia al escribir: Como hemos visto, ponernos a escribir requiere una gran preparación. ¿Por qué no sacar más rendimiento a ese esfuerzo previo? Hemos buscado un tema, le hemos dado contenido y hemos hecho un artículo. Bravo. Pero es mejorable. Ese tema seguro que estaba relacionado con otros. Es importante escribir en bloques. Si quieres hacer un tema sobre el proceso de creatividad, aprovecha y piensa en otros subtemas. Escribir requiere una serie de tareas rutinarias como la búsqueda de ilustraciones. Intenta hacer todos esos pasos repetitivos pero necesarios para varios artículos de una vez.
  4. Conoce tus ritmos: Los hay alondras y los hay búhos. Hay quien es productivo poco después de levantarse mientras que otros empiezan a inspirarse al final de la jornada laboral. ¿Conoces tu propia curva de productividad? La cronobiología se dedica a estudiar cómo nos afecta nuestro reloj interno. En vez de enfrentarnos a él, es mejor centrar los esfuerzos en hacer un hueco en aquellas horas en que nos encontramos más lúcidos. Llámalo “el hueco sagrado en el que nadie puede osar molestarme”. Y escribe con desenfreno siguiendo las pautas anteriores. Recuerda, al escribir escucha tu reloj interno.
  5. Escribe con tiempo: No se trata de empezar a escribir un post un mes antes de publicarlo. De hecho, esta puede ser otra receta para el desastre. Cierta tensión es un ingrediente esencial para tener buenas ideas. Lo que debemos evitar es escribir un post y publicarlo inmediatamente después. Conviene dejar reposar lo escrito y volver sobre el borrador un día después. Así tu mente estará más descansada y fresca para encontrar los puntos débiles del texto y mejorarlos.

Todos estos consejos te ayudarán a escribir más rápido. Si los sigues al pie de la letra, puedes comprobar los resultados poniendo un cronómetro en la mesa (y olvidándote de él). Pero no menos importante es que lo que escribamos sea abarcable. A veces queremos hacer posts demasiado complicados. La medida en un blog de cocina sería una receta o un reportaje sobre ingredientes para postres sin gluten, por ejemplo. Encuentra la dosis perfecta para tu blog, aplícala cuando mejor te venga a ti y siempre, siempre, siguiendo los pasos recomendados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies