Teléfono: 650 30 91 26
Diseño Intuitivo
Teléfono: 650 30 91 26
25 Jun 2015
Comentarios: 3

No tires la toalla : Cómo volver al blogging tras una larga ausencia

Cómo volver al blogging tras una larga ausencia
No importa si has dejado de publicar durante algunas semanas. Esto le pasa hasta a los bloggers más disciplinados: especialmente si blogueas en solitario en tus horas de ocio, es muy posible que de vez en cuando surjan compromisos o episodios personales que te impidan sentarte a escribir. O simplemente empezaron las vacaciones y te apetecía vaguear.

La razón no es importante. El parón no es importante.

Lo importante es lo que haces después.

Así que antes de que digas adiós definitivamente al bello pasatiempo de bloguear, o decidas eliminar el blog de la página de tu empresa porque sientes que has fallado a tus lectores, a tus clientes, a tus compañeros de trabajo y a ti mismo… deja de machacarte, respira hondo y vuelve al ruedo con estos consejos para retomar el blogging tras una larga ausencia.

1) Comprende que no todo está perdido

A ver, probablemente tus lectores han notado tu ausencia… incluso puede que alguno te haya escrito un comentario o un mensaje en redes sociales interesándose por tu salud. Si has estado ausente una larga temporada, es muy posible que hayas perdido seguidores en redes, que el número de lectores en tu RSS haya disminuido, que hayas desaparecido de los primeros puestos en las búsquedas para tus ‘keywords’…

Vale, ha habido pérdidas. ¿Acaso significa eso que tendrás que volver a empezar? No. ¿Significa que vas a tener que cerrar el blog? Tampoco. Evidentemente abandonar tu blog durante una temporada tiene consecuencias, pero no son definitivas y desde luego, regodearte en ello no te va a ayudar.

Relativiza, apechuga y ¡mira hacia delante, no hacia atrás!

2) No te mates a escribir

A veces, como una especie de penitencia tras un periodo de abandono, nos imponemos objetivos exagerados, muy difíciles o incluso imposibles de cumplir. Por ejemplo, proponernos escribir tres post a la semana cuando antes solamente escribíamos uno.

Esto no es muy recomendable, en primer lugar porque después de un periodo de inactividad, como es lógico estaremos algo desentrenados y necesitaremos algo más de tiempo que de costumbre para “arrancar”. Marcarnos objetivos demasiado ambiciosos puede conducirnos a la frustración, y la frustración puede introducir ideas negativas en nuestra cabeza: “no valgo para esto”, “no consigo lo que me propongo”, etc. Traza una estrategia de contenidos realista y cíñete a ella.

3) Da un paseo, ve una película, lee otros blogs

Algo que te ayudará mucho, sobre todo si tienes un bloqueo creativo, es realizar aquellas actividades no directamente relacionadas con el blogging que puedan servirte de inspiración. Si la falta de tiempo ha sido la causa de tu sequía bloguera, quizá tampoco has estado leyendo sobre tu temática. ¿Tu blog es de recetas? Cocina. ¿Eres blogger de cine? Ve películas, lee guiones. ¿Blog tecnológico? Lee todas las noticias nuevas que hayan salido.

Relájate haciendo un rato lo que más te gusta, porque en el momento más insospechado puede aparecer una idea genial. Eso sí, asegúrate de tener un cuaderno de notas a mano para apuntarla.

4) Elimina las distracciones

Me gusta comparar los blog con un jardín que hay que cuidar día a día, semana a semana, para tener los mejores resultados. Si descuidamos nuestro jardín durante una temporada se nos acumula el trabajo (plantas secas, malas hierbas, plagas…) y del mismo modo en un blog hay otras tareas aparte de la de escribir que requerirán nuestra atención: moderar comentarios, actualizar plugins, etc. ¡Quizá hasta se te ha ocurrido rediseñar totalmente el aspecto de tu blog, ahora que has vuelto!

Estas tareas son importantes, y desde luego no conviene dejarlas totalmente de lado, pero si la razón por la que dejaste el blog una temporada es que no encontrabas tiempo para escribir… no te recomiendo que te enfangues con estas cosas.

Al fin y al cabo, la única cosa sin la que no puede vivir un blog son los nuevos post.

5) Ignora las cifras por un tiempo

Este último punto cierra el círculo con el primero: asegúrate de no prestar mucha atención a las analíticas por un tiempo, porque (especialmente si la ausencia ha sido larga) todavía tardarán en volver al nivel que estaban antes.

Tan solo piensa en lo siguiente: si has conseguido volver a la dinámica de escribir, ya has ganado.

Lo demás ya vendrá, como vino la primera vez.

Imagen | Obra derivada de una fotografía de Tomasz Stasiuk


18 Jun 2015
Comentarios: 2

Rutina de ejercicios para tener buenas ideas

Rutina de ejercicios para tener buenas ideas
Hace poco os propusimos una rutina de ejercicios para poder escribir todos los días. Estos ejercicios estaban destinados a desarrollar el oficio de escribir, porque es esto, y no la inspiración, lo que nos hace publicar con frecuencia pese a estar reventados después de un día de trabajo. Es decir, las buenas ideas son como el flamante motor de un deportivo, pero el oficio es la gasolina que lo hace moverse. Ahora que muchos ya tenéis provisiones de combustible suficiente es hora de trabajar en la parte más sofisticada: el motor, las ideas, lo que nos inspira y motiva. Leer más


15 Jun 2015
Comentarios: 2

El “método Upworthy” para escribir titulares virales

El “método Upworthy” para escribir titulares virales
Los fundadores de Upworthy proceden de sitios web como Facebook, The Onion y Moveon.org. Quizá por eso, en 2012, tan solo nueve meses tras su lanzamiento, tenían una comunidad de 700.000 fans en Facebook, 43.000 en Twitter y 10.000 en Tumblr.

En menos de un año, con cerca de 3 millones de visitantes mensuales, Upworthy había superado las cifras de tráfico de Huffington Post y BuzzFeed, y se acercaba a Business Insider. En noviembre de 2013 ocupaban el tercer puesto en el ranking de “Medios más virales” con cerca de 14 millones de ‘likes’ y ‘shares’ en Facebook. Leer más


10 Jun 2015
Comentarios: 2

‘Storytelling’: Cómo aplicar técnicas narrativas a tus contenidos

Cómo aplicar técnicas narrativas a tus contenidos
El ‘storytelling’ está de moda en el mundo del marketing en general, y del marketing online en particular. Y no es raro, porque está demostrado que a nivel cognitivo las historias son el mejor vehículo para trasladar un mensaje: captan mejor la atención y son recordadas por más tiempo. Leer más


03 Jun 2015
Comentarios: 3

Apocalipsis spammer: cómo evitar los comentarios zombis en WordPress

Como evitar Spam WordPress

Un blog vivo, con una publicación regular y con una comunidad de lectores potente da lugar a un montón de pequeñas tareas de mantenimiento. Al margen de escribir, el blogger se ve obligado a dedicar tiempo a las  actualizaciones del software y los plugins instalados, a la realización de backups, a los pequeños arreglos en el tema de diseño y por último pero no por ello menos importante, la moderación de comentarios. Leer más


26 May 2015
Comentarios: 3

5 razones por las que debes escribir todos los días

5 razones por las que debes escribir todos los días
Probablemente ya lo sepas, pero siempre viene bien recordarlo: escribir no es solo un ejercicio para la muñeca. En momentos de flaqueza, cuando más nos cuesta sacar tiempo y ganas para sentarse al ordenador, es recomendable acordarse de los numerosos beneficios que tiene para nuestra salud física y mental.

  1.  Te hace feliz: Escribir tiene efectos terapéuticos que nos ayudan a mejorar nuestro bienestar. Esto no es una afirmación gratuita,  sino un hecho demostrado por estudios como este. Ya sea en momentos difíciles, cuando nos enfrentamos a algún suceso traumático, o en periodos en que nos sentimos pletóricos, la escritura nos sirve para expresar nuestras emociones, ordenar nuestros pensamientos, liberar energía o simplemente dar rienda suelta a nuestras ocurrencias.
  2. La mejor forma para recordar tus sueños: ¿Eres de los que se lamenta alguna vez por no poder recordar un sueño? Entonces prueba a dejar una libreta en tu mesilla de noche y construye poco a poco una nueva rutina: anota cada mañana, o incluso a medianoche si te despiertas, todos los detalles que puedas recordar sobre tus sueños. No te preocupes si piensas que no vas a soñar. Soñamos todas las noches, aunque no lo recordemos. Y varias veces además. Gracias a un simple lápiz y cuaderno podrás entrar en un mundo de realidades oníricas que ni tú mismo podías imaginar. Con entrenamiento y constancia, puede abrirte la puerta a otro mundo aún más fascinante, el de los sueños lúcidos, es decir, la habilidad de controlar tus sueños mientras estás en ellos.
  3. Podrás enriquecer tu vocabulario: Escribir da hambre. Hambre de palabras. Cuanto más escribes, más palabras te querrás comer para llenar tus folios en blanco. A medida que escribas más, querrás leer otras fuentes que te inspiren para seguir escribiendo, y esto te convertirá en mejor escritor. Por otra parte, el lenguaje no se mantiene solo por ser nativos de un idioma u otro. Si no lo usamos, se oxida.
  4. Te ayudará a aprender: Escribir constituye la mejor forma de fijar información en nuestro cerebro. Diversos estudios han tratado de explicar la razón, que tiene que ver con la estimulación de millones de células en nuestro Sistema de Activación Reticular, responsable de filtrar la información que nuestro cerebro necesita procesar.
  5. Mantendrá tu cerebro activo a medida que te haces mayor: Escribir es una poderosa medicina contra el envejecimiento que nos permite mantener nuestras capacidades intelectuales en forma a lo largo de nuestra vida.  ¿Por qué? Por todo lo anterior. Te ayudará a aprender, recordar, soñar y, sobre todo, ser feliz.  

18 May 2015
Comentarios: 0

Cómo introducir el factor urgencia para crear textos irresistibles

factor urgencia en textos
El sentido de urgencia es fundamental a la hora de hacer que los lectores tomen acciones. Hace unas semanas hablábamos de que el factor urgencia no puede faltar en los titulares, ya que así evitamos que los visitantes pospongan la lectura del artículo.

En las ‘landing pages’ funciona de forma similar. Se trata de crear en el usuario la necesidad de tomar la acción en el momento en que le llega el mensaje, dándole la idea de que si vuelve más tarde habrá perdido la oportunidad. Es una batalla contra la procrastinación. Leer más


07 May 2015
Comentarios: 3

5 errores comunes en titulares y cómo evitarlos

titulares a ciegas

Los titulares son a menudo el único punto de contacto entre nuestro contenido y nuestros potenciales lectores. Por ello juegan un papel decisivo: pueden captar a los lectores o ahuyentarlos…

Crear titulares realmente rompedores es una habilidad muy delicada que ha de ir puliéndose con la práctica, y adaptándose progresivamente a nuestro público particular. Sin embargo, ya desde el principio podemos empezar a evitar los fallos más básicos cuidando estos cinco aspectos clave que nos señala el prestigioso ‘copywriter’ estadounidense Brian Clark.

1) Sin beneficios para el lector

Una de las claves del éxito en el blogging consiste en que el mensaje esté sintonizado con las necesidades del lector. Si fallamos al comunicar los beneficios que nuestro artículo aporta a los lectores, no tendremos lectores.

Por supuesto, tampoco debemos caer en el extremo contrario: prometer fórmulas mágicas que a todas luces son inverosímiles. El beneficio expuesto en el título necesita tan solo dos ingredientes para ser eficaz: ser relevante para nuestro público y que merezca el tiempo que el lector tendrá que invertir en leerlo. El titular debe responder a la pregunta: “¿qué me aporta leerlo?”

2) Falta de curiosidad

Incluso aunque los beneficios estén claros, debemos picar la curiosidad de nuestros lectores. Digamos que el envoltorio debe ser atractivo. ¿Y cómo hacemos esto? Despertando su imaginación con preguntas, números, frases desafiantes e incluso afirmaciones provocativas que inviten al lector a explorar el contenido.

3) Falta de especificidad

Cuanto más concretos seamos, más probable es que el lector nos otorgue su confianza, ya que la especificidad tiene la virtud de volver el beneficio algo tangible. El ejemplo más paradigmático son los ‘listartículos’, es decir los post basados en enumeraciones (como este). Funcionan porque el lector sabe exactamente lo que va a encontrar en su interior, lo que hace muy claro el beneficio.

Podemos combatir la falta de especificidad mediante variaciones del titular tipo lista, y también usando palabras como “este”, “estos”, “aquí”… Además, los números y porcentajes aportan muchísima especificidad.

4) Complejidad

Los titulares donde tratamos de decir demasiadas cosas no funcionan, porque son demasiado densos como para enganchar al lector: los titulares se leen rápido y en contextos donde la atención está muy dividida (feed de noticias, redes sociales, etc.) Un buen titular debe ser directo para ser eficaz.

Si tienes tendencia a enmarañarte a la hora de redactar titulares, concéntrate en eliminar las palabras que no sean indispensables, usar lenguaje familiar y reducir la idea general del mensaje a un solo concepto.

5) Sin sentido de urgencia

En un solo día leemos infinidad de titulares, y muchos de ellos nos interesan pero llegan a nosotros en un mal momento. Queremos leer el contenido, pero lo dejamos para después. ¿Y qué pasa entonces? Ese “después” a veces no llega nunca y jamás leemos el artículo. Por eso la urgencia es clave para que nuestros contenidos sean leídos.

Un titular totalmente rompedor debe crear en el lector la necesidad urgente de leer el contenido al instante. A menudo es porque los beneficios son muy útiles o porque el elemento curiosidad está funcionando muy bien.

Y ahora te toca a ti: te animamos a poner a prueba tus últimos titulares: ¿pecan de alguna de estas faltas Y los últimos artículos que has leído, ¿comunican los beneficios, te picaron la curiosidad, son específicos y simples, transmiten urgencia? Examina atentamente por qué funcionan y trata de poner en práctica las mismas estrategias en tus próximos post.


28 Abr 2015
Comentarios: 3

Rutina de ejercicios para bloggers que quieren escribir todos los días

Escribir, como correr, requiere un entrenamiento y cierta disciplina. De hecho, al igual que el corredor, el escritor también puede llegar más lejos con un programa de ejercicios hecho a medida.

A lo largo de estos meses hemos publicado varios posts con consejos para escribir más rápido y mejor, pero, para aquellos que preferís trabajar con objetivos, hemos elaborado ahora una rutina de entrenamiento de dos semanas que podéis combinar con vuestro plan de publicaciones semanal o bien convertir en la guía inicial hacia ese blog que tanto deseáis comenzar.

Se trata de una rutina básica que comienza suave y va aumentando en intensidad, para evitar el síndrome de agotamiento a los tres días. El objetivo es ejercitar la disciplina de sentarse a escribir, la creatividad, el método y, tal vez lo más importante, aprender a descansar y tomar distancia sobre lo que escribimos.

  • Día 1 al día 3: Comenzamos escribiendo dos párrafos cada día. Tema y formato libre. Es decir, puede ser el comienzo de una historia, una reflexión o un reportaje. Eso sí, no obligues a tu cerebro a crear una obra maestra, simplemente ponte a escribir lo primero que te salga. Puedes editar el texto y realizar algunas modificaciones, pero recuerda que el objetivo es, simplemente, poner la mente a funcionar.  Tampoco te preocupes de cuándo escribes. Lo importante e innegociable es que tienes que acabar el día habiendo escrito dos párrafos.
  • Día 4: Relee los tres breves textos y selecciona de entre ellos el que más te llame la atención. A continuación, desarrolla a partir de él otros dos párrafos como te parezca.
  • Día 5: Selecciona un momento del día que normalmente tengas libre y en el que puedas dedicar 15 minutos. Piénsalo bien porque en los siguientes días realizaremos breves sesiones de escritura a esa hora. A continuación escribe tres párrafos más a partir del texto en el que estabas trabajando.
  • Día 6: Hoy no se escribe, pero tampoco se descansa. A la hora que seleccionaste el día anterior, busca una revista cualquiera, aunque sea vieja y no te guste su tema. Escoge un artículo que te llame la atención y léelo. Mientras lees realiza anotaciones en el margen, que pueden ser reflexiones, comentarios sobre el texto o ideas que se te ocurran.
  • Día 7: Retoma el texto en el que estabas trabajando y abre la misma revista del día anterior por la página del artículo. Ahora piensa cómo podrías proseguir tu texto partiendo del tema de ese artículo. Apóyate en tus reflexiones o comentarios que escribiste en el margen. Escribe 500 palabras más. No intentes que quede un texto coherente, simplemente prosigue la historia.
  • Día 8: Descanso.
  • Día 9: Piensa en tres temas que te interesen (por ejemplo, el espacio, el atletismo o la cocina). Ahora deberás redactar titulares pensando que escribieses un post, una novela o una entrevista para cada uno de los temas que se te han ocurrido.
  • Día 10: A la hora habitual, siéntate en tu espacio de siempre, o donde prefieras. Relee el texto en el que estabas trabajando hace dos días. Piensa en cómo podrías mejorarlo para que tenga más sentido. Aquí lo importante no es escribir sino hacer de albañil. Elimina partes que no te gusten y añade lo que quieras, sube partes del texto y baja otras o bien prueba a cambiar el formato, por ejemplo, reconvirtiendo los párrafos en listas. No inviertas más de 30 minutos. Por último, escribe un título que consideres que define mejor lo escrito, aunque no estés 100% contento con el texto.
  • Día 11: Hazte con una libreta o utiliza una aplicación de notas de tu móvil. A lo largo del día dedica lapsos de 2 minutos para escribir cualquier cosa que te haya llamado la atención o frustrado. A la hora convenida relee el texto de siempre y, durante 15 minutos, realiza nuevas modificaciones para perfeccionar el texto. De nuevo, no te agobies si no estás 100% satisfecho.
  • Día 12: Día de escribir. Escoge una de esas ideas que habías anotado el día anterior, la que más te guste, y escribe un texto libre de 700 palabras relacionado con ella. No dediques más de una hora. Es decir, lo importante es escribir rápido y no conseguir un gran acabado. Déjate llevar por tus ocurrencias y escribe, escribe, escribe… Por último, ponle título. No te preocupes si no estás completamente satisfecho. Deja la historia resposar.
  • Día 13: Descanso.
  • Día 14: Retomamos el último texto y pensamos cómo podemos mejorarlo. Durante 30 minutos haz de albañil de nuevo. Cambia hasta el título si es necesario. Eres libre de reescribir el texto todo lo que quieras.
  • Día 15: Hoy es el último día y vamos a acabarlo con estilo. Vuelve sobre los títulos que escribiste hace unos días y escoge un tema y uno de los titulares para ese tema. Escribe un texto de 500 palabras que desarrolle el titular seleccionado. Si es una entrevista, puedes inventar la introducción, los personajes así como las preguntas y las respuestas. Si es una novela puedes escribir un fragmento del inicio, del desarrollo o del desenlace. Esta vez no tienes un tiempo definido. El objetivo es lograr cierta calidad en lo escrito. Una vez tengas el tema y el formato claros, piensa qué quieres contar y qué información te gustaría incluir. Cuando sientas que tienes suficientes ingredientes en tu cabeza, es hora de empezar. Procura escribir todo lo rápido que puedas sin detenerte a corregir a cada momento. Una vez hayas acabado, dedica el tiempo necesario para reorganizar la información o añadir lo que consideres. Por último, redacta nuevas versiones del títular y escoge la que más te guste.
  • Día 16: META Y DESCANSO 🙂

07 Abr 2015
Comentarios: 3

Cómo recuperar el ritmo después de Semana Santa

Cuánto cuesta alcanzar un buen ritmo de publicaciones, !pero qué poco perderlo! Después de las vacaciones -da igual lo largas o cortas que sean- es común padecer el síndrome del blogger cansado. Los síntomas son fácilmente reconocibles: la única forma de ponerse a escribir en el ordenador es arrastrándose hasta él y la mente funciona a la velocidad de un koala.

Resulta irónico que uno se vaya de vacaciones para descansar y a la vuelta cueste el doble recuperar el ritmo de trabajo de antes de las vacaciones. En la mayor parte de los casos solemos encontrarnos mejor después de unos días, pero hay situaciones en que el periodo post vacacional puede resultarnos más difícil de lo normal o incluso hacernos tomar decisiones un poco radicales que afecten en lo profesional y personal.

Remedios para cargar las pilas

Superar ese desconcierto después de las vacaciones es posible aplicando una serie de consejos, algunos de ellos enfocados a la prevención (para aplicar en las próximas vacaciones) y otros para poner en hora nuestro reloj interno una vez de vuelta:

  1. Mantente inspirado cuando te vayas de vacaciones: Vale, quizás ya es tarde y has estado tirado en el sofá toda la semana. Sin embargo, irse de vacaciones no tiene por qué equivaler a desconectar la mente por completo. Es bueno aprovechar esos días para dejarse sorprender y hacer actividades que nos motiven. Visita algún museo, pasea, haz deporte, lee en la playa… Lo que más te guste. El objetivo es no pasar de un extremo de máxima actividad a otro de máxima pasividad, porque es así cuando pueden aparecer los problemas a la vuelta.
  2. Retoma la rutina poco a poco: Muchos han aterrizado este lunes o martes sobre sus sillas de trabajo sin frenos ni paracaídas, y probablemente aún andan soñando con lo bien que estaban hace unos días. A medida que se acerca la vuelta al trabajo, conviene que retomemos nuestra rutina habitual progresivamente, por ejemplo, ajustando nuestros horarios de sueño poco a poco. En este sentido, puede ayudarnos el dividir las vacaciones en varios periodos, unos días de relajación absoluta, otros donde recobremos un poco la actividad, y una última fase donde recuperemos horarios parecidos a cuando estamos trabajando. Por otra parte, si has iniciado alguna actividad, deporte o hobby durante las vacaciones es recomendable, siempre que sea posible, que no lo abandones completamente sino que continúes con él en los días siguientes.
  3. Ordena la mesa de trabajo: El síndrome post vacacional suele traer aparejada una sensación de saturación, de angustia e impotencia por no poder sobreponernos a algo que parece superior a nuestras fuerzas. A veces todo esto se produce junto a una pérdida general de motivación que hace que la menor tarea, como escribir un post, parezca como escalar una montaña. No podemos vencer haciendo planes de futuro ni acometiendo grandes proyectos. La manera de superarlo es con pequeños gestos que nos ayuden a recuperar el orden. Ordenar el escritorio u organizar las tareas que tenemos en nuestra agenda semanal es una buena forma de poner nuestra cabeza en circulación y establecer una serie de prioridades.
  4. Descansa lo suficiente: Una de las razones por las que la vuelta se hace tan dura es porque durante las vacaciones los periodos de descanso se prolongan durante el día y retrasamos la hora de irnos a la cama. Entramos así en un círculo vicioso incompatible con los horarios laborables habituales, del que la única forma de salir es asegurando que descansamos lo suficiente durante la noche.
  5. Empieza por pequeñas tareas: No empieces a escribir un post interminable ni a hacer toda esa lista de tareas que tienes pendientes. Date un tiempo para recuperar tu actividad. Empieza por cosas que no te lleven mucho esfuerzo y te hagan sentir bien, como por ejemplo, navegar por internet en busca de nuevas ideas o leer tus blogs favoritos.

Hay que tener cuenta que la prevención es la mejor de las armas frente al síndrome del blogger cansado después de las vacaciones. A menudo somos más propensos a sufrirlo cuando previamente atravesamos un periodo complicado en que hemos perdido nuestra motivación por lo que hacemos. En este caso, las vacaciones son el momento perfecto para asestar el golpe definitivo a tu blog. Si es así, date un margen de tiempo para pensar en ti, en tu blog y en todo lo que has hecho hasta ahora, habla con otros bloggers que probablemente ya han pasado por la misma situación y, cuando decidas seguir adelante, plantéate metas a corto plazo, que te den satisfacción una vez alcanzadas.

 


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies