Teléfono: 650 30 91 26
Diseño Intuitivo
Teléfono: 650 30 91 26
13 Nov 2015
Comentarios: 9

Por qué poner anuncios en tu blog puede no ser buena idea

Google Adsense

La idea de crear un blog y vivir de la publicidad es tentadora. Lamentablemente las cosas no son tan fáciles cuando uno decide ponerse manos a la obra insertando los primeros anuncios. El dinero no fluye como habíamos pensado y tal vez hasta nos replanteemos si el blogging no es lo nuestro.

La publicidad es una de las vías más habituales o al menos la que más rápido nos viene a la cabeza cuando pensamos en estrategias de monetización. También se caracteriza por no ser la más adecuada en la mayoría de los casos. No es el que el blogging no sea lo tuyo, sino más bien que has presionado la tecla incorrecta.

Aquí te contamos algunos elementos que conviene tener en cuenta antes de lanzarnos: Leer más


09 Mar 2015
Comentarios: 1

Cosas que debes tener en cuenta al publicar contenidos patrocinados

 

Publicar contenidos patrocinados es una de las primeras opciones que se nos ocurre cuando pensamos en monetizar nuestro blog. Es una forma de monetización interesante, especialmente si todos salen ganando: el cliente porque ve publicado contenido sobre su marca; tú, porque generas ingresos, y tu audiencia, porque recibe contenido relevante. Esta es la teoría. La práctica, sin embargo, puede ser bien diferente porque entran intereses de por medio que pueden traicionar la esencia del contenido patrocinado.

Antes de lanzarte a aceptar contenidos patrocinados debes tener en cuenta una serie de obligaciones y consejos para que algo en teoría beneficioso para ti no se te acabe volviendo en contra. Lo primero que deberías hacer al recibir una oferta de este tipo es ponerte en la piel de tus seguidores. ¿Es algo que les interesa? ¿Cómo te gustaría que te contasen la historia si estuvieses al otro lado? ¿Te gustaría saber que se trata de contenido patrocinado?

Patrocinado o no patrocinado

Hay clientes que, erróneamente, presionan al blogger para que no distinga un contenido patrocinado del que no lo es, y evitar así una supuesta reacción negativa por parte de los lectores. Lo primero que hay que explicarle es que la ley nos obliga a señalarlo de forma explícita y nos exponemos a multas si no lo hacemos. Por otra parte, como bloggers, tenemos una obligación para con nuestra audiencia basada en una relación de confianza mutua. En un mundo tan sobrecargado de información, el hecho de que una persona nos visite y se tome tiempo para leer los contenidos del blog es una demostración de confianza que no podemos ignorar. Por eso debemos actuar con honestidad.

Por otra parte, el argumento en contra de etiquetar un contenido patrocinado falla desde la base. Si para llegar a un lector tenemos que engañarle, entonces ese es el síntoma de que lo correcto es precisamente hacer lo contrario. La lógica de un cliente que piensa que el engaño es un método efectivo se basa en los siguientes supuestos:

  1. Como el contenido no se identifica como patrocinado, habrá más lectores que lean el post.
  2. Al tener más lectores, también habrá más probabilidad de que nuestro contenido se comparta.

Sin embargo, el engaño en Internet desencadena reacciones muy diferentes. Estas son las respuestas habituales que genera una estrategia digital basada en el engaño como esta:

  1. Como la «trampa» está escondida, lo normal es que el número de personas que caigan será similar se diga o no que es patrocinado.
  2. Buena parte de los lectores, incluso los que están verdaderamente interesados en el tema, se darán cuenta a medida que lean de que el post es patrocinado y se marcharán porque lo concebirán como publicidad engañosa.
  3. Los lectores que se vayan, que serán más o menos según lo astuta que sea la trampa, se irán cabreados. Como consecuencia, perderán confianza en tu blog y en los contenidos que publicas.

Cuando decimos que un contenido es patrocinado, los lectores verdaderamente interesados en el tema pasan a evaluar el contenido sabiendo en todo momento que hay una marca detrás. Si el tema les resulta relevante, el hecho de que se trate de contenidos pagados no será un impedimento para que sea compartido, con el consiguiente impacto positivo en la marca. Es decir, ser honesto es beneficioso hasta para la marca. Lo que realmente nos tenemos que plantear, nosotros y el cliente, es que si no queremos reconocer que hay relación económica de por medio tal vez sea porque:

  1. Queremos hacer caja a expensas de nuestra audiencia.
  2. Y además, no confiamos en la relevancia del contenido.

Para muchos la ley es suficiente motivo para ser «honesto». Sin embargo, hecha la ley, hecha la trampa. Hay bloggers que utilizan todo tipo de estrategias para cumplir la ley sin que ello les afecte. Por ejemplo, en vez de decir de forma explícita que es un contenido patrocinado, incluyen una etiqueta «publicidad» entre la lista de etiquetas del post. Otros lo ponen abajo, al final de texto, y en pequeño. Pero si releemos lo anterior, estas acciones son inefectivas y además impiden beneficiarnos de las ventajas de publicar contenido patrocinado interesante. Personalmente, como lector, pensaría que me están tratando de engañar igualmente y reaccionaría en consecuencia.

Códigos de confianza

Con la generalización de los contenidos patrocinados, han surgido iniciativas para poner algo de orden en todo esto, como por ejemplo los códigos de confianza. El objetivo de estos códigos es permitir a los lectores evaluar la independencia del creador de los contenidos respecto a la información que publica. A su vez, permite a los bloggers saber cómo tienen que identificar sus contenidos siguiendo un formato estándar. Para ello solo tienen que introducir un sello y un link a otra página con más información al respecto.

Las marcas trabajan cada vez más de cerca con ‘influencers’ porque se han dado cuenta de que les resulta más barato y efectivo que otras formas de publicidad tradicionales. Algo que parece una mina de oro para los que se dedican al blogging, puede ser una espada de Damocles si no se actúa de forma responsable. Nos jugamos la credibilidad de los blogs como fuentes de información, y tenemos que pensar si un puñado de euros valen la pena a cambio de poner en riesgo la confianza que nos han dado nuestros lectores.

Hay diversos códigos de confianza, según el grado de implicación de la marca. Por ejemplo, el código de atención (c2c) sirve para indicar que para la elaboración del post hemos contado con alguna atención especial por parte de los representantes de la marca. Por ejemplo, mediante una invitación a un evento o el pago del desplazamiento. En el caso de que haya una retribución por medio, tendremos que utilizar el código c6c, que indica que se trata de una colaboración de carácter comercial.

La desventaja de este sistema es que los lectores pueden no saber a qué se refiere el código en concreto, y para ello tienen que acudir a una página externa. Aunque lo hagamos explícito, si no lo destacamos lo suficiente, estamos en las mismas.

Elijas el sistema que elijas, la regla de oro que no falla es utilizar un sistema que nos dé certeza de que el lector sabe en todo momento que está leyendo un contenido por el que hemos sido retribuidos. Ya sea utilizando el branding de la marca o los códigos de confianza, lo importante es ser honestos porque, como hemos visto, la honestidad tiene recompensa.

 

 


04 Feb 2015
Comentarios: 8

7 cosas que creías saber sobre SEO y que ya no son ciertas

Es posible que algunas de las cosas que aprendiste hace unos años sobre qué es bueno para el SEO y qué no hayan perdido validez. O que te hayas estado informando en una fuente que ya tiene un tiempo.

Quizá incluso es posible que, paradójicamente, esas «verdades» que una vez fueron ciertas pero que ya no lo son estén perjudicando tu posicionamiento en buscadores. O te estén haciendo perder el tiempo porque te centras en cosas que han perdido toda importancia. Leer más


01 Dic 2014
Comentarios: 1

Cómo calcular el valor de tu blog

Cómo calcular el valor de tu web

Si has realizado una inversión en tu blog y quieres saber qué has obtenido por ello, este post es para ti. Puede que tengas una tienda online y a la vez un blog con información útil para tus clientes potenciales o con el objetivo de posicionar mejor tu marca en buscadores. Tal vez, tu blog es parte de una estrategia más amplia dentro de una gran empresa. En todos estos casos, saber cuál es el valor de tu blog es esencial para tu estrategia de marketing de contenidos. Por «valor» no entendemos solo a qué precio venderíamos el dominio si alguien puja por él. Más bien nos referimos a la importancia que tu blog tiene como parte de los objetivos de tu estrategia de marketing. Es decir, calcular en qué medida tu blog contribuye a esos objetivos.

Calcular el valor de tu blog es un paso obligatorio por dos motivos:

  1. Para poder justificar ante el jefe o ante nosotros mismos el coste de nuestra estrategia de contenidos.
  2. Si queremos realizar alguna inversión en acciones de distribución de contenidos.

Cuando el blog es un instrumento corporativo o un «arma» de un negocio, no tiene sentido gastar dinero en producir contenidos si no sabemos el retorno de dicha inversión. Y de la misma forma, si nos disponemos a distribuir nuestros contenidos mediante anuncios pagados en Facebook o Twitter, estaremos derrochando dinero si no podemos medir el impacto de la acción.

Saber el valor real de tu blog requiere calcular los costes asociados a la creación de los contenidos o mantenimiento del sitio, y ponerlos en relación con el retorno que generan las conversiones o el valor que obtenemos por conseguir nuestros objetivos. Estos son los pasos principales:

  1. ¿Cuánto te cuesta producir contenidos?: Si tienes gente externa a tu empresa que desarrolla los contenidos basta con sumar lo que pagas a cada uno. Aún así, debes incluir en esta cifra el coste de cualquier empleado o departamento que interviene en el proceso de revisión y aprobación del contenido. Si no hay nadie dedicado a esa tarea a tiempo completo, pero sí empleados que lo realizan además de propio trabajo, puedes evaluar el coste del tiempo que les lleva.
  2. ¿Cuál es el coste por visita?: Ahora queremos conocer cuánto cuesta el contenido desde el punto de vista del tráfico que nos aporta. Es decir, lo que cuesta atraer a cada usuario a tu blog. Ojo, no hablamos de visitas únicas, sino de visitas realizadas por las mismas o diferentes personas desde uno o varios dispositivos. Para ello dividimos los costes asociados a la promoción de nuestros contenidos por el total de visitas. En la valoración de costes entrarán nuestras inversiones en PPC u otros costes asociados a nuestra estrategia de ‘outreach’.
  3. ¿Cuáles son los los ingresos por cada visita?: Hay muchas formas de monetizar tu blog, por ejemplo a través de anuncios o formando parte de programas de afiliación. Hay blogs que no tienen publicidad pero obtienen ingresos por las ventas de sus productos y servicios, o que contribuyen a que se produzcan conversiones en otra parte del sitio web. El objetivo es calcular la cantidad total de ingresos mensuales como consecuencia de la actividad de tu blog. Es decir, averiguar qué porcentaje de usuarios compraron porque visitaron el blog. La herramienta de analytics de nuestra web nos puede ayudar a realizar esta segmentación. En ocasiones, esa venta se produce después de una llamada por teléfono. Esto es más complicado de medir. Pero podemos hallar formas más o menos precisas de hacerlo. Por ejemplo, podemos averiguar el número de clientes que llegaron a la página de contacto después de visitar el blog, y asignar un valor a esa conversión. Si sabemos el valor de cada nuevo cliente, es decir, el gasto que realiza en un periodo de tiempo por término medio, podemos extrapolarlo. Otra forma de hacerlo sería preguntar verbalmente a los clientes si han visitado nuestro blog antes de comprar.
  4. ¿Cuál es el coste y valor de los contenidos reutilizados?: A veces los contenidos del blog son reutilizados por otros departamentos mediante ebooks o mensajes en ‘social media’, entre otros. De nuevo, es importante conocer cuánto cuesta y qué retorno económico nos reporta para incluirlo en los cálculos. En definitiva, no deja de ser una manera en que nuestro blog influye en la marcha del negocio.

Si tenemos una idea lo más precisa posible del valor de nuestro blog podremos tomar decisiones acerca de la estrategia de marketing de contenidos, como por ejemplo realizar nuevas inversiones en acciones de promoción. Diseñar una estrategia y crear contenidos cuesta tiempo y recursos a nuestro negocio, por lo que es lógico que debamos justificar de alguna forma qué nos está aportando.


07 Nov 2014
Comentarios: 0

Qué es el autoblogging y por qué debes evitarlo

«Monetización» y «blogging» son dos palabras que a menudo aparecen juntas. Poder ganarse la vida como blogger es un sueño que algunos hacen realidad. Los hay que, incluso manteniendo otro trabajo, obtienen ingresos más que decentes por esto. Sin embargo, como en todo, las opciones para «intentar» conseguirlo son diversas, y algunas más recomendables que otras. Hoy queremos hablarte del autoblogging, que para muchos paradójicamente no tiene nada que ver con el blogging en absoluto.

El autoblogging consiste en crear un blog con el único fin de atraer tráfico de forma automática. Un autoblog recoge el contenido mediante un RSS feed de otra fuente de información y la muestra en su web. El propósito es obtener tráfico de los buscadores y hacer dinero con ello.

El problema principal radica en que esta práctica no requiere producir contenido original, sino más bien generar contenido que probablemente ha sido reproducido en muchas otras páginas.

  1. El dinero no es el ‘king’: Con un autoblog rompes la primera norma del marketing de contenidos y el SEO: ‘Content is king’. A la larga, cualquier estrategia de marketing de contenidos superará con creces los resultados que puedas obtener con una estrategia de autoblogging para ganar dinero a toda costa. La razón por la que tu blog atraerá cada vez más tráfico y de forma sostenible en el tiempo es porque tienes algo que decir que interesa a la audiencia. Con el tiempo, los buscadores te considerarán una fuente relevante, te saldrán colaboradores, escribirás ebooks y serás invitado a colaborar en otros blogs o dar una conferencia. Una estrategia de marketing de contenidos bien definida es como una bola de nieve rodando colina abajo: cada vez crece más.
  2. A Google no le gustan los autoblogs: En cada nueva actualización el buscador se pone más y más estricto con el spam. Las palabras clave ya no son tan importantes para definir una búsqueda, y por tanto tampoco para posicionar tu página. La estrategia de Google en las sucesivas modificaciones del algoritmo queda clara: poder presentar más rápido el contenido de calidad que el usuario busca. Google sabe si estás robando contenido de otras webs y puede banearte la página sin contemplaciones. Más pronto que tarde pasará. Además, su programa Google Adsense no admite páginas web con contenido que no sea original.
  3. No venderás: Si realmente quieres vender algo a través de tu blog, piensa en un momento en tus hipotéticos lectores. ¿Qué posibilidades hay de que un lector caiga en tu web, que no aporta nada original, sino solo contenido enlazado, y pinche en un anuncio? Muy pocas por no decir ninguna, porque el comportamiento esperable es que tenga desconfianza. Tener contenido de calidad es esencial para que se produzca una venta. A lo mejor consigues realizar alguna de forma esporádica, pero sin regularidad tu negocio no será sostenible.
  4. Nada dura para siempre: Vale. Has encontrado un nicho. Pero, ¿por cuánto tiempo vas a poder competir por las palabras clave que has elegido para posicionar tu autoblog? Pronto llegará la competencia. Y entonces, pasarás a ser uno más, si es que Google no te ha eliminado antes. A medio o largo plazo, lo único que funciona es un blog de calidad y una buena estrategia de contenidos.
  5. No construirás tu marca ni reputación: Hoy en día, tu reputación online y marca personal es algo en lo que merece la pena invertir tiempo. Si no hoy, el día de mañana te ayudará a encontrar un empleo en mejores condiciones. Entonces, ¿de qué sirve gastar fuerzas con un autoblog? Muchos autobloggers solo miran los ingresos potenciales a corto plazo (ya hemos visto que no es tan fácil como parece), y se olvidan del coste de oportunidad de no dedicar su talento a compartir algo que les apasiona o que conocen bien.

Por si fuera poco, el software disponible resulta más que dudoso y suele generar muchas opiniones negativas por no cumplir lo que promete, sobre todo porque no es barato. Uno de los programas más establecidos, Autoblog Samurai, puede nada más y nada menos que traducir contenido original a un idioma y devolverte contenido… ¡original! Así, tal cual. Muchas páginas que ofrecen este tipo de software son lo más parecido a aquellos «vende motos» que iban de pueblo en pueblo vendiendo artefactos extraños. Con esto no queremos decir que ciertos automatismos no hagan tu vida como blogger más fácil, pero ciertamente solo es recomendable usarlos cuando sus resultados sean totalmente verificables.

Así que, si estás pensando en empezar con el blogging y por casualidad has caído en las garras del autoblogging y te ha picado la curiosidad, te recomendamos que elijas un tema que te apasione, que descubras la creatividad que llevas dentro y diseñes una buena estrategia de marketing de contenidos para llegar lejos. Muy lejos.


31 Oct 2014
Comentarios: 0

Los errores más comunes al monetizar un blog

Errores al monetizar un blog

Monetizar o no monetizar, esa es la cuestión. Lamentablemente, a veces la urgencia nos hace elegir mal, y optamos por monetizar antes de tiempo o utilizar métodos que no tienen futuro en nuestro blog. Es tentador hacer algo de dinero, especialmente si esa es condición imprescindible para seguir adelante con el proyecto.

El problema viene cuando queremos ir más rápido de lo que podemos o no planificamos bien nuestra estrategia. Nuestras acciones no arrojan los resultados esperados. Nos sentimos decepcionados y hasta probablemente seamos excesivamente duros con nosotros mismos. En realidad, puede que la solución sea bastante fácil de detectar analizando bien cada una de nuestras decisiones, en busca de algunos de los errores más frecuentes cuando se monetiza un blog.

Lo ideal, sin embargo, es que tengas en cuenta estos errores antes de comenzar:

  1. No tienes contenido suficiente: Si solo tienes unos pocos posts o vídeos porque acabas de comenzar, ni te lo plantees. Algunos bloggers se lanzan a incluir publicidad nada más abrir su blog sin pensar que esto puede afectar a su imagen y a la experiencia del usuario. Los lectores no son tontos. Si ven un blog con poco contenido y mucha publicidad cuestionarán lo que les quieres decir. Por otra parte, si tienes poco contenido es probable que aún no tengas una buena idea de tu audiencia. ¿Cuáles son los temas que más interesan? ¿Qué temas gustan menos? ¿Qué edades y ocupaciones tienen mis lectores? Estas preguntas son esenciales para que nuestra publicidad tenga valor añadido.
    Para leer más:

  2. Es muy pronto: Uno de los factores más importantes a la hora de monetizar es saber en qué fase se encuentra nuestro blog. No vale todo en cualquier momento. Para hacer algo de dinero mediante anuncios de AdWords y similares, o mediante programas de afiliación, es necesario generar bastantes visitas. Y para tener visitas hay que generar contenido que sea interesante y con cierta frecuencia. Esto es importante, porque a medio plazo la fuente principal de un blog -y la que lo hace sostenible- es el tráfico orgánico desde buscadores. Sin contenido interesante ni frecuencia, los buscadores no te darán relevancia. Y tampoco alcanzarás un número de visitas que merezca la pena.
    Para leer más:

  3. Haces autoblogging: Hay una diferencia entre bloggers de nicho por amor al arte y aquellos que lo hacen por hacer dinero a toda costa. El autoblogging consiste en crear un blog donde el contenido se recoge de forma automática de otras fuentes de información a través de un software específico. El propósito de un autoblog es generar tráfico de buscadores y obtener dinero por ello. No hay contenido original, solo información resumida y enlazada a la fuente. El autoblogging no está permitido por Google AdSense, así que si quieres monetizar de esta manera, piensa que más pronto que tarde Google cerrará tu cuenta. Los hay que se abren blogs de un tema con mucha audiencia y un ratio de pago elevado en Google Adsense, con el único fin de competir por palabras clave y atraer tráfico. El problema de estas prácticas es que el énfasis no está en el contenido sino en hacer dinero. A la larga perderás las palabras clave que hayas ganado. No es una estrategia de monetización sostenible.
    Para leer más:

  4. No innovas: Monetizar no es tan fácil y a menudo se aprende por ensayo y error. Primero hay que tener ideas y dejarse inspirar por otros blogs. Después aplicar las técnicas que nos gustan y medir su efecto. Saca conclusiones y mejora. Si monetizas mediante publicidad, juega con la localización de los anuncios, el tamaño y el contenido.
    Para leer más:

  5. No conoces a tu audiencia: Cualquier técnica de monetización parte de algo básico: el valor añadido para tu audiencia. Esto es imposible si no sabes quienes son tus lectores, un paso esencial para tu estrategia de marketing de contenidos. Para ello empezamos defiendo unos perfiles prototipo o ‘buyer personas’ en base a nuestra intuición que iremos matizando con un poco más de investigación. Al fin y al cabo, ¿cómo vamos a poner publicidad relevante en nuestra página si no sabemos los intereses de los visitantes de nuestro blog? ¿Cómo vamos a venderles un ebook o una suscripción a contenido premium?
    Para leer más:

No solo se vive de la publicidad a la hora de monetizar un blog. Hay multitud de opciones para sacar algo de rendimiento a tu esfuerzo desde el principio. Eso sí. Todas las que se nos ocurren y podemos recomendarte pasan por dedicar esfuerzos a crear contenidos de calidad. Hay quien recurre, por falta de tiempo, a publicar contenidos con enlaces pagados. Esto no es una mala opción si realmente aporta un valor añadido a la audiencia. En cambio, cuando solo lo hacemos por obtener ingresos, perdemos de vista lo esencial de cualquier estrategia de monetización: nuestros seguidores. Ese es precisamente otro de los errores fundamentales, encubrir publicidad «barata» entre nuestros contenidos con el consiguiente riesgo de perder tráfico y a la larga poner en peligro nuestro objetivo de rentabilizar el blog.


21 Ago 2014
Comentarios: 6

Cómo monetizar tu blog en cada etapa

Monetiza tu blog

Hay muchas formas de monetizar un blog, pero no todas tienen por qué ser adecuadas a nuestro proyecto. Gestionar un blog requiere un gran esfuerzo que a veces no es recompensado directamente como quisiéramos. Así que es natural que en gran parte de los casos, la supervivencia del mismo dependa de que seamos capaces de obtener un rendimiento económico a medio o largo plazo.

Por esta misma razón tenemos que pensar bien cómo monetizamos el blog. Una estrategia inadecuada puede incidir en el tráfico y expectativas de la audiencia, así como echar al lastre parte de los logros conseguidos con tanto sacrificio. Es importante ser consciente de la etapa en qué se encuentra nuestro blog y tener mucha, mucha paciencia.

Opciones de monetización para cada etapa

  1. Estamos empezando… No es fácil monetizar un blog nada más empezar, pero no por ello tenemos que darnos por vencidos. De hecho, en esta etapa se pueden sentar bases sólidas que repercutirán en nuestra capacidad para obtener beneficios en fases posteriores. El primer obstáculo cuando empezamos nuestro blog es que apenas tenemos tráfico y éste crece muy lentamente en los primeros meses. Si publicamos 3 o 4 veces por semana y solo dependes del crecimiento orgánico, lo habitual es que te muevas en rangos de 1.000 a 3.000 visitas mensuales al principio. Que sean más o menos depende del nicho en concreto y tu dedicación. En cualquier caso estos números son muy bajos para tirar de publicidad. Si tu blog está en un nicho muy específico, por ejemplo, sobre rutas de montaña, y consideras que mostrar anuncios de botas de senderismo ofrece valor añadido a tus fans, pues adelante. Al margen de los números, podrás experimentar con herramientas y campañas antes de que el tráfico remonte. Como en esta etapa nuestro blog es excesivamente dependiente de nuestros contenidos, la opción más efectiva para generar ingresos es precisamente crear contenidos de alto valor y cobrar por ello. Por ejemplo:
    • Ebooks: Ya hemos comentado anteriormente cómo y dónde podemos monetizar nuestros libros electrónicos. Si hacemos un ebook original y con un tema atractivo las posibilidades son enormes. Siguiendo con el ejemplo del blog de montaña, imagina que haces un ebook sobre “Rutas de montaña para senderistas novatos” basado en tu propia experiencia y con datos obtenidos sobre el terreno. Si cobras por cada ejemplar 10 euros y logras ventas de 5 o 10 unidades mensuales, que no es difícil si dedicas tiempo a publicitarlo allí donde puedas, al menos ya tienes para recuperar la inversión del hosting y algo más. Lo bueno es que a medida que el tráfico aumente también lo harán las ventas. Y también podrás hacer más ebooks.
    • Contenido premium: Es decir, posts de un alto valor por la profundidad y rigurosidad de la información. Puedes crear un área de acceso exclusivo para miembros, que pagan una pequeña cantidad mensual para leer estos posts. Es posible que esta opción te resulte difícil al principio, si tienes poco tráfico y no eres reconocido. Aún así, si quieres hacer de tu blog tu carta de presentación profesional (por ejemplo, eres coacher o consultor), no dudes en hacerlo. A medida que te des a conocer en el mundo exterior le sacarás rendimiento. En cualquier caso, cuanto más extensa sea tu lista de artículos premium, más valor tendrá para los futuros lectores de cara a pagar por acceder a ella.
    • Lista de emails: No hay que esperar a que el blog ya esté en su fase madura para comenzar a construir tu lista de emails. Por sí solo, conseguir emails no te aportará ingresos, pero te dará acceso directo a la bandeja de entrada de tus lectores. Si vendes productos en tu blog o ya has escrito algún ebook, puedes mandarles ofertas o sugerencias de compra de acuerdo con sus intereses. Tu capacidad de sacar partido de una lista de emails dependerá de la naturaleza del blog. Aunque tengas poco tráfico, si tu blog está asociado a una tienda online y tus lectores están interesados será útil desde el principio. Aún así, elaborar una lista de correos de tus lectores desde el día uno te dará ventajas en la siguiente fase.
    • Servicios de consultoría: Muchos bloggers aprovechan su web para expandir sus oportunidades profesionales. Tal vez no tengas el tráfico, pero sí las habilidades y el conocimiento. En este caso Linkedin y el boca a boca pueden ser grandes aliados.
    • Publicidad: Aún tienes poco tráfico y el potencial de ingresos es bastante reducido. La pregunta que debes hacerte es: ¿tiene algún valor añadido ofrecer publicidad en mi página web? Si la respuesta es “no” o “tal vez sí…”, lo mejor es esperar. Pero este es un buen momento para integrar banners de nuestros propios productos, ebooks, contenidos premium… Y así acostumbrar a los lectores a la presencia de espacios publicitarios en la página.
  2. La fase del despegue: Con constancia y paciencia, al final las estadísticas nos empiezan a dar la razón. Tanto esfuerzo ha valido la pena. Las visitas suben y aunque todavía no es para tirar cohetes, ya tenemos más alternativas para obtener un dinerillo de nuestro blog. Es el momento de plantearse las siguientes opciones:
    • Venta de espacio para anuncios: Puedes establecer contactos con empresas directamente o bien a través de plataformas de publicidad como Adpv, Coobis o Buysellads. La primera opción te da más libertad y margen de ingresos, ya que a través de las plataformas de venta publicitaria tendrás que ceder una comisión. No te dejes intimidar por establecer acuerdos publicitarios directos. Si asistes a eventos relacionados con tu nicho, y conoces empresas que podrían estar interesadas en anunciarse en tu blog, habla con ellas.
    • Programas de anuncios: Otra opción es mostrar los anuncios de programas como la conocida Google Adsense. Existen muchísimas alternativas interesantes, como Infolinks, que escanea las páginas en busca de palabras clave relevantes y coloca los anuncios como enlaces. Si tienes un blog alojado en WordPress.com también puedes poner anuncios a través de su solución Word Ads. Otras opciones son Bidvertiser, Exoclick, Clicksor o Impresiones Web.
    • Plataformas de afiliación: Un programa de afiliación es un acuerdo que estableces con un anunciante a cambio de una comisión por una acción por parte de tu audiencia que repercuta en su beneficio. Las plataformas de afiliación, como Tradedoubler, Zanox, Affilinet, Adjal o Nettafilitation, te hacen la vida más fácil, ya que no siempre tienes ni el tiempo ni la capacidad de contactar uno por uno con todas las empresas relevantes de tu nicho. Amazon, por ejemplo, tiene un programa de afiliados para promocionar ebooks y películas. Te recomendamos leer el artículo en el que explicamos en detalle cómo obtener ingresos mediante este método.
  3. Madurez: Tu blog ya es un pez gordo de la blogosfera. Tus visitas se cuentan por miles al día. Realmente, en esta etapa tienes capacidad suficiente para generar ingresos mediante todos los métodos anteriores. También puedes vender productos a tu audiencia, que estará ya bien segmentada, o crear algo de ‘merchandising’ propio para aprovechar más el potencial de tu marca. Por ejemplo, si tienes un blog de cocina puedes hacer delantales con el logo del blog y dedicarlos a tus fans. Aún así, tal vez estés cansado y quieres empezar un nuevo proyecto totalmente diferente. Si es así, también puedes monetizar el ocaso de tu blog. Así es. Puedes vender tu dominio a través de webs como Flippa o vendermiweb.com.

Estas tres fases y posibles estrategias de monetización son orientativas. Cada blog es diferente y por eso te sugerimos que lo tomes solo como una guía. Como siempre, lo importante es experimentar, analizar y mejorar.


07 May 2014
Comentarios: 17

Cómo promocionar tu ebook gratis, y que de verdad funcione

Sí, es verdad que Amazon es una de las principales plataformas de venta de ebooks, una mina de oro para los autores digitales. Pero también es un cementerio de ebooks olvidados, de títulos que jamás conocieron una venta, víctimas del ‘long tail’ tal vez, o simplemente porque no interesan a nadie. La cuestión es: ¿quieres que tu libro sea de esos?

Escribir un ebook es solo una parte del trabajo del autor digital. Salvo que tengas el respaldo de una editorial o alguien lo haga por ti, tras escribir la palabra ‘Fin’ comienza otra tarea no menos importante: la promoción de tu ebook. Leer más


10 Mar 2014
Comentarios: 2

Rentabiliza tu blog mediante un programa de afiliación

programa-de-afiliacion(1)Hay muchas formas de monetizar un blog, pero sin duda una de las opciones más interesantes son los programas de afiliación.

Por si es la primera vez que te introduces en este mundo, un programa de afiliación es un acuerdo que estableces con un anunciante por el que recibirás una comisión cada vez que generes una acción en los visitantes de tu web que repercuta en beneficio del anunciante. Leer más


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies