Teléfono: 650 30 91 26
Diseño Intuitivo
Teléfono: 650 30 91 26
07 Jul 2014
Comentarios: 16

¿Con qué frecuencia debo publicar en mi blog o en las redes sociales?

Es tal vez lo primero en que pensamos cuando iniciamos un blog o un proyecto web nuevo: ¿cada cuánto debería publicar un nuevo post? Lo mismo si estamos en redes sociales. ¿Necesito estar a todas horas en Twitter? ¿Y en Facebook?

La conclusión más probable cuando nos planteamos esta cuestión es que cuanto más, mejor. Pero no es tan fácil. De hecho, no hay una sola respuesta que valga para todo, y sí varios elementos que tendremos que tener en cuenta para definir nuestra estrategia según los contenidos de nuestro blog, la red social de que se trate y la audiencia a la que nos dirigimos.

En términos generales, de la frecuencia con que publiquemos dependerá la capacidad para atraer nuevos visitantes a nuestra web o seguidores a nuestras cuentas en las redes sociales. También será importante para conseguir que nuestros lectores vuelvan y para tener fans más implicados. Esto es esencial para que nuestro proyecto crezca de forma sólida.

En la frecuencia está la clave

Sería fantástico saber desde un principo cuál es la línea que separa ser interesante de resultar una molestia. O la que hay entre interactuar con nuestros fans de perder el contacto con ellos. A falta de pócimas mágicas, los siguientes consejos y datos pueden ser de gran ayuda para determinar tu propia estrategia.

En primer lugar, el procedimiento básico para dar con la frecuencia óptima de publicación consta de tres fases. A nosotros nos gusta la recomendación de Lunametrics, y por eso la recomendamos también:

  1. Predecir: Es decir, ¿cuál es nuestro propósito? ¿Conectar o interactuar más con la audiencia? ¿Que nuestros contenidos sean más vistos por nuestros fans? ¿Incrementar las ventas? ¿O tal vez conseguir más visitas a nuestra web? Dar respuesta a estos interrogantes nos permite trabajar sobre una frecuencia aproximada que creemos adecuada. Formulamos una hipótesis y la ponemos a prueba con un experimento como este: “Publicar tres veces al día durante un mes”.
  2. Medir: A continuación debemos pensar en las herramientas más adecuadas para medir el impacto de nuestra estrategia. Pueden ser Hootsuite, Google Analytics o las estadísticas de Facebook por poner algunos ejemplos.
  3. Repetir: Una vez estudiados los resultados y extraídas las conclusiones es hora de retocar nuestra estrategia y volver a experimentar.

Renovando la portada de tu blog

Google no da una cifra exacta del número de veces que le gusta que actualices tu blog. Aunque te podemos decir que el contenido, cuanto más reciente, mejor. A efectos del SEO, las webs, cuanto más actualizadas, más relevantes.

En términos generales, suele recomendarse publicar varias veces al día para conseguir un crecimiento muy elevado y rápido de la audiencia. Si eso no es posible, publicar una vez al día también te permitirá mantener buenos niveles de crecimiento en el número de visitas con el tiempo. Por debajo de dos o tres posts por semana se consideran niveles más en línea con el blogging amateur.

Ahora bien, no es lo mismo tener un blog de cocina, donde probablemente tenga sentido publicar al menos una vez al día, incluyendo fines de semana, que un blog donde promocionamos nuestras obras artísticas o publicamos reportajes de investigación propios, donde quizás no todos los días tenemos contenido nuevo que compartir, ni las expectativas de tu audiencia hacia tus contenidos son las mismas. Es decir, puedes publicar dos veces a la semana y conseguir una interacción parecida a la de otro blog de éxito publicando diariamente, solo porque tu audiencia tiene más “hambre” cuando sacas un nuevo post. Ese “hambre” no lo genera la frecuencia tanto como la calidad y el tipo de contenidos que haces.

Si te resulta complicado mantener un ritmo elevado de publicaciones te recomendamos lo siguiente:

Cada red social es diferente

A lo mejor te preguntas por qué no hemos empezado directamente poniendo las cifras óptimas para cada red social. Hay numerosos estudios, algunos de los cuales citamos en este artículo, que hacen justamente eso. Pero nos parece un poco arriesgado recomendar con rotundidad una frecuencia que luego puede no ser la más adecuada para ti. Por eso queremos introducir la teoría pero sin perder de vista los numerosos interrogantes a los que deberás dar respuesta.

  • Facebook: En Facebook podemos hacer una diferenciación básica entre marcas y medios. Si eres una marca en principio deberías publicar menos que si eres un medio. Incluso dentro de los medios estableceríamos diferentes niveles dependiendo de la periodicidad de sus noticias. Según Socialbakers, la frecuencia media de publicación de las marcas está ligeramente por encima de un post al día. Sin embargo, y aquí está lo más interesante, publicar más no siempre trae como resultado más participación de la audiencia. En un estudio realizado entre empresas del sector del automóvil se aprecia cómo Lamborghini o Cartier, con frecuencias de entre 0,26 y 0,06 posts al día, generaban más interacción que BMW con casi tres actualizaciones diarias. En conclusión, un post al día es una media que dice bien poco. La clave es preguntarse por los hábitos de navegación de tu audiencia y las expectativas respecto a tu marca. A primera vista, parece lógico que BMW, una marca con presencia de mercado más masiva que Lamborghini, sienta más presión para publicar. Del otro lado, el reto de Lamborghini será lograr niveles muy elevados de calidad y atractivo con publicaciones más esporádicas y selectas. Por otra parte, nos interesa conocer el mínimo por debajo del cual nos será difícil enganchar a la audiencia. Un estudio anterior de Socialbakers señala como referencia la cifra de un post semanal, aunque, de nuevo, esta cifra es relativa y dependerá de si somos una marca o negocio con presencia en el mercado o no. Si estamos iniciando un proyecto nuevo y publicamos solo una vez a la semana estaremos limitando mucho nuestra capacidad de crecimiento. Sin embargo, una empresa como Lamborghini se lo puede permitir.
  • Twitter: Hay algunos análisis que detectan un pico en el rendimiento de cada tuit cuando se publican cinco actualizaciones diarias. Cuando una marca tuitea entre 4 y 5 veces consigue un 300% más de retuits que si publica una vez al día. Lo curioso es que la interacción baja al publicar entre 6 y 7 tuits diarios, para luego remontar otra vez de forma paralela a la frecuencia de publicación.  Esta es la teoría. La práctica es que hay empresas como FastCompany que tuitean 14 veces al día y 7 veces los fines de semana, y también durante horas nocturnas. Es comprensible al tratarse de un magazine de noticias con audiencia global. En términos generales, la regla de cuanto más tuitees más retuits conseguirás es válida. Pero no pierdas de vista que tener mayor visibilidad también puede tener consecuencias negativas para tu proyecto, al recibir críticas o ataques destructivos. Si sigues la regla de las tres fases no tienes nada que temer porque crecerás de forma controlada y resolviendo los problemas.
  • Linkedin: Un estudio publicado por la propia Linkedin apunta a que publicando 20 posts semanales es posible llegar al 60% de tu audiencia. Si lo que nos interesa es dar más visibilidad a nuestra marca, es importante tener presencia en grupos y se recomienda publicar entre 2 y 3 actualizaciones semanales en todos los grupos donde tengamos presencia.
  • Google +: No hay cifras claras sobre la mejor frecuencia de publicación. Para algunos, existe una correlación entre el número de publicaciones y la interacción por parte de la audiencia. En este caso, lo mejor es probar tu propia estrategia, probablemente fijándote en la red social más parecida, que puede ser Facebook.

Otro factor que merece la pena mencionar es la vida efectiva de nuestras actualizaciones en las redes sociales. Aquí nos centraremos en Twitter y Facebook. De media, un tuit alcanza su madurez (cuando se han producido la mitad de los retuits) a los 18 minutos después de la publicación, frente a los 90 minutos de un post en Facebook. Esto puede ser un factor importante para ajustar nuestra frecuencia de publicación, ya que si no respetamos los ciclos de vida de nuestros tuits o posts anteriores, no aprovecharemos todo su potencial.


30 Jun 2014
Comentarios: 1

Así escribe… Carlos Burges, de Faq-Mac

Su nombre es Carlos Burges Ruiz de Gopegui y se pasa el día delante del teclado.

Lleva mucho tiempo en el mundo del blogging. De hecho, más que la propia palabra ‘blogging’ en nuestro vocabulario. Y es que su “criatura”, faq-mac.com, vio la luz en el año 2001, cuando aún no se había popularizado ese término. Entonces nació como un portal sobre Apple. Hoy, es el blog de referencia en el sector.

Además de ser dueño de Faq-Mac, Carlos escribe libros técnicos sobre productos Apple y técnicas de productividad, es formador en video2brain, imparte seminarios sobre libros electrónicos y en general, ejerce como consultor para empresas ayudando en la integración de productos de Apple.

“Escribo un montón y solo dedico más tiempo a pensar que a escribir.”, dice cuando se presenta.

¿Sobre qué sueles escribir?

Generalmente sobre tecnología y productividad y en ocasiones, sobre alguna paranoia personal. Cualquier día me pondré a escribir sobre cómo triunfar con un blog sin convertirse en un idiota.

¿Dónde podemos leerte?

En www.faq-mac.com y ocasionalmente, aunque no me prodigo mucho, en mi blog personal en http://carlosburges.tumblr.com/. También hago alguna colaboración ocasional con diferentes publicaciones.

¿Dónde sueles encontrar la inspiración para tus post?

En la disciplina. La inspiración no es una musa que baja y te ilumina, y si crees eso no juntarías más de 100 palabras a la semana. La disciplina, el tener que escribir todos los días, el mirar los temas de actualidad bajo diferentes perspectivas, es lo que te permite abordar la tarea de cada día. Si lo que esperas es que cada mañana una frase “inspiracional” de alguien en Twitter o una buena foto te va a ayudar a encontrar el tema correcto y la dirección adecuada, mejor abandona esto y dedícate a otra cosa.

¿Cuánto tiempo al día/semana dedicas a leer otros blogs o buscar temas?

Mi trabajo es diario y le suelo dedicar un tiempo variable que va entre 1 y 2 horas repartidas en pequeños miniepisodios a lo largo del día. Fines de semana incluidos.

No trabajo sobre una base de “otros blogs” en el sentido estricto de la palabra y, aunque evidentemente tengo una selecta colección de recursos a los que acudir, generalmente elaboro contenido bajo la idea de que lo que han escrito otros, salvo la noticia descarnada del día a día, solo es una base sobre la que trabajar para generar información propia siempre buscando una nueva perspectiva.

Si lo que vas a escribir es una traducción (más allá de una noticia) o una reelaboración de un texto en el que no se aporta nada, ni un punto de vista, ni nuevos datos ni el análisis de los mismos, estás perdiendo el tiempo, se lo estás haciendo perder a los demás y acabarás siendo catalogado en el “Club de los irrelevantes” porque solo haces versiones de un mismo tema.

Has escrito más de 15.000 tutoriales sobre los sistemas operativos de Apple a lo largo de estos años. ¿Qué no puede faltar en un buen tutorial?

El éxito de un tutorial está basado en una única premisa: que hasta el usuario más inexperto pueda aplicarlo y conseguir un buen resultado. Cuando se trata de afrontar este reto, lo más importante y desde el primer párrafo es vencer la resistencia e incluso el miedo del usuario de afrontar una tarea que puede ser compleja e incluso cuyo resultado será incierto.

Una vez vencido ese primer escollo, unas explicaciones claras y muy concisas son más que suficiente, siempre añadiendo información adicional al respecto de las dudas más comunes que se le presentarán al lector. Un tutorial, sobre todo, es un artículo que exige un alto nivel de responsabilidad, puesto que una insuficiente o mala explicación puede causar daños a aquel que lo está ejecutando. Es el tipo de contenido que te hace recordar continuamente al Tío Ben, porque “un gran poder…”.

Este mes se han cumplido 13 años de Faq-Mac… ¿cómo era la blogosfera allá en 2001, en aquellos tiempos remotos?

No había blogosfera por entonces, no al menos como la conocemos.

De hecho, con el proyecto Faq-Mac empezó antes de esa fecha, un par de años antes, y el concepto de blog como tal no existía, sobre todo porque no había software de calidad para abordarlo como tal. Existían las páginas personales en las que se volcaba información atemporal y que se actualizaban de tarde en tarde, ya que había que hacerlo todo manualmente y era una paliza.

Faq-Mac empezó así, pero tras comprobar que era imposible mantener un buen ritmo de actualizaciones dimos un paso adelante y fuimos por entonces de los primeros blogs comerciales en España en usar Greymatter y cuando la solución se nos quedó corta, saltamos a Movable Type cuando entonces la empresa no era lo que es ahora. Después dimos otro salto a Drupal y ahora utilizamos una solución personalizada.

El concepto de blog no existía entonces, nuestro foco estaba mucho más orientado al “Portal de información temática” y aunque a lo largo de los años nos hemos mantenidos fieles a esa idea, al final Internet ha engullido todo y lo ha vomitado en forma de ‘blogocosa’ asignando a cualquier web que se actualiza con frecuencia la cualidad de blog incluso cuando es evidente que no juega en esa liga.

¿Has acudido alguna vez a encuentros de bloggers? ¿Qué crees que aportan estos eventos?

Nunca. Primero porque cuando yo empecé no existía la ‘blogocosa’ como tal y cuando el concepto empezó a afianzarse en Internet nosotros ya habíamos tropezado con casi todas las piedras con las que era posible tropezar.

Después, porque en cuanto una nueva tendencia se afianza en Internet aparecen los ‘guruses’, las típicas “asociaciones sectoriales” promovidas por los listos de siempre y acabas dándote cuenta que muchos de los “eventos” que se montan no son más que barriles de peces para que cuatro sinvergüenzas tengan más fácil pescar los cuartos a los más incautos del lugar.

Creo que la única ocasión en la que, por motivos exclusivamente laborales, me ha tocado “soportar” a un gurú de los blog en un evento sobre educación, lo hubiera sacado del escenario y le hubiera afeado la conducta porque solo venden unicornios.

¿Se puede vivir del blogging? ¿Cuáles crees que son las mejores estrategias para sacar dinero a un blog?

No. No ahora, desde luego. Quizás en 2007 sí, pero ya no es el caso. La mejor estrategia actualmente para sacar dinero de un blog es la misma que siguen muchos músicos independientes: regalar el contenido y sacar el dinero con los conciertos. Así, es imprescindible posicionarse como experto en un tema con muy buenos contenidos y ganar dinero con consultorías, con seminarios especializados y con la escritura de libros. La publicidad solo sirve para pagar el alojamiento y poco más.

Antes de ponerte a escribir, ¿tienes algún tipo de ritual o manía?

Disciplina. Esa es la clave. Lo demás, los rituales, manías y demás acaban siendo impedimentos y trabas mentales que si no se cumplen satisfactoriamente parametrizan lo que vamos a escribir además de ser una pérdida de tiempo. A veces paro en mitad de un artículo a fumar un cigarrillo para ordenar ideas, pero poco más.

¿Cuántas horas al día/semana dedicas a escribir? Sin contar email, redes sociales, es decir artículos y textos.

Al día unas 7 u 8 horas de tiempo “real”. A veces menos, a veces más.

¿Qué dispositivo utilizas para escribir? ¿Y dentro del dispositivo, qué programa?

Trabajo con Mac y no tengo una preferencia específica en cuanto a aplicaciones, lo que me da una gran libertad a la hora de escribir. Los artículos “de tirada” los escribo directamente contra el CMS o si es posible, usando un editor xmlrpc como MarsEdit o Milk 2.

Los libros directamente contra iBooks Author y otros textos contra un editor de textos simple como Texedit o Pages en el caso de tener que trasvasar información entre el Mac y el iPad. Soy agnóstico al respecto del uso de aplicaciones y no quiero atarme a una en concreto. Realmente, si lo que necesitas es escribir, la mayoría de extras de un procesador de textos no te sirven para la base del contenido.

Además de escribir, en Faq-Mac, también eres coordinador de contenidos. ¿En qué consiste tu labor? ¿Qué contribuciones haces a los artículos de los colaboradores?

Coordinar contenidos es complicado. Generalmente trabajamos con un grupo muy reducido de colaboradores y siempre con una premisa en mente: adelantarnos si es posible. Hoy en día, cuando se produce “la noticia” casi de forma inmediata se inunda Internet con la misma información, los mismos datos, el mismo aburrimiento y bostezos de siempre: has leído uno, prácticamente has leído todos.

Precisamente por eso, para diferenciarte, has de trabajar con premisas sobre temas que van a ocurrir, no que han ocurrido. Sí, bueno, nadie puede prever en un momento dado que tal o cual información va a saltar, pero hay muchos temas sobre los que se puede hacer un análisis y trabajar sobre el asunto cuando nadie está mirando en esa dirección.

Por ejemplo, cuando ni tan siquiera se había acuñado el término ‘Community Manager’ ya estábamos mirando en esa dirección en Faq-Mac pero eso es solo un ejemplo. El coordinador de contenidos debe mirar mucho más allá de la organización de los artículos de la semana para descubrir tendencias y a los expertos adecuados que pueden cubrir esa información con meses o años de antelación, incluso.

Nosotros trabajamos mucho en esa línea, especialmente en el entorno de los productos Mac y en el desarrollo de aplicaciones, y es fácil que leas en Faq-Mac un artículo que no tenga mucho sentido aparentemente, como la integración de aplicaciones de sanidad dentro del ecosistema de Apple a través de un nuevo dispositivo publicado en septiembre de 2013. Y de repente, le encuentras sentido cuando Apple ha hecho oficial en la WWDC, 2 de junio de 2014, esa iniciativa a través de HealthKit, aunque de momento todavía no hemos visto el dispositivo sobre el que pondrá en marcha esa iniciativa.

¿Cuál ha sido tu post más polémico? ¿Te arrepientes de haberlo publicado?

No me arrepiento de nada de lo que he escrito aunque en ocasiones me ha costado algún cabreo.

Recuerdo con especial desesperación un artículo que escribí en 2004 sobre neuronas metadáticas, un término que acuñaba la gestión de metadatos relacionados con archivos y perfiles de usuario con un párrafo especialmente dedicado al marketing sobre cómo las empresas iban a tener que manejar grandes volúmenes de datos y cómo iban a usarlos.

Era 2004 entonces y hoy lo llaman ‘Big Data‘, pero entonces se me acusó de consumir demasiada cocaína. En otras ocasiones no me he “cortado un pelo” en decir las cosas como son en Internet y también me ha costado alguna discusión, pero con el tiempo te acabas encalleciendo ante los comentarios menos afortunados. En alguna ocasión, también ha contactado con nosotros alguna empresa porque “hemos dado en TODO el clavo” y nos ha tocado retirar algún artículo, pero que te pase eso es el mejor efecto Streissand posible.

¿Cómo manejas las críticas negativas en tu blog?

Alguien que sepa de lo que estás hablando y no esté de acuerdo, siempre te ofrecerá una opinión ponderada que enriquecerá el contenido. El resto no ejercitan más que su derecho a comportarse como ‘troll’ o incluso, como vándalos.

La máxima de “no alimentar al troll” a veces es muy difícil de mantener y en ocasiones puedes saltar y es una pena que haya que dedicar tanto tiempo y esfuerzo a rebatir cuatro conceptos mal expresados en tres líneas, pero a veces hay que tapar bocas.

Y si te has confundido, porque la perspectiva no era la adecuada o los datos en los que has trabajado no han acabado siendo veraces aunque tu pensaste que en un primero momento lo eran, pedir disculpas y seguir adelante.

Y por último, ¿nos dejas ver el lugar desde donde escribes?

Escritorio de Carlos Burges


24 Jun 2014
Comentarios: 2

¿Dónde se han ido mis lectores?: cómo combatir la ‘bloguitis’ veraniega

El termómetro alcanza los 30 grados a la sombra, incorporas el calzado con ventilación a tu vestimenta habitual y sueñas con remojarte en la piscina, el mar o en un charco si es necesario. Pero eso no es lo peor. Lo peor está por llegar y duele más que una quemadura solar por dormirte boca abajo sobre la arena: las visitas de tu blog caen al ritmo al que se derrite un helado en verano.

Por más que le duela a tu orgullo, las ‘analytics’ no mienten. Tus “fieles” seguidores están dorándose en la playa o descubriéndose a sí mismos en la montaña. Y tú escribiendo…

La bloguitis veraniega, esa ansiedad que nos acecha cuando bajan las visitas en verano, tiene fases y síntomas fáciles de identificar:

  • Sorpresa: Un día hacemos una visita rutinaria a nuestras ‘analytics’. Ves unas cifras ligeramente menores y piensas que se trata solo de un “ajuste temporal”.
  • “No puede ser verdad”: El segundo día un pequeño nudo comienza a ascender progresivamente desde el estómago, y al cuarto día este ya ha coronado su ascenso final a la altura de la garganta. Las visitas no levantan cabeza y los comentarios han disminuido notablemente. Sientes que todo se derrumba, que eres el peor blogger del mundo y que tu proyecto no tiene sentido. Entonces aparece la pregunta trampa: ¿Quién me mandaría a mí meterme en esto?
  • Mal sueño: Después de unos días recurrimos a la negación y concluimos que el mundo no tiene ni idea, que Google está equivocado y que todo es una conspiración. Si eres supersticioso tal vez lo achaques a no haber encendido una hoguera para celebrar el solsticio de verano.
  • “Es verdad”: Que sí. Que es verdad. Acéptalo. Las visitas no van a crecer por más que lo intentes.
  • Acción: Si eres persistente intentarás buscar soluciones para experimentar ese chorro de optimismo que se siente cuando sube el tráfico de tu web. Con un poco de suerte el verano se habrá acabado y las visitas habrán aumentado por sí solas. Si no has aprendido la lección, puede que el próximo verano te vuelvas a llevar otra “sorpresa”.

Date un respiro

La buena noticia es que la ‘bloggitis’ veraniega tiene remedio.

  • Haz cosas nuevas: El verano es tiempo para innovar, sorprender a tu audiencia (la que queda) y a ti mismo. Inaugura una nueva sección donde publiques temas con un enfoque original. También puedes dar voz a los usuarios y pedir su colaboración generando contenidos.
  • Hora de cambiar: Si has sufrido un gran descenso de visitas tal vez sea el momento, ahora que no te ve “nadie”, de hacer todos esos cambios para los que nunca tienes tiempo: el rediseño de la web, retoques aquí y allá, escribir ese ebook, planificar proyectos a más largo plazo… Puede que quieras aprovechar el bajón veraniego para formarte en áreas de las que puedes sacar partido el resto del año…
  • Resiste: No te dejes vencer por el pesimismo y abandones completamente tu trabajo. Al otro lado aún hay lectores que esperan tus publicaciones. Recuerda que el esfuerzo que realices ahora sacando nuevos posts adelante será recompensado más tarde cuando las visitas vuelvan al nivel habitual. 
  • Planifica unas vacaciones: ¡Te lo has ganado! Tus lectores lo entenderán. Al fin y al cabo mucha gente echa el cierre en su negocio por unas semanas, ¿no? En cualquier caso, esto no significa desaparecer sin más. Siempre puedes dejar unos temas de nevera y solo necesitarás hacer clic para publicarlos mientras te tomas un cóctel en la piscina. Tus lectores más fieles, que seguramente estén ahí incluso en verano, te lo agradecerán enormemente.

Nos hemos guardado una buena noticia para el final. Recuerda que no es verano en todo el planeta. Y que en el otro hemisferio, si es que no tienes mucha presencia allí, hay internautas potencialmente interesados en tus contenidos. ¿Por qué no aprovechar el verano para trazar un plan de promoción de tu blog a gran escala?

Superblogger te desea un Feliz verano.


23 Jun 2014
Comentarios: 2

11 ingredientes esenciales en todo buen post

Imagínate esto:

Estás sentado frente al ordenador, con la hoja en blanco desafiándote. Tienes claro sobre qué escribir, pero de pronto no sabes cómo arrancar. Brum, brum. El motor no se pone en marcha.

Te estás preguntando cómo escribir un buen post, uno que atrape a tus lectores de principio a fin, tan interesante que al terminar no puedan reprimir las ganas de compartirlo en redes sociales. Brum, brum. Te preguntas cómo harán los ases de la blogosfera para confeccionar esos artículos tan chulos que piden a gritos que sus lectores los guarden en favoritos, que los comenten, que los voten, que los recuerden. Esos post que dejan huella.

No busques más. Todo lo que necesitas para escribir un post magnífico ya lo tienes, pero aún no has entrenado tus habilidades. Tan solo necesitas un pequeño empujón. Para ayudarte hemos confeccionado esta lista de 11 ingredientes indispensables en cualquier post.  Leer más


16 Jun 2014
Comentarios: 8

¿Dónde está mi audiencia?: conoce mejor a los lectores de tu blog

Conocer a nuestros lectores es uno de esos pilares básicos para todo blogger, sin el que nuestra estrategia de marketing de contenidos podría derrumbarse.

A menudo nos lanzamos a realizar un proyecto sin más. Y no es que esté mal. Como suele decirse, la única manera para empezar a hacer algo es haciéndolo. Sin embargo, olvidamos lo importante que es sentar las bases sólidas sobre las que edificaremos lo demás.

El reto no es fácil. Necesitamos nada más y nada menos que ponernos en la piel de personas que no conocemos, y averiguar información que no está escrita en ningún libro, sino desperdigada aquí y allá. Así que en este post te proponemos jugar a ser detectives. Solo hace falta seguir las pistas adecuadas para resolver problema.

En busca de nuestra audiencia

  1. Define los ‘buyer personas’ o perfiles prototipo: El primer paso es poner a prueba las intuiciones que tenemos sobre los lectores de nuestro blog. Comenzamos trabajando con esas ideas, para poco a poco tener una esbozo fiable sobre las características más importantes. Cuanta más información consigas mejor. Estos son algunos ejemplos que pueden ser de tu interés:
    • Datos demográficos: Edad, sexo, educación, familia, localización geográfica.
    • Datos socioeconómicos: Nivel cultural y económico (salario o ingresos en el hogar)
    • Intereses: Aficiones, deportes que practican o blogs que leen.
    • Necesidades: Problemas que tienen, retos, metas.
    • Otra información relevante: Hábitos de consumo de contenidos digitales (cuándo navegan en Internet o leen noticias, por ejemplo), valores y opiniones sobre tu web.

    Algunos de estos datos son más fáciles de conseguir que otros. En ocasiones podrás hacerlo por ti mismo, en otros tendrás que preguntar directamente a la audiencia.

    • Consulta tus ‘analytics’: Google aporta datos demográficos sobre los visitantes. También podrás hacerte una idea sobre los hábitos de navegación e intereses. Además, podrás averiguar los términos de búsqueda que atraen más visitantes.
    • Investiga en las redes sociales: Te recomendamos hacer preguntas a tus seguidores o estar atento sobre las opiniones y experiencias de tus fans o clientes. Por ejemplo, si tienes un blog sobre televisión, puedes consultar los perfiles de usuarios de Google+ o Linkedin que siguen comunidades y grupos relacionados con el tema (producción de televisión, documentales, ficción…).
  2. Pregunta directamente a tus lectores: Hay datos más sensibles que te resultarán difíciles de conseguir por los métodos anteriores, pero siempre puedes preguntar a tus lectores.
    • Elabora encuestas. Para ello, la herramienta Survey Monkey puede resultar de gran ayuda, ya que te hace sugerencias sobre cómo formular algunas preguntas para obtener la información que quieres. Puedes mandar esta encuesta a los suscriptores de tu lista de correo o también pedir su participación a través de una ventana emergente en tu blog.
    • Examina las búsquedas de tu web. ¿Cuáles son los artículos que más se buscan? No solo sacarás conclusiones sobre los temas que más interesan, sino también acerca de las palabras clave utilizadas en las búsquedas.
    • Organiza un cara a cara: Quedar con tus seguidores a tomar un café te permitirá poner rostro y voz a los visitantes de tu blog así como conocer sus opiniones e intereses de forma más fiable que si lo haces indirectamente. Meetup puede ser tu aliado para coordinar estas quedadas.
  3. Examina otros blogs: Consulta qué artículos publican y cuáles son los más leídos y compartidos en redes sociales. ¿Cómo son los titulares? ¿Con qué frecuencia publican? El objetivo es inspirarse en otros bloggers del mismo nicho, porque si a ellos les funciona a ti también te debería funcionar.
  4. Lee los comentarios: Tener muchos comentarios es complicado al principio, por lo que esta estrategia puede no ser tan útil para ti si acabas de empezar tu blog. Aún así, no olvides que muchos de los visitantes no solo comentarán en tu web.
    • Anima a los lectores a comentar haciendo una pregunta al final de tus posts.
    • Analiza cuáles son los temas que tienen más interacción de tus lectores.
    • Lee los comentarios de los lectores cuando comparten tus artículos en las redes sociales. También será útil averiguar qué dicen lectores de otros blogs que enlazan a tus artículos.

Una vez que hayas recopilado toda la información que necesitas es hora de organizarla. No olvides que el objetivo de realizar perfiles prototipo no es otro que poner rostro -y si es posible hasta nombre- a tus lectores. Tú eliges como dar sentido a toda esa información. Una forma recomendable es hacer fichas donde anotar los datos de ese lector ficticio. Al final tendrás un manojo de fichas que representarán los perfiles principales de tus lectores. Aunque solo sea un prototipo conviene darles nombre. ¡Así te será más fácil recordar en todo momento para quién estas escribiendo!

 


09 Jun 2014
Comentarios: 3

Consejos para atraer más visitas a tu blog

Conseguir que tu nuevo blog tenga visitas puede parecer una tarea demasiado complicada al principio. Es posible que no conozcas bien a ese internauta al otro lado, y lo más que tienes son ideas construidas sobre tus propias intuiciones. La sensación más parecida sería escribir tus memorias en una isla desierta…

Pero no te des por vencido. Al igual que con un barrio que emerge de la nada sin carreteras de acceso, el reto principal es construir las avenidas que atraerán a los nuevos lectores hacia nuestro blog.

Sí, es cierto que ahora hay más competencia, y que encima Google se ha puesto firme con algunas prácticas ‘atajo’ que antes se utilizaban para ganar visibilidad. Facebook también está limitando el alcance orgánico de tus publicaciones. Aún así, las posibilidades son enormes. Cada vez navegamos y ‘vivimos’ más en la red. Piensa, por ejemplo, que el número de personas que compran online, y por lo tanto, que están ávidas de información antes de realizar una compra, crece sin parar.

Tácticas de superbloggers para tener más visitas

  1. Optimiza tu blog para buscadores: A medida que tu blog gana visibilidad y crece en contenido, los buscadores le darán más relevancia y el tráfico orgánico será mayor. Según Traffic Generation Cafe, el número de visitas de tu blog crece un 30% después de escribir entre 21 y 54 posts. Es un proceso lento, pero para el que hay que estar preparado. Y esto se consigue aplicando pequeños consejos a cada post que escribas. Estos son algunos:
    • Jerarquiza la información de tus posts con títulos y subtítulos.
    • Incluye hasta ocho palabras clave por las que quieres posicionar tu post, que estén relacionadas y presentes en el texto. Procura que las más importantes aparezcan en el título y subtítulos.
    • Crea títulos atractivos. No te quedes con el primer título que se te ocurra. Utiliza la herramienta de búsqueda de palabras clave de Google para conocer mejor cómo buscan los internautas y, siempre que puedas, procura adaptar el título. Explicamos cómo en este artículo.
    • Publica con frecuencia. Así los buscadores te tendrán más en cuenta. El ritmo de publicación dependerá de muchos factores. Si estás muy ocupado y te resulta difícil, echa un vistazo a estos consejos.
  2. Planifica tu estrategia de redes sociales: Llegado el momento, las búsquedas orgánicas te aportarán un tráfico estable. Sin embargo, las redes sociales son una herramienta poderosa para sacar el máximo partido a tus contenidos. Si has publicado un artículo interesante, ¿por qué no intentar que lo lea la mayor cantidad posible de internautas? Además, estar presente en algunas redes sociales, como Google+, puede ser de gran ayuda para el SEO de tu blog.
    • Aprovecha las comunidades de Google+ para difundir las publicaciones de tu blog. Te harán ganar más ‘likes’, lo que tendrá un impacto positivo en el SEO.
    • Comparte tu contenido en Facebook y pide a tus amigos que lo compartan también. El alcance orgánico en Facebook es muy limitado actualmente, pero si cuentas con la colaboración de tus amigos es más fácil.
    • Saca partido de Bitácoras, una red social para bloggers en español.
    • Sitúa los botones de redes sociales en tu blog en un lugar prominente. Así favorecerás que los visitantes compartan el contenido.
  3. Haz contenido accesible y relevante: Contenido interesante igual a más ‘retweets’, más ‘likes’ y más visitas.
    • Escribe posts concisos.
    • Incluye enlaces a páginas relevantes para tus lectores.
    • Haz un seguimiento de los sitios que enlazan tus artículos. Este método se denomina ‘trackback’ y nos permitirá conocer qué artículos tienen más éxito y que páginas se interesan por nuestro contenido.
    • Cuenta historias.
  4. Identifica a tu audiencia y ‘ve a por ella’: ¿por qué quedarte esperando a tus lectores cuando sabes dónde están? Aquí te damos algunos consejos sobre cómo hacerlo:
    • Escribe como invitado en otros blogs de tu nicho.
    • Invita a otros autores a publicar como invitados en tu blog. No solo aportarán más variedad de contenidos, sino que darán a tu web más visibilidad entre sus propios fans, que pueden acabar siguiéndote a ti también.
    • Publica comentarios útiles en otros blogs. Te ayudará a ganar autoridad en la materia y ser referencia para otros internautas.
    • Utiliza herramientas como Google Trends, Keywords planner y las recomendaciones de búsqueda de los buscadores para conocer mejor los intereses de tu audiencia. Y no olvides hablar con profesionales de tu nicho.
    • Anima a tus lectores a suscribirse a tu lista de correo.

Estos consejos no te costarán nada y solo te pedirán una cosa como condición: paciencia. Si publicas contenido interesante, en muy poco tiempo podrás ver resultados. Pero si quieres ver cómo los números crecen a más velocidad, entonces tendrás que invertir dinero en realizar campañas de promoción de tu blog en redes sociales o a través de buscadores.

Buena suerte, Superblogger.


04 Jun 2014
Comentarios: 1

Receta rápida para escribir sobre un evento

Esta es la más rápida de las recetas rápidas. Con práctica, y con una buena nota de prensa delante, puedes llegar a escribir un post de estos en 15-20 minutos sin despeinarte.

Sin embargo, antes de pasar a la acción, me gustaría comentar una historia personal.

Cuando comencé mi primer blog, que trataba sobre Madrid, al principio dedicaba bastantes post a eventos y actividades que se celebraban mi ciudad y que me parecían interesantes. Después, me di cuenta de que A) había demasiados y B) páginas web especializadas como la Guía del Ocio o los diarios online informaban de ello de forma mucho más exhaustiva y profesional de lo que yo podría aspirar a hacer jamás. No ya por interés o talento, sino por una pura cuestión espacio-temporal. Vamos, que no me daba tiempo.

Desde que caí en la cuenta de esto, tomé la costumbre de preguntarme “¿Qué puedo aportar yo?“. Así que si no podía aportar una experiencia personal (si había tomado parte como visitante o espectadora), ni una opinión fundamentada (si conocía muy de cerca la temática), ni tampoco compartir algún recurso relacionado difícil de encontrar, entonces lo descartaba. Al fin y al cabo, ¿para qué queremos un centenar de post en Internet, todos hablando del mismo evento y diciendo casi las mismas cosas?

También hay otra razón muy interesante para cubrir este tipo de informaciones, y está relacionada con el marketing de contenidos. Pongamos, por ejemplo, que tenemos un pequeño hotel familiar en Madrid, y que queremos promocionar una oferta para primeros de julio. En esos días, se celebra en la ciudad el Día del Orgullo Gay, una gran fiesta multicultural contra la homofobia famosa a nivel mundial.

En este caso particular, puede ser muy interesante escribir un post rápido sobre el evento, para terminar mencionando nuestra oferta de la forma más natural posible. En ese contexto los lectores aceptarán el contenido promocional, porque si les interesó el contenido es muy posible que también les resulte útil saber que existe esa oferta. Este sería otro ejemplo de lo que podemos aportar en ese maremágnum de artículos sobre un mismo tema del que hablábamos antes.

Pero basta de batallitas. Poneos el antifaz y la capa que empezamos.  Leer más


14 May 2014
Comentarios: 3

Por qué deberías contar más historias en tu web

Hemos crecido rodeados de historias: las que nos contaban nuestros padres, las mentiras con las que justificábamos el haber llegado tarde a clase, la de nuestra película favorita… Si hay un lenguaje que tenemos en común, ese es el de las historias, con su introducción, su conflicto y desenlace. A veces nos empeñamos en decir lo que tenemos que decir rápidamente y eligiendo la vía fácil, esto es, utilizando nada más y nada menos que las palabras necesarias para comunicar una idea. Pero no pensamos si habría formas más cotidianas y visuales para contarlo. Pensamos que la idea tras nuestras palabras es perfectamente clara para nuestro interlocutor. Y listo. Nos vamos pensando que ha entendido lo mismo y que reaccionará de una forma previsible. Leer más


06 May 2014
Comentarios: 4

Tres técnicas de productividad para bloggers

Hace un par de semanas, hablábamos de los enemigos de la productividad y de cómo las horas extra socavan nuestro rendimiento de forma exponencial: a más horas, más cansancio, menos motivación y menos rendimiento.

Al poco de publicarlo, una lectora nos contactó para pedir ayuda. Ella trabaja en el sector público, y vive ahora mismo una etapa de intensa sobrecarga laboral, con jornadas de trabajo maratonianas. No está en su mano dejar de echar horas extra, y nos planteaba esta pregunta: “¿Cómo puedo evitar entrar en la espiral de improductividad de la que habláis? Trabajo muchas horas y solamente tengo media hora para descansar”.

La respuesta son las técnicas de productividad.

Nos ayudan a compartimentar el trabajo, para acometer las tareas de forma más ordenada y eficaz. Hoy vamos a hablaros de forma introductoria sobre algunas de ellas, muchas proceden del ámbito del desarrollo de software, pero son igualmente aplicables al oficio de escribir.

1) GTD (Get Things Done)

En realidad, en otros artículos ya hemos plantado la semillita de esta técnica de productividad.

Y es que todo empieza “barriendo la mente”, es decir, anotando todo lo que tenemos que hacer, recordar, o aquello a lo que queremos darle seguimiento… incluso ideas dispersas en nuestra cabeza, como propósitos de mejora o nuevos proyectos. En suma, todo lo que requiere nuestra atención presente o futura. Lo pondremos en una serie de listas para no tenerlo ocupando sitio en nuestra cabeza.

Los pasos a seguir para implantar GTD son:

  1. Recopilar. Comenzaremos haciendo una búsqueda exhaustiva de todos los “frentes abiertos”, todas las tareas, grandes y pequeñas, que tenemos pendientes. Buscaremos en emails, en libretas, en ficheros de texto, etc. Lo vamos a ir depositando todo en un mismo lugar: una libreta, un documento Word, post-it en un corcho, etc.
  2. Procesar. Esta es la parte en la que te preguntas la naturaleza de la tarea: “¿qué es esto?”, “¿cuándo tiene que estar hecho?”, “¿qué prioridad tiene sobre las demás?”. Analizas las tareas una a una, en orden, para poder pasar al paso siguiente, que es clasificarlas. Existen diagramas de flujo con las preguntas a plantear, pero lo más adecuado es que tengas las tuyas propias.
  3. Organizar. Las listas demasiado largas no son operativas, y además tienen el peligro de darnos la impresión de que no podremos con todo, desmoralizándonos. Otro rasgo distintivo de GTD es que en lugar de una sola lista, confeccionaremos muchas diferentes. El creador de GTD sugiere las siguientes: “Acciones próximas”, “Proyectos”, “En Espera”, “Algún Día/Quizá”.Llevándolo al terreno del blogging, puedes tener una lista con ideas para artículos, otra para mejoras en el blog, otra para emails y llamadas, etc.Personalmente, utilizo el sistema de cuatro columnas “Pendiente”, “En proceso”, “Bloqueado” y “Hecho”, moviendo las tareas según va correspondiendo, y borrando esta última lista cada viernes. También utilizo listas extra para ideas y proyectos paralelos, y uso sistemas de colores y metaetiquetas, pero eso es materia para otro artículo ;)Un amigo mío, por ejemplo, tiene una lista de “To Do”, “Doing”, “Done” y otra de “To Do a la de ya!!!”. No hay clasificaciones buenas ni malas, la cuestión es buscar el sistema que mejor funciona para cada uno.
  4. Revisar. Algo evidente es que debemos revisar la lista de vez en cuando, es decir, utilizarla: de nada sirve si no la consultamos para decidir la próxima tarea o no la actualizamos una vez hemos completado alguno de sus elementos. Lo más habitual es revisarla mínimo una vez al día (por la mañana) o siempre que terminemos una tarea. Aparte, conviene hacer una revisión semanal de las tareas que se van quedando al fondo de las listas para evitar ‘enquistamientos’ y para asegurarnos de que está todo en nuestras listas.
  5. Hacer. Importantísimo, por supuesto: no te enamores del sistema de listas hasta el punto de dejar de hacer tus tareas, que es para lo que realmente sirve 😉

2) Inbox Zero

Inbox Zero es un concepto de gestión de emails desarrollado por Merlin Mann, experto en productividad y creador del website 43 Folders. El ‘cero’ al que alude el nombre de esta técnica no es el número de emails en nuestra bandeja de entrada, sino “la parte de tu cerebro que tienes depositada en tu bandeja de entrada”.

La premisa es que gestionar el email de forma ineficaz termina por afectar a nuestro rendimiento mental y nuestra productividad. ¿Cómo evitar que esto suceda? Mann nos aporta una serie de consejos fáciles de aplicar:

  • Revisar la bandeja de entrada tan solo una vez cada 1-2 horas y no dejarlo abierto.
  • Borrar el mayor número de mensajes cada vez que revisemos el email.
  • Archivar aquellos mensajes que no requieren una respuesta pero que puede ser interesante conservar.
  • Responder en el momento todos los mensajes que puedan ser contestados en 2 minutos o menos.
  • Crear dos carpetas separadas (o etiquetas, dependiendo del gestor de correo que utilicemos): una para aquellos mensajes que requieren una respuesta larga, y otra para aquellos que requieren realizar alguna acción.
  • Revisar las carpetas de “respuestas largas” y “respuestas con acción” en pequeñas ráfagas a lo largo del día.
  • Procurar que nuestros mensajes y respuestas sean lo más breves posible.
  • Darnos de baja de listas de correo.

3) Pomodoro

El nombre de esta técnica alude a los relojes de cocina (‘pomodoro’, en inglés), y consiste en administrar el tiempo de trabajo en bloques de 25 minutos, con descansos de 5 minutos. Cada cuatro ‘pomodoros’ o bloques de tiempo, hacemos una pausa larga de 15-20 minutos.

¿Has adivinado para qué sirve el reloj de cocina? Exacto, para llevar la cuenta atrás.

Este método fue desarrollado por Francesco Cirillo a finales de los 80 y se basa en un fundamento cognitivo muy básico: el cerebro humano puede mantener su atención sobre una misma tarea durante un tiempo limitado. Transcurrido ese tiempo, la mente tiende a encontrar la manera de ‘escaparse’, haciendo que nos distraigamos y por tanto no rindamos bien.

La clave de esta técnica es que tu cabeza sabe que el tiempo de la tarea es finito, por lo que se concentra más (en determinados casos, el factor “reto” también sirve de pequeño aliciente y mejora la productividad).

Otro aspecto fundamental de Pomodoro es que el tiempo de descanso debemos hacerlo fuera del puesto de trabajo. Si aprovechas para hacer estiramientos de espalda o para dejar vagar la vista lejos de la pantalla, además de contribuir a tu productividad estarás mejorando tu salud. Si tu supervisor no te lo permite, ponte a mirar tonterías en Internet o ve al baño. Pero desconecta.

Por último, el creador de la técnica también animaba a los participantes a anotar en un papel los pomodoros y la tarea en la que se trabajó. Al final del día, ver el registro de ‘pomodoros’ funciona como una recompensa psicológica que incrementa nuestra motivación. Y la motivación es la gasolina de la productividad.

En origen, la técnica fija pomodoros de 25 minutos, pero para escribir nosotros te aconsejamos hacer bloques de 50 minutos + 10 minutos de descanso, y hacer la pausa larga cada dos pomodoros en lugar de cada cuatro.

Estas técnicas de productividad se pueden combinar entre sí, y también puedes adaptarlas a tu propia forma de trabajar o de organizarte.

¿Qué otras técnicas de productividad conoces? ¿Nos cuentas?


22 Abr 2014
Comentarios: 4

Técnicas de videobloggers de éxito para inspirar tus video posts

Generación 'Youtubers'

Un hombre que tritura dispositivos electrónicos en una picadora causa sensación entre millones de internautas. Un vídeo de un niño saliendo proyectado hacia el techo cual mini Batman se convierte en un ‘hit’ de la red. ¿Qué tienen? ¿Por qué ellos sí, y yo no? ¿Cuál es la receta de su éxito? Estas y otras muchas preguntas pueden venirnos a la cabeza a la hora de iniciar un proyecto de vídeo para nuestro blog. Y no hay respuesta fácil. Al igual que con la Coca Cola, podemos saber algunos de los ingredientes, pero conocer toda la receta resulta más complicado.

Durante una década, videobloggers y youtubers han roto muchos esquemas de la vieja industria audiovisual, insuflando un chorro de aire fresco en nuestras retinas. En la mayoría de los casos, sin más recursos que una dosis de humor y mucha personalidad. Y es que si algo caracteriza a buena parte de estas nuevas estrellas del monitor es su comedia sin tapujos y capacidad de hablar de tú a tú a la cámara. Puede que no nos gusten todos, e incluso que la proliferación de copias de copias de copias haga que desarrollemos cierta tirria a algunos videobloggers, pero, como fenómeno, no podemos negar su particular contribución al mundo de los contenidos. Por eso queremos hacer un recorrido por algunas de las técnicas que explican su éxito, que pueden ser valiosas para mejorar tus video posts o iniciar tu proyecto.

Ingredientes que no pueden faltar

Cualquiera que haya buscado tutoriales en Internet se habrá topado con algunos verdaderamente aburridos, narrados en mono tono como si el creador se estuviese durmiendo sobre el teclado. Si las nuevas plataformas digitales ofrecen una nueva forma de aprender en cualquier sitio y de forma amena, ¿por qué hay videobloggers que se empeñan en castigar a su audiencia potencial?

Nadie quiere perder el tiempo, pero en Internet aún menos, porque la oferta es abundante. De ahí que el videoblogger tenga que hacer un esfuerzo en crear un contenido interesante y que la duración del vídeo sea corta, de no más de dos o tres minutos. Además de estos consejos básicos, no olvides estos elementos cuando desarrolles tu propia receta:

  • Un toque de humor: La comedia es la categoría que más abunda y, sin duda, la que goza de más viralidad. Nada como un buen chiste o como arrancarnos una sonrisa para querer compartirlo con todos nuestros amigos. Un buen ejemplo es Louloquio, humorista español que monta y dobla videos que parodian películas o los viejos anuncios de teletienda. Louloquio, un tipo con aspecto desaliñado y barba, comenzó realizando vídeos para reírse con sus amigos cuando Youtube aún no era lo que es hoy. Tal vez buena parte de su éxito se deba a su humor fresco y ácido, plagado de referencias sexuales y tacos frente a la corrección de los medios de comunicación tradicionales. Uno de sus vídeos más vistos es este falso anuncio de una batamanta, que incluye alguna de las frases míticas que ya forman parte de su diccionario personal.
  • Una dosis de cercanía: La ventaja de las plataformas de vídeo online es el poder hablar de tú a tú con la audiencia, algo que sabe hacer muy bien Luzu. Este joven youtuber comenzó a colgar vídeos en 2011 y hoy ya se aproxima al millón de suscriptores con su canal Luzuvlogs. ¿Su secreto? Crear un vínculo con la audencia, no solo con la voz, sino con los temas que trata. De hecho, sus vídeos más exitosos invitan a reflexionar sobre la vida, y este es uno de los mejores ejemplos.
  • Enfoque práctico: Tutoriales, consejos sobre maquillaje, recetas de cocina, reviews de tecnología… Estos son algunos de los formatos que más triunfan en Youtube. Todos ellos tienen algo en común, que satisfacen la curiosidad de internautas inquietos y ávidos de aprender cosas nuevas. Isasaweis, con más de 200.000 suscriptores en su canal de Youtube, publica varios vídeos a la semana  relacionados con maquillaje, aunque en ocasiones también sobre temas de consumo o recetas sencillas de cocina. Lo más característico es su tono cercano y que habla desde la experiencia. Clipset, un canal sobre tecnología de Carolina Denia y Juan Castromil, se ha convertido en referente gracias a sus videoramas, que son reviews sobre novedades tecnológicas.  Los vídeos destacan por su tono desenfadado e informativo, pero sobre todo, porque están a la última y aportan valor a los amantes de los ‘gadgets’. 
  • Personalidad: Si en algo coinciden muchos videobloggers es en que hay que ser uno mismo. Eso no quiere decir ser tal y como serías fuera de la cámara. Sino que el papel que desempeñes sea natural. Uno de los mejores ejemplos es El Rubius, uno de los videobloggers españoles con más seguidores. Nada más y nada menos que 6 millones de internautas están suscritos a su canal. Este videoblogger es un apasionado de los videojuegos. Y subrayamos lo de apasionado, ya que, como ha reconocido en el libro “Cómo triunfar en Youtube”, cuando se acabe el sueño de su canal le gustaría trabajar en el sector de los videojuegos, “aunque sea llevando cafés en Konami en Japón”, pero teniendo eso sí, una habitación, un televisor y el mejor ordenador del mundo. El Rubius se muestra ante la cámara con toda su personalidad, un toque de locura y muchas ganas de reírse de todo. Da igual que sea así en la realidad o no, porque es creíble. En sus vídeos comparte con sus seguidores muchos momentos de su vida diaria y de la gente que le rodea: su gato, su amigo inseparable con quien vive…
  • Nuestro sello distintivo: Se trata de ese ‘algo’ qué hará que nuestros seguidores nos recuerden al final del día.  La exitosa videoblogger Yuya empieza todos sus vídeos sobre maquillaje diciendo “¡Hola guapuras! ¿Cómo están en el día de hoy?”. Utilizar un saludo pegadizo para estrechar lazos con la audiencia no es nuevo, pero sigue funcionando. Yuya tiene más suscriptores que Lady Gaga.  El músico y polifacético artista Jpelirrojo también comienza sus vídeos con un saludo a sus fans (“¿Qué pasa rutilófilos?”), ya que el color de pelo rojo es sin duda una de sus señas de identidad.
  • Buena presentación: Hacer un videoblog con buen aspecto no cuesta mucho, desde luego mucho menos que si lo comparamos con producciones de televisión o cine. Es complicado definir un estándar de calidad, ya que cada género es diferente. Aún así, un videoblogger que destaca en este apartado es Míster Jägger, un auténtico relámpago de la producción de Youtube. Sus vídeos transitan entre lo grotesco, la locura y la calma, y no dejan indiferente a nadie. Pero sobre todo son producciones complejas, con un guión muy pensado y también detallistas en aspectos como el vestuario. Los vídeos de Míster Jagger, aunque un poco extremos, son un buen ejemplo de cómo se puede destacar en varios apartados técnicos. En cuál quieres centrar tus esfuerzos depende del género de tus vídeos.

Y por último… pasión

Los buenos videobloggers tienen pasión por lo que hacen, por muy irrelevante que el tema resulte para las leyes físicas que rigen el universo. Les gustan y saben de lo que hablan y eso se nota en la cámara.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies