Teléfono: 650 30 91 26
Diseño Intuitivo
Teléfono: 650 30 91 26
01 Dic 2014
Comentarios: 1

Cómo calcular el valor de tu blog

Cómo calcular el valor de tu web

Si has realizado una inversión en tu blog y quieres saber qué has obtenido por ello, este post es para ti. Puede que tengas una tienda online y a la vez un blog con información útil para tus clientes potenciales o con el objetivo de posicionar mejor tu marca en buscadores. Tal vez, tu blog es parte de una estrategia más amplia dentro de una gran empresa. En todos estos casos, saber cuál es el valor de tu blog es esencial para tu estrategia de marketing de contenidos. Por «valor» no entendemos solo a qué precio venderíamos el dominio si alguien puja por él. Más bien nos referimos a la importancia que tu blog tiene como parte de los objetivos de tu estrategia de marketing. Es decir, calcular en qué medida tu blog contribuye a esos objetivos.

Calcular el valor de tu blog es un paso obligatorio por dos motivos:

  1. Para poder justificar ante el jefe o ante nosotros mismos el coste de nuestra estrategia de contenidos.
  2. Si queremos realizar alguna inversión en acciones de distribución de contenidos.

Cuando el blog es un instrumento corporativo o un «arma» de un negocio, no tiene sentido gastar dinero en producir contenidos si no sabemos el retorno de dicha inversión. Y de la misma forma, si nos disponemos a distribuir nuestros contenidos mediante anuncios pagados en Facebook o Twitter, estaremos derrochando dinero si no podemos medir el impacto de la acción.

Saber el valor real de tu blog requiere calcular los costes asociados a la creación de los contenidos o mantenimiento del sitio, y ponerlos en relación con el retorno que generan las conversiones o el valor que obtenemos por conseguir nuestros objetivos. Estos son los pasos principales:

  1. ¿Cuánto te cuesta producir contenidos?: Si tienes gente externa a tu empresa que desarrolla los contenidos basta con sumar lo que pagas a cada uno. Aún así, debes incluir en esta cifra el coste de cualquier empleado o departamento que interviene en el proceso de revisión y aprobación del contenido. Si no hay nadie dedicado a esa tarea a tiempo completo, pero sí empleados que lo realizan además de propio trabajo, puedes evaluar el coste del tiempo que les lleva.
  2. ¿Cuál es el coste por visita?: Ahora queremos conocer cuánto cuesta el contenido desde el punto de vista del tráfico que nos aporta. Es decir, lo que cuesta atraer a cada usuario a tu blog. Ojo, no hablamos de visitas únicas, sino de visitas realizadas por las mismas o diferentes personas desde uno o varios dispositivos. Para ello dividimos los costes asociados a la promoción de nuestros contenidos por el total de visitas. En la valoración de costes entrarán nuestras inversiones en PPC u otros costes asociados a nuestra estrategia de ‘outreach’.
  3. ¿Cuáles son los los ingresos por cada visita?: Hay muchas formas de monetizar tu blog, por ejemplo a través de anuncios o formando parte de programas de afiliación. Hay blogs que no tienen publicidad pero obtienen ingresos por las ventas de sus productos y servicios, o que contribuyen a que se produzcan conversiones en otra parte del sitio web. El objetivo es calcular la cantidad total de ingresos mensuales como consecuencia de la actividad de tu blog. Es decir, averiguar qué porcentaje de usuarios compraron porque visitaron el blog. La herramienta de analytics de nuestra web nos puede ayudar a realizar esta segmentación. En ocasiones, esa venta se produce después de una llamada por teléfono. Esto es más complicado de medir. Pero podemos hallar formas más o menos precisas de hacerlo. Por ejemplo, podemos averiguar el número de clientes que llegaron a la página de contacto después de visitar el blog, y asignar un valor a esa conversión. Si sabemos el valor de cada nuevo cliente, es decir, el gasto que realiza en un periodo de tiempo por término medio, podemos extrapolarlo. Otra forma de hacerlo sería preguntar verbalmente a los clientes si han visitado nuestro blog antes de comprar.
  4. ¿Cuál es el coste y valor de los contenidos reutilizados?: A veces los contenidos del blog son reutilizados por otros departamentos mediante ebooks o mensajes en ‘social media’, entre otros. De nuevo, es importante conocer cuánto cuesta y qué retorno económico nos reporta para incluirlo en los cálculos. En definitiva, no deja de ser una manera en que nuestro blog influye en la marcha del negocio.

Si tenemos una idea lo más precisa posible del valor de nuestro blog podremos tomar decisiones acerca de la estrategia de marketing de contenidos, como por ejemplo realizar nuevas inversiones en acciones de promoción. Diseñar una estrategia y crear contenidos cuesta tiempo y recursos a nuestro negocio, por lo que es lógico que debamos justificar de alguna forma qué nos está aportando.


19 Nov 2014
Comentarios: 5

La pesadilla de elegir mal el dominio de tu blog

Atención, este artículo está basado en hechos reales: Una fría mañana de invierno, Juan, propietario del exitoso blog de viajes por España juanpor25.com, se encontraba desayunando cuando se enteró por una revista de marketing que un dominio .es podía ser beneficioso para el SEO. Lamentablemente, Juan había registrado el nombre de su blog como un dominio .com porque le sonaba más internacional, pese a que estaba destinado a ciudadanos españoles. Acto seguido, se dirigió con paso decidido al ordenador, lo encendió y, después de leer cuatro o cinco artículos, compró el dominio acabado en .es al cual redirigió el antiguo. Sin embargo, aquel día empezaron los problemas… El blog juanpor25 nunca volvió a ser el mismo…

No tengas miedo, pero ese primer paso que muchos ignoran al crear un blog puede condicionar toda tu estrategia en el futuro. Registrar un dominio no es como para tomárselo a la ligera. Salvo que no te importe pasar terror por las noches, pensando que el pequeño imperio de tu blog, que con tanto esfuerzo levantaste, está en cuidados intensivos por una mala decisión. El día que Juan compró el dominio de su blog no sabía que un cambio de dominio puede afectar al PageRank de tu página, porque pasa a ser un nuevo dominio. Aunque su blog siguió recibiendo visitas de buscadores, el tráfico descendió abruptamente. Juan siguió consejos de otros internautas, pero le llevó meses recuperar el terreno perdido.

Cómo registrar tu dominio sano y salvo

En la elección de un dominio intervienen muchos otros factores. Además del nombre en sí -que también es muy importante- hay que considerar la extensión, el lugar donde lo registramos o el periodo de vigencia, entre otros.

  1. Aléjate de dominios complicados: Un dominio no tiene que ser el principio de una novela de terror. Si es corto mejor que mejor. Tal vez se te ha ocurrido que puedes hacer un juego con símbolos especiales del ordenador. Error. Ni tan siquiera te atrevas a mencionarlos, como tampoco deberías incluir guiones, números o ‘eñes’. Bueno, números pueden utilizarse si no te queda otro remedio… pero no es lo mejor desde el punto de vista del SEO. Avisado quedas…
  2. Asegúrate de que eres el propietario: Cuando compres tu dominio, comprueba que tu nombre aparece como propietario si no quieres tener problemas en caso de que decidas llevártelo de un servicio de hosting a otro.
  3. No compres un dominio a ciegas: Antes de comprar un dominio es importante comprobar el historial del mismo, especialmente si adquieres un dominio caducado. Así evitarás malas sorpresas más adelante, cuando comprobemos que estaba en la lista negra de Google, por ejemplo. ¿Cómo hacerlo? Un primer paso sería buscar el dominio en los buscadores. Si hay malos comentarios o no aparece ninguna información sobre el mismo, es un motivo para sospechar. A continuación puedes buscar cómo era la web en un periodo de tiempo determinado en la página Archive.org.
  4. Mantente alerta cuando llegue la renovación: El mejor consejo es activar la renovación automática del blog o al menos comprarlo por muchos años. Así evitarás sustos de última hora cuando descubras que tu dominio ha expirado, o peor aún, que alguien te lo ha robado… Si has comprado un dominio pero no sabes si esto será lo tuyo… entonces ten cuidado…
  5. Confía tu dominio a un buen servicio de hosting: A veces dejarse llevar solo por el precio puede tener malas consecuencias. Asegúrate de que el servicio de hosting donde alojas tu web tiene buena reputación, que cuenta con opiniones positivas de clientes y que no te hará la vida imposible si decides llevarte el dominio a otra parte. Lo que ahorras en una parte puede que lo pagues en velocidad de carga de tu blog y otros factores que influyen en el posicionamiento de tu web en buscadores. Además, no olvides que un precio barato puede esconder una oferta sensiblemente inferior a la de otras empresas. Incluso lo que parece barato al principio luego deja de serlo con costes que no esperábamos.
  6. Compra otras extensiones del mismo dominio: A veces, comprar dominios sirve para evitar riesgos, como por ejemplo que salga un competidor con un dominio muy parecido pero en otro país, que te pueda hacer la vida imposible.
  7. Usa tu nombre… pero bajo ciertas condiciones: Si quieres promocionar tu blog personal, pero el destino ha querido que te llames Juan García, igual no es tan buena idea. Además de que lo más seguro es que no esté libre.
  8. Los subdominios son tus aliados: No hace falta que te dejes el sueldo comprando muchas variantes de un dominio. En cualquier servicio de hosting podrás crear todos los subdominios que quieras, como por ejemplo «tv.yo.com», «mobile.yo.com» o «games.yo.com».
  9. ¿Qué hacer si mi dominio ya está registrado?: Ante todo no entrar en pánico. No es el fin del mundo. Es mejor no resignarse a una extensión .eu si el dominio principal ya estaba registrado. Tenemos dos opciones: echarle más imaginación o bien averiguar los datos del propietario en Whois y hacerle una oferta que no pueda rechazar. Si optas por echarle imaginación, Bustaname y Dot-o-mator son dos herramientas que pueden echarte un cable.

Es normal que la euforia por empezar un nuevo proyecto nos ciegue al principio. Nos concentramos en el nombre que va delante de la extensión del dominio, y listo… trabajo hecho. Pero no somos conscientes de que los fantasmas nos esperan a la vuelta de la esquina, para perseguirnos y hacernos sentir culpables. Con estos consejos, podrás bloguear tranquilo…


10 Nov 2014
Comentarios: 4

Lo que todo blogger debería saber sobre las licencias Creative Commons

En el principio, estaba el “All rights reserved”.

Las obras, al ser creadas, pertenecían a sus autores que por consiguiente tenían “todos los derechos reservados”. Estos derechos les pertenecían, pero podían venderlos o cederlos temporalmente a otras entidades para que los gestionasen: por ejemplo, los autores a las editoriales y los músicos a las productoras. Este derecho, conocido como copyright, protege a los propietarios de derechos de propiedad intelectual de que otras personas reproduzcan la obra sin su permiso.

En el extremo opuesto, estaba el dominio público. Cuando hablamos de obras en las que tanto el autor como los herederos legales han desaparecido, se considera de algún modo “patrimonio de la humanidad” y su uso está al alcance de todos. Por ejemplo, los versos del Cantar del Mío Cid no pertenecen a nadie y los podemos reproducir libremente.

Sin embargo, en la actualidad existe toda una escala de grises entre ambas licencias. Son las llamadas licencias copyleft, en las que los autores y creadores deciden renunciar a una parte de los derechos que legalmente tienen sobre la obra. Como bloggers, nos interesa enormemente conocerlas a fondo, ya que existen en Internet numerosos recursos a nuestro alcance

¿Qué son las licencias Creative Commons?

Desde 2001, el proyecto Creative Commons se ha ocupado de estandarizar el sistema de licencias copyleft para que puedan ser usadas más fácilmente por creadores y autores.

Las licencias Creative Commons contemplan la posibilidad de que los autores quieran liberar uno o más de los siguientes derechos:

  • Copiar
  • Distribuir
  • Editar
  • Remezclar

De la combinación de unas y otras condiciones de uso, resultan los seis tipos de licencias CC. Estas licencias son vigentes en todo el mundo y duran tanto como los derechos de propiedad aplicables (esto lo explicamos al final del post en las Preguntas Frecuentes).

Incluimos aquí la descripción de las licencias actualizada en agosto de 2014:

1) Reconocimiento
CC BY

Esta licencia permite a otros distribuir, mezclar, ajustar y construir a partir de su obra, incluso con fines comerciales, siempre que le sea reconocida la autoría de la creación original. Esta es la licencia más servicial de las ofrecidas. Recomendada para una máxima difusión y utilización de los materiales sujetos a la licencia.

2) Reconocimiento – Sin Obra Derivada
CC BY-ND

Esta licencia permite la redistribución, comercial o no comercial, siempre y cuando la obra circule íntegra y sin cambios, dándote crédito.

3) Reconocimiento – No Comercial – Compartir Igual
CC BY-NC-SA

Esta licencia permite a otros distribuir, remezclar, retocar, y crear a partir de tu obra de modo no comercial, siempre y cuando te den crédito y licencien sus nuevas creaciones bajo las mismas condiciones.

4) Reconocimiento – Compartir Igual
CC BY – SA

Esta licencia permite a otros remezclar, retocar, y crear a partir de tu obra, incluso con fines comerciales, siempre y cuando te den crédito y licencien sus nuevas creaciones bajo las mismas condiciones. Esta licencia suele ser comparada con las licencias «copyleft» de software libre y de código abierto. Todas las nuevas obras basadas en la tuya portarán la misma licencia, así que cualesquiera obras derivadas permitirán también uso comercial. Esa es la licencia que usa Wikipedia, y se recomienda para materiales que se beneficiarían de incorporar contenido de Wikipedia y proyectos con licencias similares.

5) Reconocimiento – No Comercial
CC BY-NC-ND

Esta licencia permite a otros distribuir, remezclar, retocar, y crear a partir de tu obra de manera no comercial y, a pesar de que sus nuevas obras deben siempre mencionarte y mantenerse sin fines comerciales, no están obligados a licenciar sus obras derivadas bajo las mismas condiciones.

6) Reconocimiento – No Comercial – Sin Obra Derivada
CC BY-NC-ND

Esta licencia es la más restrictiva de las seis licencias principales, sólo permite que otros puedan descargar las obras y compartirlas con otras personas, siempre que se reconozca su autoría, pero no se pueden cambiar de ninguna manera ni se pueden utilizar comercialmente.

A estas seis licencias, habría que añadir una séptima. Creative Commons la denomina CC0 y permite a los autores renunciar a todos sus derechos y liberar la obra al dominio público.

Preguntas frecuentes sobre licencias de uso

¿Qué es una “obra derivada”?

Si editas o modificas de cualquier manera la obra original, el resultado es una obra derivada. Por ejemplo, en Superblogger utilizamos muchas imágenes CC y las modificamos con un filtro de Photoshop que da un efecto de cómic. Eso es una obra derivada.

¿Cómo sé si estoy incumpliendo la condición “no comercial”?

Si utilizas una imagen CC BY-NC en tu blog y pones publicidad, no estás incumpliendo la licencia. Sí lo estarías haciendo si usas esa misma imagen dentro de un banner publicitario o como portada de un eBook.

¿Qué significa “compartir igual”?

Por ejemplo, los artículos de Wikipedia están licenciados mediante BY-SA. Eso significa que podemos copiarlos o incluso escribir nuestros propios artículos basándonos en su contenido, pero con la condición de que la obra resultante sea distribuida bajo la misma licencia, una de similar o una compatible.

En otras palabras, puedes coger diversos textos de Wikipedia, modificarlos e incluirlos en un eBook. Pero luego ese eBook debe ser distribuido bajo licencia BY-SA: no lo puedes vender y debes permitir que otros hagan obras derivadas.

¿Las obras de autores fallecidos hace tiempo tienen derechos? ¿Cuánto tiempo ha de transcurrir desde la muerte del autor?

Este es un tema muy complicado, ya que la respuesta depende de la legislación de cada país.

  • En España, Chile y Ecuador son 70 años desde la muerte del autor.
  • En Argentina y Perú también son 70 años, pero a contar desde el 1 de enero del año siguiente a su fallecimiento.
  • En México, son 100 años tras la muerte del autor.
  • En Panamá, Uruguay y República Dominicana, son 50 años después de la muerte del autor.
  • En Venezuela son 60 años, contados a partir del 1 de enero del año siguiente a su muerte.

Por otro lado, existen obras que están sujetas a casos particulares. Por ejemplo, aunque dejemos pasar 75 años tras la muerte de Walt Disney, cualquier dibujo de su personaje Mickey Mouse es una marca registrada y por lo tanto no lo podemos utilizar sin permiso.

¿Quieres ganar un pack de imágenes CC?

Hemos recopilado un pack con más de 200 imágenes que se distribuyen con la licencia CC0. Eso significa que las puedes usar libremente en tu blog, tanto dejándolas tal y como están como modificándolas con un programa de diseño. Las imágenes están clasificadas por temas para que te sea más cómodo darles uso.

Lo único que tienes que hacer para conseguir el paquete es rellenar esta encuesta que hemos elaborado para conocer mejor a nuestros lectores.

Así que ya sabes, si quieres conseguir el pack de imágenes y de paso ayudarnos a mejorar, es tu oportunidad.

Imagen (CC) Kristina Alexanderson


07 Nov 2014
Comentarios: 0

Qué es el autoblogging y por qué debes evitarlo

«Monetización» y «blogging» son dos palabras que a menudo aparecen juntas. Poder ganarse la vida como blogger es un sueño que algunos hacen realidad. Los hay que, incluso manteniendo otro trabajo, obtienen ingresos más que decentes por esto. Sin embargo, como en todo, las opciones para «intentar» conseguirlo son diversas, y algunas más recomendables que otras. Hoy queremos hablarte del autoblogging, que para muchos paradójicamente no tiene nada que ver con el blogging en absoluto.

El autoblogging consiste en crear un blog con el único fin de atraer tráfico de forma automática. Un autoblog recoge el contenido mediante un RSS feed de otra fuente de información y la muestra en su web. El propósito es obtener tráfico de los buscadores y hacer dinero con ello.

El problema principal radica en que esta práctica no requiere producir contenido original, sino más bien generar contenido que probablemente ha sido reproducido en muchas otras páginas.

  1. El dinero no es el ‘king’: Con un autoblog rompes la primera norma del marketing de contenidos y el SEO: ‘Content is king’. A la larga, cualquier estrategia de marketing de contenidos superará con creces los resultados que puedas obtener con una estrategia de autoblogging para ganar dinero a toda costa. La razón por la que tu blog atraerá cada vez más tráfico y de forma sostenible en el tiempo es porque tienes algo que decir que interesa a la audiencia. Con el tiempo, los buscadores te considerarán una fuente relevante, te saldrán colaboradores, escribirás ebooks y serás invitado a colaborar en otros blogs o dar una conferencia. Una estrategia de marketing de contenidos bien definida es como una bola de nieve rodando colina abajo: cada vez crece más.
  2. A Google no le gustan los autoblogs: En cada nueva actualización el buscador se pone más y más estricto con el spam. Las palabras clave ya no son tan importantes para definir una búsqueda, y por tanto tampoco para posicionar tu página. La estrategia de Google en las sucesivas modificaciones del algoritmo queda clara: poder presentar más rápido el contenido de calidad que el usuario busca. Google sabe si estás robando contenido de otras webs y puede banearte la página sin contemplaciones. Más pronto que tarde pasará. Además, su programa Google Adsense no admite páginas web con contenido que no sea original.
  3. No venderás: Si realmente quieres vender algo a través de tu blog, piensa en un momento en tus hipotéticos lectores. ¿Qué posibilidades hay de que un lector caiga en tu web, que no aporta nada original, sino solo contenido enlazado, y pinche en un anuncio? Muy pocas por no decir ninguna, porque el comportamiento esperable es que tenga desconfianza. Tener contenido de calidad es esencial para que se produzca una venta. A lo mejor consigues realizar alguna de forma esporádica, pero sin regularidad tu negocio no será sostenible.
  4. Nada dura para siempre: Vale. Has encontrado un nicho. Pero, ¿por cuánto tiempo vas a poder competir por las palabras clave que has elegido para posicionar tu autoblog? Pronto llegará la competencia. Y entonces, pasarás a ser uno más, si es que Google no te ha eliminado antes. A medio o largo plazo, lo único que funciona es un blog de calidad y una buena estrategia de contenidos.
  5. No construirás tu marca ni reputación: Hoy en día, tu reputación online y marca personal es algo en lo que merece la pena invertir tiempo. Si no hoy, el día de mañana te ayudará a encontrar un empleo en mejores condiciones. Entonces, ¿de qué sirve gastar fuerzas con un autoblog? Muchos autobloggers solo miran los ingresos potenciales a corto plazo (ya hemos visto que no es tan fácil como parece), y se olvidan del coste de oportunidad de no dedicar su talento a compartir algo que les apasiona o que conocen bien.

Por si fuera poco, el software disponible resulta más que dudoso y suele generar muchas opiniones negativas por no cumplir lo que promete, sobre todo porque no es barato. Uno de los programas más establecidos, Autoblog Samurai, puede nada más y nada menos que traducir contenido original a un idioma y devolverte contenido… ¡original! Así, tal cual. Muchas páginas que ofrecen este tipo de software son lo más parecido a aquellos «vende motos» que iban de pueblo en pueblo vendiendo artefactos extraños. Con esto no queremos decir que ciertos automatismos no hagan tu vida como blogger más fácil, pero ciertamente solo es recomendable usarlos cuando sus resultados sean totalmente verificables.

Así que, si estás pensando en empezar con el blogging y por casualidad has caído en las garras del autoblogging y te ha picado la curiosidad, te recomendamos que elijas un tema que te apasione, que descubras la creatividad que llevas dentro y diseñes una buena estrategia de marketing de contenidos para llegar lejos. Muy lejos.


31 Oct 2014
Comentarios: 0

Los errores más comunes al monetizar un blog

Errores al monetizar un blog

Monetizar o no monetizar, esa es la cuestión. Lamentablemente, a veces la urgencia nos hace elegir mal, y optamos por monetizar antes de tiempo o utilizar métodos que no tienen futuro en nuestro blog. Es tentador hacer algo de dinero, especialmente si esa es condición imprescindible para seguir adelante con el proyecto.

El problema viene cuando queremos ir más rápido de lo que podemos o no planificamos bien nuestra estrategia. Nuestras acciones no arrojan los resultados esperados. Nos sentimos decepcionados y hasta probablemente seamos excesivamente duros con nosotros mismos. En realidad, puede que la solución sea bastante fácil de detectar analizando bien cada una de nuestras decisiones, en busca de algunos de los errores más frecuentes cuando se monetiza un blog.

Lo ideal, sin embargo, es que tengas en cuenta estos errores antes de comenzar:

  1. No tienes contenido suficiente: Si solo tienes unos pocos posts o vídeos porque acabas de comenzar, ni te lo plantees. Algunos bloggers se lanzan a incluir publicidad nada más abrir su blog sin pensar que esto puede afectar a su imagen y a la experiencia del usuario. Los lectores no son tontos. Si ven un blog con poco contenido y mucha publicidad cuestionarán lo que les quieres decir. Por otra parte, si tienes poco contenido es probable que aún no tengas una buena idea de tu audiencia. ¿Cuáles son los temas que más interesan? ¿Qué temas gustan menos? ¿Qué edades y ocupaciones tienen mis lectores? Estas preguntas son esenciales para que nuestra publicidad tenga valor añadido.
    Para leer más:

  2. Es muy pronto: Uno de los factores más importantes a la hora de monetizar es saber en qué fase se encuentra nuestro blog. No vale todo en cualquier momento. Para hacer algo de dinero mediante anuncios de AdWords y similares, o mediante programas de afiliación, es necesario generar bastantes visitas. Y para tener visitas hay que generar contenido que sea interesante y con cierta frecuencia. Esto es importante, porque a medio plazo la fuente principal de un blog -y la que lo hace sostenible- es el tráfico orgánico desde buscadores. Sin contenido interesante ni frecuencia, los buscadores no te darán relevancia. Y tampoco alcanzarás un número de visitas que merezca la pena.
    Para leer más:

  3. Haces autoblogging: Hay una diferencia entre bloggers de nicho por amor al arte y aquellos que lo hacen por hacer dinero a toda costa. El autoblogging consiste en crear un blog donde el contenido se recoge de forma automática de otras fuentes de información a través de un software específico. El propósito de un autoblog es generar tráfico de buscadores y obtener dinero por ello. No hay contenido original, solo información resumida y enlazada a la fuente. El autoblogging no está permitido por Google AdSense, así que si quieres monetizar de esta manera, piensa que más pronto que tarde Google cerrará tu cuenta. Los hay que se abren blogs de un tema con mucha audiencia y un ratio de pago elevado en Google Adsense, con el único fin de competir por palabras clave y atraer tráfico. El problema de estas prácticas es que el énfasis no está en el contenido sino en hacer dinero. A la larga perderás las palabras clave que hayas ganado. No es una estrategia de monetización sostenible.
    Para leer más:

  4. No innovas: Monetizar no es tan fácil y a menudo se aprende por ensayo y error. Primero hay que tener ideas y dejarse inspirar por otros blogs. Después aplicar las técnicas que nos gustan y medir su efecto. Saca conclusiones y mejora. Si monetizas mediante publicidad, juega con la localización de los anuncios, el tamaño y el contenido.
    Para leer más:

  5. No conoces a tu audiencia: Cualquier técnica de monetización parte de algo básico: el valor añadido para tu audiencia. Esto es imposible si no sabes quienes son tus lectores, un paso esencial para tu estrategia de marketing de contenidos. Para ello empezamos defiendo unos perfiles prototipo o ‘buyer personas’ en base a nuestra intuición que iremos matizando con un poco más de investigación. Al fin y al cabo, ¿cómo vamos a poner publicidad relevante en nuestra página si no sabemos los intereses de los visitantes de nuestro blog? ¿Cómo vamos a venderles un ebook o una suscripción a contenido premium?
    Para leer más:

No solo se vive de la publicidad a la hora de monetizar un blog. Hay multitud de opciones para sacar algo de rendimiento a tu esfuerzo desde el principio. Eso sí. Todas las que se nos ocurren y podemos recomendarte pasan por dedicar esfuerzos a crear contenidos de calidad. Hay quien recurre, por falta de tiempo, a publicar contenidos con enlaces pagados. Esto no es una mala opción si realmente aporta un valor añadido a la audiencia. En cambio, cuando solo lo hacemos por obtener ingresos, perdemos de vista lo esencial de cualquier estrategia de monetización: nuestros seguidores. Ese es precisamente otro de los errores fundamentales, encubrir publicidad «barata» entre nuestros contenidos con el consiguiente riesgo de perder tráfico y a la larga poner en peligro nuestro objetivo de rentabilizar el blog.


27 Oct 2014
Comentarios: 8

5 consejos para superbloggers que quieren escribir más rápido

Escribir post rápido

A veces el blogging es un quiero y no puedo. Queremos escribir, nos gusta el tema de nuestro blog, pero no somos todo lo productivos que quisiéramos. Puede ser el trabajo, la familia u otros proyectos que nos rondan la mente. Es igual. La consecuencia es una gran frustración y sensación de que no servimos para esto. La solución es… escribir más rápido.

Parece obvio que cuando uno escribe, solo se debería preocupar de escribir. La realidad es que no es así. Tenemos multitud de distracciones que hacen que necesitemos horas para terminar un post de 700 palabras de un tema que encima nos gusta. No solo no encontramos tiempo, sino que lo queremos encontrar a toda costa, casi de forma obsesiva, sin tener en cuenta que eso puede ir en nuestra contra. Y para colmo, nos centramos tanto en el mero hecho de escribir que olvidamos que en la escritura de un artículo no todo es escribir, sino que hay otras tareas igual de importantes que conviene no mezclar y a las que hay que prestar la debida atención. Leer más


22 Oct 2014
Comentarios: 7

Los 10 elementos que toda ‘landing page’ debe tener

Los 10 elementos que toda 'landing page' debe tener

Aunque generar tráfico hacia nuestra página es importante, no podemos desatender las conversiones. Piensa por un momento: de los visitantes que llegan a tu sitio web, ¿qué porcentaje de ellos realizan las acciones que te interesan (comprar tu producto, darse de alta, etc.). Tan importante como atraerlos es retenerlos, y un negocio online no es muy distinto de una tienda física: los que te dan de comer son los clientes que compran, no los que solo entran y miran.

La creación y optimización de ‘landing pages’ es una de las claves para hacer que el porcentaje de visitantes que se convierten en clientes crezca. En realidad, todos los esfuerzos que hagamos para atraer tráfico con técnicas de ‘inbound marketing’ dependen en última instancia de factores externos, ya que no controlamos Google o las redes sociales.

Sin embargo, la conversión sí es un territorio en el que tenemos control total: qué decimos en nuestra página web y cómo lo decimos depende tan solo de nosotros mismos.

Bryan Eisenberg, consultor experto en optimización de ‘landing pages’ y autor de libros como Persuasive Online Copywriting o Call to Action identificó 10 elementos que toda ‘landing page’ debe tener, y que hoy compartimos con vosotros en este artículo.

1) Logo

¿Quién eres? Es la primera pregunta que debes contestar en la mente del visitante. La forma más intuitiva de hacerlo es el logotipo de tu marca. Si te conocen, sabrán que están en el lugar adecuado. Si no, al menos sabrán con quién están interactuando. ¿Le comprarías algo al primero que llamara a tu puerta sin presentarse siquiera?

2) Titular

El segundo elemento es un titular fuerte y sólido. ¿Por qué estás en este negocio?, ¿por qué eres importante para el cliente?, ¿qué te diferencia de tus competidores?. El titular debe contener lo que en marketing se denomina “premisa” o “propuesta de valor”: una afirmación simple o un punto de vista especial pensado para persuadir al visitante de que te necesita a ti. A ti y a nadie más.

En otras palabras, la premisa debe contestar en la mente del visitante la siguiente pregunta: ¿cómo sé que eres la mejor elección de entre todos esos competidores que hay ahí afuera?

3) Reforzar el gancho

Digamos que el gancho es la razón por la que los visitantes llegaron a la ‘landing page’: ¿les ofreciste un descuento?, ¿son clientes asiduos?, ¿son clientes nuevos?

Uno de los aspectos que debe cumplir todo el texto de la ‘landing page’ es la relevancia: el visitante ha de percibir que el mensaje encaja 100% con su situación particular, con sus necesidades. De ese modo lograremos que se identifique con lo que le estamos ofreciendo y le entren ganas de comprarlo o contratarlo.

Y si tienes diferentes usuarios con diferentes contextos y necesidades, entonces deberías tener diferentes ‘landing pages’ para cada uno de ellos.

Reforzar el gancho es repetir de forma consistente lo que hizo que pincharan en el enlace que les trajo hasta aquí. A fin de cuentas, les estás llevando de la mano por un camino de clics que conduce a la meta final.

4) La oferta

Persuadir en realidad se reduce a encontrar una necesidad y satisfacerla. Así que investiga a tu público, avergigua qué es lo que les inquieta y ofréceselo en bandeja. ¡Y asegúrate de que el visitante de tu ‘landing page’ sepa lo que es en menos de 5 segundos.

5) El texto principal

Las redes sociales y la navegación en Internet han reducido las cuotas de atención del público a mínimos históricos. Debemos tener en cuenta que lo más probable es que nuestros visitantes tengan prisa, o nos lean a medias, o les interrumpan mientras están viendo nuestra web. O una mezcla de todas las anteriores.

Por eso, debes ser muy consciente de que muchos usuarios ignorarán los textos largos. Has de poner la cantidad de texto que necesites para poder explicar tu mensaje con claridad, sin poner ni una palabra de más. Si de todas formas el texto resultante es largo, aquí tienes algunas ideas:

  • Utiliza ladillos (subtítulos dentro del texto)
  • Utiliza listas con ‘bullets’, ya que son fácilmente escaneables
  • Separa el contenido en párrafos cortos, de no más de un tweet de extensión (140 caracteres). De ese modo te asegurarás de que se leen y comprenden rápido.

6) Imágenes y gráficos

Eisenberg señala que las imágenes son tremendamente importantes, sobre todo si estás vendiendo algo complejo. En el caso de software y apps, es absolutamente imprescindible que acompañes la ‘landing page’ con capturas de pantalla. El cliente quiere ver lo que compra.

Una técnica interesante es emplear imágenes y textos que de primeras son ligeramente incongruentes, pero cuya conexión se explica en el texto principal. De ese modo despertamos la curiosidad del usuario y conseguimos engancharle, una estrategia básica en la creación de titulares e intros impactantes.

7) La llamada a la acción (‘call-to-action’)

Vale, ya has enganchado al usuario. Confía en ti, le gusta lo que le ofreces y quiere seguir adelante. ¿Te has asegurado de que en la página está totalmente claro cuál es el siguiente paso?

Hay tres tipos de ‘call-to-action’: botones, enlaces y formularios. Para que sean efectivos, tienen que ser visibles, y ser totalmente reconocibles como tales incluso aunque no leamos el texto.

Es decir, si me están vendiendo algo y en la parte inferior hay un botón grande y verde que dice “comprar” incluso el visitante más distraído sabrá que quieres que lo pulse. No te olvides de reforzar la oferta en tu ‘call-to-action’, o en algún punto muy cercano a él. De ese modo les recordamos por qué están aquí y por qué les interesamos en primer lugar, y por tanto incrementamos nuestras posibilidades de que lo pulsen.

8) Testimonios

La función principal de la ‘landing page’ es persuadir. Y la persuasión, en marketing, se alimenta de confianza. Necesitas transmitir seguridad a tus usuarios para que no les quepa la menor duda de que lo que les estás ofreciendo es verdad.

La manera más potente de conseguir despertar la confianza es con testimonios reales de clientes. Advertencia: si añades fotos, no las saques de repositorios de stock porque tus usuarios percibirán que son artificiales. Si no tienes fotos, es mucho mejor que pongas siluetas negras antes que una foto de stock.

9) Sellos de confianza

¿Dispones de certificados de calidad?, ¿certificaciones del sector?, ¿eres proveedor oficial de lo que estás vendiendo? Añádelo a tu ‘landing page’, pues con estos elementos también estarás avivando la confianza del usuario e incrementando tus posibilidades.

10) El pie

Muchas webs se olvidan de cuidar el pie de página, especialmente en las ‘landing page’, y es un elemento clave para ofrecer datos de contacto. Si indicas una dirección física y un teléfono,estás lanzando alto y claro el mensaje de que eres real, de que se te puede encontrar y pedir explicaciones si algo sale mal. Más confianza, más persuasión.

 

Hasta aquí los 10 elementos básicos de una ‘landing page’. ¿Son todos imprescindibles? Ni mucho menos, pero son elementos esenciales que contribuyen significativamente a las conversiones, por lo que lo más recomendable es que eches un vistazo a esta lista y decidas cuáles usas y cuáles dejas fuera. Siempre teniendo en cuenta tu objetivo y las necesidades de tu público.


11 Oct 2014
Comentarios: 3

7 fórmulas para escribir titulares que siempre funcionan

A todos nos ha pasado: estás echando un vistazo a las redes sociales o a tu lector de feeds de forma distraída con intención de cortar en breve, pero entonces lees un titular prometedor. O un titular intrigante. O un titular que te provoca alguna reacción emocional: indignación, preocupación, ternura… Y no te puedes resistir, de forma que a pesar de la falta de tiempo, lo lees. “Solo un artículo más”, piensas. Y haces clic.

He aquí un dato interesante: en promedio, 8 de cada 10 personas leen un titular. Sin embargo, solamente 2 de cada 10 leerán algo más. Así que redactar titulares rompedores es una cuestión de primera necesidad.

¿Y cuál es el gran secreto de los titulares magnéticos? No existe una fórmula mágica, pero si analizamos cuidadosamente los artículos que más se comparten podemos detectar algunos patrones comunes.

Y si comprendemos por qué esos patrones funcionan, podremos incorporar esas estrategias a nuestro propio blog. Con eso, y con mucha práctica, podemos convertirnos en grandes redactores de titulares.

1) Listas

Hace unos meses, entrevistamos a un blogger que, sin pelos en la lengua, nos decía que a su modo de ver este tipo de post eran “una paletada”. Lo cierto es que a estas alturas las listas las tenemos más vistas que el tebeo y muchos las consideran un recurso poco original.

Pero caray, es que funcionan.

En un análisis realizado recientemente por BuzzSumo en 100 millones de artículos que habían sido compartidos más de 500 veces en redes sociales, examinaron el tipo de titular. Las infografías se llevaban el primer puesto, con casi 15.000 artículos, pero es que más de 10.000 de ellos eran listas.

Existen unas cuantas buenas razones por las que los post de listas funcionan condenadamente bien. Y las vamos a enumerar con una lista 🙂

  • La información aparece ordenada de forma coherente. Es menos probable que haya bloques enormes de texto y por tanto son muy fáciles de leer.
  • Es más fácil retomar la lectura si nos interrumpen.
  • Es más fácil incluir una imagen por apartado. Y las imágenes son un gancho excepcional para retener la atención.

2) Preguntas indirectas

Nos referimos a esos post cuyo título empieza con un “Por qué…”, “Qué…” y sobre todo, “Cómo…” A estos últimos se les suele conocer también por su denominación anglosajona, “How To”.

La razón por la que este tipo de titulares funciona es que el beneficio de leer el artículo es evidente desde que lees el título: el texto contestará la pregunta. Si el lector ya se había planteado esa misma cuestión con anterioridad o simplemente no sabe responderla pero el tema le interesa, hay muchas posibilidades de que siga leyendo.

Volviendo al estudio de BuzzSumo que mencionábamos antes, el porcentaje de artículos analizados que contenían la palabra “cómo” era del 30%.

Y no hace falta irse tan lejos. Ayer mismo entre las noticias destacadas de Menéame podíamos encontrar titulares como “Cómo de rápido se propaga el ébola comparado con otras enfermedades”, “¿Qué contenido viraliza mejor?” o “Por qué el PP nunca tiene la culpa”.

3) El secreto de…

Este también se usa bastante, pero es porque funciona. La idea del post es compartir un conocimiento personal, y el título debe reflejar cuál es el beneficio concreto para el lector.

  • El secreto de Finlandia para ser el país nº1 en educación (gratuita) de Europa
  • El secreto de un chico de 8 años que logra ganar un millón al año en Youtube
  • ¿Quiere triunfar en Twitter? Descubra el secreto de los “4 momentos”

4) El método infalible

Partimos de las necesidades e inquietudes de la audiencia, y creamos un titular que responda a ellas. El titular, como en el caso anterior, debe exponer claramente el beneficio que les va a reportar a los lectores invertir su tiempo en el post.

  • El método infalible para combatir el estrés
  • Método infalible para dormir bebés
  • Método infalible para ganar seguidores en Facebook sin gastar un euro

En otras versiones se emplea la provocación, es decir, anunciar el método infalible para hacer exactamente lo contrario a lo que tus lectores desean:

  • Método infalible para no llegar nunca a ser feliz
  • El método infalible para no meter gol
  • El método infalible para perder una discusión

Otra variante consiste en mencionar un nombre propio que redoble la fuerza del titular aportando el argumento de autoridad:

  • El Corte Inglés y su metodo infalible de vender pijamas
  • Matemáticos descubren un sistema para ganar en la ruleta de los casinos

5) Haz algo como un auténtico…

Siguiendo en la línea de los argumentos de autoridad, en esta fórmula tomamos una actividad o habilidad y la equiparamos a un modelo a seguir. En este caso, el beneficio está identificado con el personaje que mencionamos. Por supuesto, ese personaje ha de ser el paradigma de su categoría.

  • Juega al basket como Pau Gasol
  • Libera tu creatividad como Leonardo Da Vinci

6) Lo que todo el mundo debería saber sobre…

En este tipo de titular tratamos de despertar la curiosidad del lector, de forma que para él sea casi un reto seguir adelante y comprobar si se está perdiendo algo. Se puede usar la misma estrategia expresándolo de formas distintas:

  • Lo que todo el mundo debería saber sobre la subida del IVA
  • Lo que todo el mundo debería saber sobre los negocios rentables en Internet
  • Cosas que debes saber para quedar como una persona culta

Existe otra variante que es “todo lo que debes saber”:

  • Todo lo que debes saber para evitar que acosen a tus hijos en Internet

Por supuesto, este tipo de titular también es combinable con la fórmula de las listas, de forma que podemos utilizar el reclamo del “lo que todo el mundo debería saber”

  • 15 cosas que debes saber sobre tu salud. ¡Toma nota!
  • ¿Qué quiere un hombre en la cama? 10 cosas que debes saber para complacerlo al 100%
  • Las 3 cosas que debes saber sobre la última versión de WhatsApp
  • 11 cosas que deberías saber antes de ponerte a dieta

7) ¿Reconoces los [número] signos prematuros de…

Si nos ponemos estrictos, este titular es también una lista, pero viene introducido mediante una estructura mucho más persuasiva que el típico artículo de “top 10”. A la gente le gusta evitar los problemas, y este título lo que promete son pequeños consejos para detectarlos y evitarlos antes de que sea demasiado tarde.

Imagen | Sandra Fauconnier


30 Sep 2014
Comentarios: 1

Y tú, ¿qué tipo de blogger eres?

El año 1994 es la fecha en que surgió el primer blog moderno, un hito que se le reconoce a Justin Hall, por aquel entonces estudiante en Swarthmore College. Después de dos décadas, si pudiéramos mirar atrás, veríamos una explosión de vida blogger espectacular. Una diversificación de temáticas y canales que hacen de este rincón de Internet uno de los campos más prometedores para los próximos años.

Algunos llegaron a esto por un hobby que querían compartir con otras personas. Los hay que vieron el atractivo de un blog dentro de su círculo familiar, como sucedió en los inicios del blog gastronómico Webos fritos. Otros lo hicieron por cuestiones profesionales, para sacar partido a sus conocimientos en algún área en concreto, al estilo de los gurús. Y, por último, algunos cayeron en esto como parte del blog corporativo de una empresa.

Hoy, 20 años después, queríamos rendir un pequeño homenaje a los bloggers con un post simpático. Seas el tipo de blogger que seas, a todos nos une la búsqueda de nuestros objetivos. ¿Quieres una vía de escape después de tu trabajo? ¿Quieres sacar un dinerillo a tu proyecto? ¿Quieres potenciar una cierta imagen de marca de tu empresa? Tal vez tengamos motivos diferentes. No importa. Lo relevante es hacer lo que uno hace con pasión y calidad.

¿Y tú, con qué blogger te identificas?

  • El que comparte pasiones: Los hay de muchas formas. Pueden ser cocineros, magos, expertos en maquillaje, apasionados del motor. Lo que les une es tener una pasión, y destacan por su destreza al llevarla a cabo o por sus conocimientos sobre un tema en particular.
  • El oportunista o SEOblogger: Lo suyo son los nichos y sacar partido al SEO hasta la última gota. Crea nuevos blogs al ritmo al que se cambia de camiseta. Es una especie de ‘blogger veleta’. Allí donde sopla el viento va él y pone una bandera. No le digas que el SEO ha muerto si quieres seguir viviendo.
  • El gurú: Su blog es su nombre. Su nombre es su blog. Qué más da. Forman una unión indivisible. Son gurús porque ellos lo valen. Son como el faro que guía los barcos. Saben tanto de lo suyo que automáticamente los periodistas acuden a ellos para que les “solucionen” la vida. Suelen dejarse caer por conferencias y ocasionalmente en debates de televisión. Desde luego que se han montado bien el chiringuito.
  • El ‘vendemotos’: Con cariño. Su copy le delata. Es la versión digital del charlatán que no para de hablar o la versión sofisticada, si se quiere, del vendedor de batidoras que iba a nuestras casas. Sabrás que es él porque  escribe largas parrafadas con muchos subtítulos y casi siempre empiezan a hablar en pasado.
  • El corporativo: Si esto fuera una guerra, lo definiríamos como el blogger «empotrado». Trabaja en una empresa y lleva el blog, ese espacio que los propios empleados nunca leen. En realidad este blogger puede ser de naturaleza muy variada. Así que no nos ensañaremos con él… Si tiene la suerte de caer en una empresa que da prioridad al blog, puede ser una persona muy activa, creativa y con cierta ambición. Por el contrario, en compañías para las que un blog no es más que «algo que hay que tener»… dejémoslo ahí :).
  • El romántico: Este es de toda la vida. El de las bitácoras de hace dos décadas. Cual navegante en medio del océano escribe pensamientos en su blog que lanza a la blogosfera en busca de alguien que los encuentre. ¿Monetización? ¿Qué? Ni entiende ni quiere entender. El ‘bitácorablogger’ hace esto por aspiraciones superiores.
  • El freelancer: Es el blogger de oficio por excelencia. Con el tiempo ha desarrollado la habilidad de estar en todos los blogs al mismo tiempo. Escribe de cualquier tema que le propongas. Sabrás quién es porque su ‘author rank’ está por las nubes.
  • El troll: Su pasión es provocar. No hay nada peor para un troll que pasar desapercibido. La indeferencia es a un blogger troll como la criptonita a Superman. Vive por y para crear conflicto. Tiene argumentos contrarios para todo y disfruta sembrando discordia en el blog propio, el de otros, en chats o foros. No es que sea malo, es que no lo puede evitar.
Cargando encuesta. Si no se muestra, puedes verla en: http://www.quoners.com/debate/y-tu-con-que-blogger-te-identificas




Cuéntanos en los comentarios con cuál te identificas y comparte tu blog con el mundo para celebrar dos décadas de blogging 🙂


29 Sep 2014
Comentarios: 4

Escribir de pie: Hemingway ya lo hacía

“Se ponía de pie con sus grandes mocasines de piel gastada, con la máquina de escribir y el atril a la altura del pecho… tan solo se movía para cambiar el peso de un pie a otro”

Así describía George Plimpton las costumbres de Ernest Hemingway, el célebre autor de ¿Por quién doblan las campanas?. Se levantaba cada día al amanecer, se calzaba sus mocasines y se ponía a teclear.

No es el único escritor del que se sabe que prefería trabajar de pie. Vladimir Nabokov también lo hacía, según afirmó él mismo en una exclusiva entrevista en la televisión francesa con Bernard Pivot: “Me levanto entre las seis y las siete, y escribo con un lápiz bien afilado, de pie, ante el atril, hasta las nueve.”

También Lewis Carrol, que en sus últimos años sufría de jaquecas, epilepsia y tenía una rodilla mala, siguió hasta el final con su costumbre de permanecer de pie mientras escribía. Otros célebres autores que escribían de pie son Thomas Wolfe y Philip Roth.

¿Por qué lo hacían?

Estudios recientes demuestran que permanecer de pie nos mantiene cognitivamente más concentrados, evitando la relajación excesiva y el adormecimiento. Permanecer sentado es una postura recesiva, pasiva, de recibir. En cambio, estar de pie es una postura activa, que invita a hacer cosas. Todo el cuerpo está alerta, mejorando nuestro rendimiento mental.

De todos modos, si no lo haces por productividad, hazlo por tu salud. Ya es indiscutible que pasar la mayor parte del día sentado incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer de colon, degeneración muscular y problemas de circulación. Un estudio reciente publicado en la revista Medicine & Science in Sports & Exercise afirmaba que las personas que permanecen sentadas durante la mayor parte del día tienen un 54% más de probabilidades de morir de un ataque al corazón.

¿Qué pasa en nuestro cuerpo cuando nos sentamos? La actividad eléctrica de los músculos de nuestras piernas se detiene, se ralentiza la quema de calorías y las enzimas encargadas de quemar grasa disminuyen su actividad. Tras dos horas sentados, el colesterol bueno desciende un 20%. Y tras 24h sentado, la insulina comienza a perder efectividad, incrementando el riesgo de diabetes.

Además, si no tenemos una buena higiene postural, estamos haciendo sufrir nuestra espalda y cuello. La forma correcta de sentarnos sería mantener los hombros relajados, los brazos pegados al cuerpo, los codos en un ángulo de 90º, los pies apoyados en el suelo y la parte baja de la espalda sobre el respaldo. Si se trabaja con ratón, debemos asegurarnos de que el antebrazo derecho esté apoyado en la mesa, mientras que si se trabaja con teclado, debemos mantener también ambos codos apoyados. Si nuestra espalda forma un ángulo de 135º con respecto al asiento (inclinado hacia atrás), mucho mejor porque castigaremos menos las lumbares.

¿Y cuál es la alternativa?

En los últimos años lo que los expertos recomiendan es cambiar por completo nuestros hábitos frente al escritorio y trabajar algunas horas de pie. De ese modo, combatimos el sedentarismo obligando a nuestro cuerpo a hacer un poco más de esfuerzo: al estar erguidos, nuestros músculos precisan más oxígeno, por lo que el ritmo cardíaco y la circulación sanguínea aumentan.

Se han empezado a comercializar escritorios con estructuras convertibles que permiten regular fácilmente la altura de la superficie de trabajo. Según los expertos, los momentos más adecuados para trabajar de pie son nada más iniciar la jornada laboral, justo antes de terminarla y después de comer. Y si quieres rizar el rizo, prueba estos ejercicios de oficina.

Imagen | Obra derivada de una foto (CC) Logan Ingalls


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies